Celya era musulmana, no estaba convencida del islam, le hablaron de Jesús: «Si eso es ser cristiano, quiero serlo y ser feliz porque Dios es un Dios de amor y fui bautizada»

* «A partir del bautismo desaparecieron muchos problemas personales. Antes, mi estado natural era el estrés: tenía miedo al pasado, al futuro, al presente. Era un hándicap para mi vida. Ahora se ha instalado en mi vida una cierta serenidad que ha mejorado muchas cosas, sobre todo mi relación con los demás. Hoy estoy llena del amor de Dios, ya no tengo miedo a Dios sino confianza en Él. Ha sido un cambio real en mi vida. Ya no pienso en todas aquellas reglas que me corroían. Solo pienso en nuestro Dios de amor. Es la roca de mi vida»

Camino Católico.  Celya nació en Francia, en el seno de una familia musulmana procedente de la Cabilia (Argelia)  y no estaba convencida del islam, y le hablaban de Jesús y acabó sentenciando que  “si eso es ser cristiano, yo quiero serlo y ser feliz”, confiesa en un video testimonial en francés en Découvrir Dieu. Así explica Celya su testimonio en primera persona:

Nací en una familia musulmana en Francia, procedente de Cabilia (Argelia),  no muy religiosa. Mi madre a menudo me hablaba de Jesús como un buen hombre que reflejaba el amor. Me decía: «Murió en la cruz, aunque no resucitó, ni es Dios, pero es muy importante».

Ella me llevó a un colegio católico privado donde recibía formación humana y religiosa. Las animadoras de pastoral nos hablaban de Jesús y nos decían que había muerto en la Cruz por amor a los hombres. Yo me decía: ‘Si realmente Dios es capaz de hacer eso por los hombres… ¡es una locura, es algo demasiado hermoso! Si eso es ser cristiano, yo quiero serlo, quiero ser feliz y estar llena de amor’. Porque, para mí, Dios es un Dios de amor, un Dios de confianza, algo que yo no encontraba en la religión del islam. Hacía el Ramadán, no comía cerdo, pero era algo puramente externo. Todo aquello no era para mí, no era algo real. No había nada detrás. Y no veía el interés.

En 2015, con la ola de atentados en Francia, las cosas no iban muy bien con los musulmanes. Llegué a una etapa de mi vida en la que no conseguía decir que era musulmana, ni hablar de una fe en la que no creía, ni dar mi opinión sobre todo lo que pasaba. ( Nota de la R: Celya se refiere a los atentados yihadistas de París del 13 de noviembre contra varios restaurantes y contra la sala Bataclan dejaron 131 muertos y casi quinientos heridos)

Así que decidí tomarme un tiempo para intentar encontrar un sentido a mi vida. Se había convertido en algo urgente. Empecé a leer la Biblia y me sentía llena. Creo ahora que fue el amor de Dios. Y un día recé por primera vez a Jesús. Le dije: ‘Si realmente eres Dios, ¿podrías cruzar en mi camino algunos cristianos que den testimonio de su fe y de su encuentro contigo?

Dos meses después, al salir del instituto vi en el atrio de una iglesia unos misioneros que salían al encuentro de los alumnos, Me dirigí a Dios en mi interior: «¿Estás respondiendo a mi llamada? Empezamos a simpatizar y a hablar de Jesús. Tengo una cierta visión, como si hubiese una puerta entre Jesús y yo… y solo yo tuviese la llave para abrirla. Abrí esa puerta, y Dios estaba ahí. Creo que Dios siempre está ahí, solo hay que llamarle.

Fui bautizada en la Pascua de 2019 y me confirmaron en junio. A partir del bautismo desaparecieron muchos problemas personales. Antes, mi estado natural era el estrés: tenía miedo al pasado, al futuro, al presente. Era un hándicap para mi vida. Ahora se ha instalado en mi vida una cierta serenidad que ha mejorado muchas cosas, sobre todo mi relación con los demás. Hoy estoy llena del amor de Dios, ya no tengo miedo a Dios sino confianza en Él. Ha sido un cambio real en mi vida. Ya no pienso en todas aquellas reglas que me corroían. Solo pienso en nuestro Dios de amor. Es la roca de mi vida.

Celya

El vídeo testimonio de Celya en francés


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *