Anna Palka quería casarse, buscó como vivir la fe estudiando Negocios en la universidad, encontró a una religiosa, se graduó y es monja: «Señor me has llamado. Aquí estoy»

* «En una charla, una pareja casada compartió la historia de su vocación, y ambos usaron esta frase: ‘Discerní mi vocación’. Y pensé: ‘¡Nunca había escuchado esas dos palabras usadas en una frase antes en mi vida! ¿De qué están hablando? ¿Hay una clase para eso?’… Si Él tiene otro plan para mí, puedo confiar en lo que sea. Porque sabía que era bueno, sabía que era de Él ¿Quién es Dios? ¿Quién es mi padre? ¿Quién me llama a esta vocación? ¿Quién es Jesús? Si la vocación de uno es ser su cónyuge, bueno, ¿quién es Él? Tienes que saber con quién te vas a casar, ¿sabes? Estoy lista para esto, sé que esto es a lo que Dios me está llamando. Señor, te conozco, te amo, quiero hacer tu voluntad… Aquí estoy»

Camino Católico.-  «Nunca había conocido a una religiosa hasta que fui a la Universidad de Rutgers…», dice Anna Palka a Jeffrey Bruno en Aleteia. No son exactamente las palabras que esperarías escuchar de una joven que profesó recientemente sus votos religiosos en la Universidad y Parroquia San Pedro Apóstol, en la ciudad de Nuevo Brunswick, a 50 kilómetros de la ciudad de Nueva York.

Rutgers es muchas cosas, pero católico no es una de ellas. Entre las instituciones de educación superior más antiguas de los Estados Unidos, ha pasado de ser una pequeña escuela en una taberna en 1771 a contar con un cuerpo estudiantil de 40.000 alumnos.

Foto: © Jeffrey Bruno

Entre los cientos de clubes y organizaciones del campus, se puede encontrar una poderosa presencia católica: la Asociación de Estudiantes Católicos en Rutgers. Ofrece un sólido programa de ministerio en el campus para apoyar la vida de fe de los estudiantes mientras navegan por los tormentosos años universitarios.

Br. Patrick Reilly BH, director de la Asociación, explica: «Nuestro equipo está ahí … para llevar a cualquier persona a una relación de por vida con Jesús y con eso, a la Iglesia».

La búsqueda de Anna Palka para vivir la fe en el campus estudiando Negocios

«Ruego la gracia para vivir esta consagración en humilde amor sirviente y gozosa esperanza por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo, contando con el poder del Espíritu Santo, por la intercesión de María, Madre de la Divina Esperanza. Amén», dijo Anna Palka. / Foto: © Jeffrey Bruno

En 2012, Anna Palka llegó a Rutgers como estudiante de primer año de Negocios. Se crió en un hogar católico, con dos hermanos mayores, y sobrevivió 12 años de educación pública.

La fe siempre había jugado un papel esencial en la vida. Participó en el coro de su parroquia y en un grupo juvenil. Pero ahora, en este entorno extraño, tenía que encontrar una manera de vivir su fe lejos de su familia, su parroquia y su hogar.

A medida que el caos de la vida universitaria comenzó a aumentar, literalmente tomó una resolución: «Había oído hablar de Asociación de Estudiantes Católicos. Y la única Resolución de Año Nuevo que mantuve en mi vida fue mi resolución para 2012. Dije: ‘Voy a ir a una reunión’».

Y con eso, descubrió un nuevo hogar católico lejos del hogar.

«Fui a un estudio bíblico en mi semestre de primavera, y conocí a personas de mi edad que conocían las Escrituras, y pensé: ‘¿Personas de mi edad hacen esto? ¿A la gente le gusta esto? ‘Así que vine cada vez más».

Y fue allí donde se encontró con una hermana religiosa por primera vez en su vida. «Era tan alegre y cariñosa con todos, y había una libertad en ella que era muy atractiva».

Las Hermanas de Jesús Esperanza Nuestra, establecidas en 1992 en la diócesis de Metuchen, son una parte esencial del ministerio del campus de Rutgers. «Los jóvenes tienen hambre de estabilidad, verdad y amor», explica la directora de vocaciones, la hermana Christine Quense. «Nuestras Hermanas han descubierto que ahora más que nunca quieren que alguien les hable la Verdad porque la vida ha sido muy incierta para ellas».

La hermana Anna ora junto a la hermana Christine Quense, directora de vocaciones al concluir la ceremonia de consagración y la misa. / Foto: © Jeffrey Bruno

«Y cuando comienzan a aprender acerca de quién es Jesús y lo conocen y establecen una vida de oración, que es un gran trabajo de las Hermanas que ayudan a construir una vida de oración y una vida sacramental, sus vidas cambian radicalmente».

Anna es una prueba viviente.

El camino largo y tortuoso del discernimiento

La noción de discernimiento también era nueva para Anna.

«En una charla, una pareja casada compartió la historia de su vocación, y ambos usaron esta frase: ‘Discerní mi vocación’. Y pensé: ‘¡Nunca había escuchado esas dos palabras usadas en una frase antes en mi vida! ¿De qué están hablando? ¿Hay una clase para eso?’».

Con el apoyo de las Hermanas y su director espiritual, comenzó a contemplar el futuro al que estaba siendo llamada.

Habiendo considerado siempre el matrimonio como algo predeterminado, surgieron nuevas preguntas, junto con una apertura para aceptar lo que fuera la Voluntad de Dios para ella en la vida.

«Si Él tiene otro plan para mí, puedo confiar en lo que sea. Porque sabía que era bueno, sabía que era de Él ».

«Yo, Hermana Anna Palka, en presencia de la Santísima Trinidad -Padre, Hijo y Espíritu Santo- y en tu presencia, Hermana Christine Quense, renuevo mis promesas del Bautismo y voto a Dios castidad, pobreza y obediencia por un año según la Constitución de las Hermanas de Jesús Esperanza Nuestra»., dijo Anna Palka. / Foto: © Jeffrey Bruno

Según la hermana Anna, el corazón de su discernimiento fue una simple pregunta: «¿Quién es Dios? ¿Quién es mi padre? ¿Quién me llama a esta vocación? ¿Quién es Jesús? Si la vocación de uno es ser su cónyuge, bueno, ¿quién es Él? Tienes que saber con quién te vas a casar, ¿sabes?».

Lo que la llevó a otra pregunta: «¿Quién soy yo? ¿Dios me creó para ser quién? ¿Y cómo me creó para amar en esta vida?».

«Y luego, por supuesto, el eterno “Dios, ¿qué quieres que haga?» (risas). «Algunos días, parecía que esa pregunta nunca terminaría!»…

El Obispo Checchio oró por Anna Palka: «Para que vivas fielmente estos votos en humilde amor sirviente y gozosa esperanza, que el Dios trino te bendiga: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén». / Foto: © Jeffrey Bruno

Después de graduarse, se embarcó en un programa misionero de un año con St. Paul’s Outreach en la Universidad de Orlando. St. Paul’s Outreach es un programa de ministerio en el campus que tiene como objetivo evangelizar en entornos universitarios.

Pausa de la Hermana Christine, la Hermana Anna, y el obispo Checchio para una foto al final de la misa. / Foto: © Jeffrey Bruno

Y al regresar a Nueva Jersey, llegó a la paz en su decisión: «Esto es correcto, estoy lista para esto, sé que esto es a lo que Dios me está llamando».

«Señor, te conozco, te amo, quiero hacer tu voluntad… me has llamado. Aquí estoy».

Para la hermana Anna, es una historia de amor … un asunto tanto del corazón como del alma.

Y el pasado 8 de septiembre, en la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, a la sombra de Rutgers, en la iglesia universitaria de San Pedro Apóstol, donde comenzó su viaje, profesó sus votos.

Del silencioso susurro que brotó dentro de ella, atrayendo los ojos de su alma hacia el Cielo, surgió una propuesta de amor Divino.

Una propuesta que ella abrazó con cariño.

Hoy, ella honra los pasillos de Rutgers no como estudiante sino como testigo: un testigo de fe, un testigo de esperanza y un testimonio de Su amor.

Lo que parecería un resultado improbable de este escenario: llegó una hermana religiosa. Porque nada es imposible para Dios, especialmente cuando alguien coopera con Su gracia.

Y así, el título en Negocios que obtuvo en Rutgers la llevó a algo más grande. El negocio de ser hermana.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *