Benedicto XVI en el Ángelus 21/10/2012: “Por el Santuario de Lourdes, Las Misiones y el Sínodo de Obispos»

21 de octubre de 2012.-  (13 TV / Camino Católico) Este Vigésimo noveno Domingo del Tiempo Ordinario 21 de octubre , tras elevar al honor de los altares a los siete nuevos santos: Giacomo Berthieu, Pietro Calungsod, Giovanni Battista Piamarta, Maria Carmen Sullés y Barangueras, Marianna Cope, Caterina Tekakwitha y Anna Schaffer, y poco antes de pronunciar el rezo mariano del Angelus Domini, Benedicto XVI expresó su preocupación por el Santuario de Lourdes inundado a causa de la crecida del río Gave que corre frente a la gruta de las Apariciones de la Santísima Virgen. El Sucesor de Pedro pidió a la Virgen María reina de todos los Santos, su materna protección para los misioneros y misioneras, sacerdotes y laicos, que esparcen la Palabra de Dios, y dirigió un especial pensamiento al Sínodo de los Obispos que esta semana entra en su última fase de trabajos.  En el vídeo se visualiza y escucha traducida al castellano la intervención integra de Benedicto XVI, cuyo texto es el siguiente:

¡Queridos hermanos y hermanas!

Antes de concluir esta celebración, dirijámonos a quien es la Reina de todos los santos, la Virgen María, con el pensamiento en Lourdes, azotada por la grave crecida del (río) Gave que ha inundado también la Gruta de las Apariciones de la Virgen. En particular, queremos hoy confiar a la materna protección de la Virgen María a los misioneros y las misioneras –sacerdotes, religiosos y laicos– que en todas partes del mundo esparcen la buena semilla del Evangelio. Oremos también por el Sínodo de los Obispos, que en estas semanas se está confrontando con el desafío de la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana.

(El Papa ha dicho en español:) 

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a la delegación oficial de España, así como a los pastores y fieles aquí presentes para la canonización de la Madre Carmen Sallés y Barangüeras. Desde el cielo, ella sigue exhortando a todos, pero especialmente a sus hijas, las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza, a acoger y meditar fielmente en su corazón la palabra de Dios, llevándola a la práctica con espíritu de servicio, confianza y humildad, a ejemplo de la Inmaculada Virgen María. Que, ayudados con la intercesión de la nueva Santa, sean cada vez más quienes anuncien y den testimonio con valentía del Evangelio de Jesucristo, sobre todo entre los jóvenes. Feliz domingo. 

Benedicto XVI

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *