Arek, 35 años, rechazado y ridiculizado en su infancia se hizo adicto a la pornografía y la masturbación: «Fui sanado por la Virgen María peregrinando al santuario de Czestochowa»

* «María estuvo presente en mi vida desde el principio. En mis primeros años, muchas veces escuché que me habían dedicado a María desde mi nacimiento: como estaba en peligro de morir, fui encomendado a la Virgen pidiéndole que sobreviviera. Poco después, mi condición comenzó a mejorar… durante la oración común sentí un calor muy fuerte, como si algo me iluminara por dentro. Escuché una voz en mi corazón. Era la voz femenina más hermosa que jamás había escuchado. Ella dijo: ‘De ahora en adelante, no te masturbarás ni verás pornografía’. Fue una experiencia increíble, llena de ternura y protección maternal. Lo que sentí era casi palpable, era tan concreto… Nunca antes había tenido una experiencia así. Era inimaginable para mí. Después, ya no me sentí adicto. Desde entonces, puedo abrir una computadora sin querer visitar un sitio pornográfico. No siento esa compulsión. Incluso diría que es más bien lo contrario lo que ocurre. Cuando veo contenido como este, lo evito. Soy consciente de que es una gracia que no puedo permitirme desperdiciar»

Camino Católico.-  Para Arek, de 35 años, ejecutivo de la industria aeronáutica y separado de su esposa, no hay duda: fue por intercesión de la Virgen María que se curó de su adicción a la pornografía y la masturbación. Desde hace diez años, Arek está sobrio, aunque, como él mismo dice, “no soy un santo, sino un pecador que necesita constantemente del amor de Dios”. ¿Cómo se recuperó de su adicción? ¿Y cuál fue el papel de María en esta decisión? Él mismo lo explica entrevistado por Jarosław Kumor en Aleteia.

– ¿De dónde viene tu adicción a la pornografía y la masturbación?

– Cuando era niño, a menudo escuchaba a mi madre decir que «no tuvo tiempo para darme a luz».

Es cierto que fue un momento difícil para ella. Trabajó mucho. Cuando tenía dos años y medio, mis padres se divorciaron. Un año después, mi padrastro se mudó.

El ambiente era muy duro para mí porque mi madre era y sigue siendo una persona violenta. Ella no dejaba de decirme: “apestas”, “me arrepiento de haberte parido”.

Por lo tanto, experimenté el rechazo y el ridículo. Así que estaba buscando algún tipo de salida. Uno de ellos era la pornografía.

Los orígenes de esta adicción se remontan en mí a la edad de 6 años. Encerrado en mí mismo, solo hablé de eso en la confesión.

Cuando era adolescente, estaba tan inmerso en él que quise hablar con mis padres varias veces. Pero tenía miedo de que se rieran de mí y me faltaran el respeto.

Traté de luchar contra mi adicción, pero estaba completamente abrumado.

A veces lograba “resistir” medio día. A veces un tiempo más largo, tres o cuatro meses. Hubo muchos intentos fallidos de liberarme de la pornografía. Con cada caída, era muy difícil volver a luchar.

– Hasta el día en que María apareció en tu vida. ¿Qué pasó?

María estuvo presente en mi vida desde el principio. En mis primeros años, muchas veces escuché que me habían dedicado a María desde mi nacimiento: como estaba en peligro de morir, fui encomendado a la Virgen pidiéndole que sobreviviera.

Poco después, mi condición comenzó a mejorar. Durante años no presté mucha atención a la Madre de Cristo.

Recién en mi último cumpleaños me di cuenta de que mi fecha de nacimiento correspondía a una fiesta mariana.

San Juan Pablo II rezando a la Virgen María en el santuario de Czestochowa

– Sin embargo, la intercesión de María después de tu nacimiento no es la única vez que hizo sentir su presencia en tu vida…

Mi curación está ligada a María. Tuvo lugar durante una peregrinación al santuario mariano de Czestochowa en Polonia.

En ese momento, tenía una adicción activa a la pornografía y la masturbación. Sin embargo, cada peregrinación me permitió vivir diez días en pureza y libertad interior.

Era un tiempo maravilloso. Muy naturalmente, asocié este estado a María. Al ponerme bajo su manto durante la caminata, experimentaba algo hermoso.

Pero en el verano de 2012, tras sufrir una grave herida, no pude hacer mi peregrinación. Así que decidí visitar a mis amigos peregrinos que iban a Czestochowa.

Era el 8 de agosto de 2012. Lo recuerdo muy bien: durante la oración común sentí un calor muy fuerte, como si algo me iluminara por dentro.

Escuché una voz en mi corazón. Era la voz femenina más hermosa que jamás había escuchado. Ella dijo: «De ahora en adelante, no te masturbarás ni verás pornografía«.

Fue una experiencia increíble, llena de ternura y protección maternal. Lo que sentí era casi palpable, era tan concreto…

Nunca antes había tenido una experiencia así. Era inimaginable para mí. Después, ya no me sentí adicto.

Desde entonces, puedo abrir una computadora sin querer visitar un sitio pornográfico. No siento esa compulsión. Incluso diría que es más bien lo contrario lo que ocurre.

Cuando veo contenido como este, lo evito. Soy consciente de que es una gracia que no puedo permitirme desperdiciar.

Mi curación continúa hoy. Me recuerda a María cuando tengo la tentación de olvidarla y me da un sentimiento de gratitud y amor. María intercedió por mí. Ella tiene un lugar en mi corazón.

– ¿El hecho de que la adicción se detuviera significa que tu sexualidad se normalizó de la noche a la mañana?

– Claro que no. Las consecuencias mentales o físicas de la adicción permanecieron. Las tentaciones siempre están ahí. En cambio, ya no existe en mí este riesgo de ceder.

Apareció la conciencia y el autocontrol, pero se mantuvo la inclinación a mirar a una mujer con lujuria, por ejemplo.

– ¿Por qué crees que Dios, a través de María, te libró de tu adicción?

– Sin esta gracia, creo que experimentaría serios dramas en mi vida. No sé por qué Dios hizo esto. Quizá lo descubra después de que muera.

Por otro lado, el gran beneficio de mi curación es también la comprensión y el apoyo en oración que puedo brindar a otros adictos.

Cuando escucho a alguien decirme que está luchando con un problema como este, automáticamente se dispara en mí el deseo de orar por ellos y apoyarlos.

– ¿Por qué crees que recibiste ayuda de María?

– Lo pensé recientemente. No tuve una madre dulce y amorosa. Había en mí la necesidad de tal persona.

La mejor confirmación de lo que estoy diciendo son las lágrimas en mis ojos y mi voz empezando a quebrarse mientras te lo cuento… Esa es la única explicación que se me ocurre.

Por eso encomiendo a María a todos aquellos que viven con tal dependencia. Ella es la figura central de mi experiencia de castidad, dulzura y ternura maternal.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen