Catherine, atea, sin trabajo y dos hijos, abandonada por su esposo y tentada por el suicidio, clamó: «Dios, si existes, haz algo ¡ahora! Todo cambia cuando conoces a Cristo»

* «Había una vela y una rosa, ¡lo recordaré toda mi vida! Me sentí como impulsada a arrodillarme, ¡yo, que era muy tímida! La imagen me dijo: ‘Perdona a tu marido’. Yo comencé a excusarme: ‘No puedo, sufro demasiado’… Pero luego comprendí que tenía que recorrer ese camino. Y Cristo me dijo: ‘No te inquietes, yo te acompañaré’. Entonces ese camino de perdón con el Señor. Sentí realmente su presencia y la presencia de María. Fue algo increíble. Te sientes amada, profundamente amada»

Camino Católico.-  Catherine creció en una familia «atea y anticlerical», que solo cumplió, quizá por razones sociales, con la costumbre de bautizarla. Pero ese don sobrenatural de la fe quedó en ella, aunque fuese dormido, a pesar de la educación recibida: «Siempre tuve sed de Dios y siempre le busqué, a pesar de la oposición de mi padre, que era muy violenta. Busqué en el budismo y en muchas otras cosas…»

La «gran prueba» para ella vino años después: «En 1989 mi marido me dejó. Yo tenía dos niños, de 8 y 10 años. Era justo antes de Navidad y yo me veía en Chartres, sola en aquella gran casa. Me tentó el suicidio. Yo no quería, porque tenía ganas de vivir, y no quería hacerle eso a mis hijos. Entonces dije, con todo mi corazón: ‘Dios, si existes, haz algo ¡ahora!’«.

Sucedió «algo increíble»: «Me puse a llorar como un niño de cinco años, todas las lágrimas que podía dar mi cuerpo. Me sentí invadida inmediatamente de una gran paz. Me fui a dormir. La tentación había desaparecido por completo. Y al día siguiente, sentí como que alguien me empujaba a ir a la catedral de Chartres. Yo vivía muy cerca de ella. Me senté delante de la Santísima Virgen y le dije: ‘Tú eres una mujer. Tú me comprenderás’. Y durante tres meses me iba delante de María y pasaba una hora o dos horas ante la Santísima Virgen, mientras esperaba a ir a buscar a los niños al colegio».

Pasado ese tiempo, sucedió un nuevo hecho extraordinario, que relata en un video testimonial en versión original en francés de Découvrir Dieu pero que puede visualizarse con subtítulos en español, y C.L. lo traduce y sintetiza en Religión en Libertad.

Cripta de la catedral de Chartres. Foto: Chartres Groupes.

.«Recibí una llamada, que ahora sé que fue una efusión del Espíritu», explica, pues entonces apenas conocía «cuatro cosas del catecismo». Se acercó hasta una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, al fondo de la cripta: «Había una vela y una rosa, ¡lo recordaré toda mi vida! Me sentí como impulsada a arrodillarme, ¡yo, que era muy tímida! La imagen me dijo: ‘Perdona a tu marido’. Yo comencé a excusarme: ‘No puedo, sufro demasiado’… Pero luego comprendí que tenía que recorrer ese camino. Y Cristo me dijo: ‘No te inquietes, yo te acompañaré’”.

«Comencé entonces ese camino de perdón con el Señor. Sentí realmente su presencia y la presencia de María. Fue algo increíble», resume Catherine.

Increíble porque, a pesar de que su situación no había cambiado, la forma de verla era completamente distinta: «No sé cómo describirlo. Era como una luz que me iluminaba completamente a través de mi sufrimiento. Me sentía invadida de una gran alegría: no tenía marido, no tenía trabajo, tenía dos hijos a mi cargo… y, sin embargo, me sentía radiante. Porque todos los días -soy muy mariana- le rezaba a María: mañana, tarde, noche… Y la Santísima Virgen estaba a mi lado».

Para los escépticos, alegra: «Parece algo completamente loco, pero es realmente lo que viví durante dos años«.

Y ésta es la razón: «Todo cambia cuando conoces a Cristo. Te sientes amada, profundamente amada».

Publicado originalmente en diciembre de 2020 en Camino Católico


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *