Benedicto XVI / Ángelus 18/11/2012: «Con la esperanza en la victoria de la Cruz, el corazón humano encontrará la auténtica paz, en la presencia constante del Señor»

18 de noviembre de 2012.-  (13 TV / Camino CatólicoA mediodía el Santo Padre ha rezado el ángelus desde la ventana de su estudio con los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, meditando sobre el Evangelio de este penúltimo domingo del año litúrgico, en el que Cristo aparece como el centro.  En esta ocasión, Benedicto XVI ha recordado que en nuestros tiempos no faltan calamidades naturales, ni lamentablemente, guerras y violencias. Por esta razón afirmó que también hoy tenemos necesidad de un fundamento estable para nuestra vida y nuestra esperanza, tanto más a causa del relativismo en el que estamos inmersos. Y concluyó invocando a la Virgen María para que nos ayude a acoger este centro en la Persona de Cristo y en su Palabra. En el vídeo se visualiza y escucha traducida al castellano la intervención integra de Benedicto XVI, así como el saludo a los peregrinos de lengua española . El texto de las palabras del Papa es el siguiente:

¡Queridos hermanos y hermanas!

En este penúltimo domingo del año litúrgico, se proclama, en la obra de san Marcos, una parte del discurso de Jesús sobre los tiempos finales (cfr. Mc. 13,24-32). Este discurso está también, con algunas variaciones, en Mateo y Lucas, y es probablemente el texto más difícil de los Evangelios. Esta dificultad se debe tanto a los contenidos como al lenguaje: habla de un futuro que está más allá de nuestras categorías, y por ello Jesús utiliza imágenes y palabras tomadas del Antiguo Testamento, pero sobre todo, incorpora un nuevo centro, que es Él mismo, el misterio de su persona, y de su muerte y resurrección.

Incluso el pasaje de hoy se abre con algunas imágenes cósmicas de género apocalíptico: «El sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas irán cayendo del cielo, y las fuerzas que están en los cielos serán sacudidas» (v. 24-25); luego este elemento viene relativizado por lo que sigue: «Y entonces verán al Hijo del hombre que viene entre nubes del cielo con gran poder y gloria» (v. 26). El «Hijo del Hombre» es el mismo Jesús, que conecta el presente con el futuro; las antiguas palabras de los profetas han encontrado finalmente un centro en la persona del Mesías Nazareno: Él es el verdadero acontecimiento que, en medio de la agitación del mundo, sigue siendo el punto firme y estable.

Para confirmar esto hay otra expresión del Evangelio de hoy. Jesús dice: «El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán» (v. 31). De hecho, sabemos que en la Biblia la Palabra de Dios está en el origen de la creación: todas las criaturas, desde los elementos cósmicos –sol, luna, firmamento–, obedecen a la Palabra de Dios, porque son «llamados» por ella. Este poder creador de la Palabra de Dios se ha centrado en Jesucristo, el Verbo hecho carne, que pasa a través de sus palabras humanas, que son el verdadero «firmamento» que orienta el pensamiento y el camino del hombre en la tierra. Por eso Jesús no describe el fin del mundo, y cuando usa imágenes apocalípticas, no se comporta como un «vidente».

Por el contrario, Él quiere quitar en sus discípulos de todos los tiempos, la curiosidad por conocer las fechas, los pronósticos, y quiere más bien darles una idea profunda, esencial, y sobre todo indicar la forma correcta de caminar, hoy y mañana, para entrar en la vida eterna. Todo pasa –nos recuerda el Señor–, pero la Palabra de Dios no cambia, y delante de ella cada uno de nosotros es responsable del proprio comportamiento. En base a esto seremos juzgados.

Queridos amigos, incluso en nuestros tiempos no faltan los desastres naturales, y por desgracia tampoco las guerras y la violencia. Incluso hoy en día, necesitamos una base estable para nuestra vida y nuestra esperanza, más aún a causa del relativismo en el que estamos inmersos.

Que la Virgen María nos ayude a acoger esta centralidad en la persona de Cristo y en su Palabra.

(El Papa ha dicho en español:)

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. En el Evangelio de hoy, Jesús advierte a sus discípulos, y a todos, que en la vida habrá que afrontar embaucadores, sufrir persecuciones y calamidades. Hoy se sabe esto muy bien. Pero con la esperanza perseverante en la victoria de la Cruz, el corazón humano encontrará siempre un suelo firme, la auténtica paz, en la presencia constante del Señor, verdadero fin de todas las cosas, y cuya ayuda nunca nos abandona. Confiemos a nuestra Madre del cielo nuestros desvelos, y que nos ayude también la intercesión de la Beata María Crescencia Pérez, que ayer ha sido elevada al honor de los altares en Argentina. Muchas gracias y feliz domingo.

Benedicto XVI

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *