Archivo

Etiqueta: ateo

Stefano aborrecía a la Iglesia: «Yo era enemigo acérrimo de Dios… Simonetta, mi esposa, me convirtió y su funeral fue una fiesta»

* «Simonetta, una joven encantadora, inteligente, llena de buenas cualidades, que reaccionaba bien a los desafíos de una vida que le había puesto delante muchasLeer Más

Jimmy Lai, católico converso en Hong Kong y perseguido por China, rico empresario y activista pro-democracia en la isla: «El Señor está sufriendo conmigo y me da paz»

* «Si me voy, no solo renuncio a mi destino, renuncio a Dios, renuncio a mi religión, renuncio a lo que creo. Soy lo queLeer Más

Hélène bebía alcohol, iba a separarse del padre de sus hijos y se casó con él porque «cuanto peor estaba, más me hablaba mi compañera de Jesús, que ahora es mi apoyo»

* «El día de la boda, o al día siguiente, me di cuenta de que aquello no era una simple firma, que no era cosaLeer Más

Gabriel reencontró a Cristo en un retiro, superó la bebida y el odio a Dios, pero no era capaz de perseverar: «He aprendido a abandonarme completamente a Cristo»

* «Ahora llevo ya seis años en los que todos los días rezo. He aprendido a decir ‘Señor, Tú sabes lo que es bueno para mí’.Leer Más

Priscilla vivía alejada de la fe, una amiga atea la invitó a vivir la fiesta de las luces en una iglesia y sintió y supo «que era amada, con un Padre, Dios, que está ahí»

* «De golpe, me invadió un sentimiento increíble que nacía en el vientre: un calor, un amor poderoso e indescriptible que comenzó a irradiarse por todo el cuerpo. NoLeer Más

Christine Mooney-Flynn practicó la ouija, la new age, fue atea, abortó, cayó en depresión con marihuana, alcohol y sexo casual: «Cristo tomó lo roto de mí y creó a alguien nuevo»

* «Entendí y supe que no bastaba con ser cristianos. Necesitaba el todo, era católica. La calidad de mi vida ha cambiado. La desesperación queLeer Más

Elena Feick era bruja y le atraían las mujeres pero una lectura del evangelio y la bendición de un sacerdote en una Misa la llevaron a bautizarse: «Experimenté el amor de Dios»

* «Hasta esa noche, todavía tenía miedo de que Dios me golpeara cuando las aguas bautismales me tocaran. Quería pertenecerle a Él pero a laLeer Más

Michelle Kerr se fue de casa a los 17 años con un surfista ateo a hacer vida hippy, se alejó de la fe, pero Dios la buscó, se hizo protestante y hoy es evangelizadora católica

* «Llevaba preparada una lista muy larga de pecados, después de hacer un examen de conciencia con un folleto. Era una confesión cara a caraLeer Más

Tatiana Góricheva, filosofa rusa atea, se refugió en el yoga y «un libro proponía recitar el Padrenuestro como mantra, lo dije 6 veces y comprendí que Dios existe y me ama»

* «Hasta ese instante yo nunca había pronunciado una oración, y no conocía realmente oración alguna. De repente me sentí trastornada por completo. Comprendí —noLeer Más

Alba Arribas se hizo adicta a la marihuana, se consideraba atea, pero «sentí que Dios llevaba amándome desde siempre e identifiqué claramente “al demonio” y dejé las drogas»

* «Había quedado con una amiga en mi casa, para drogarnos, el fin de semana había estado en mi pueblo y me habían regalado unLeer Más