David Costalunga vivía en el alcoholismo y las juergas nocturnas, se confesó en Medjugorje y es sacerdote: «Descubrí a Jesús que vino a sacarme de mi infierno»

* «En esa confesión por primera vez me sentí amado, no me sentí juzgado, sino que descubrí que hay un Padre que me ama por lo que soy, con mis limitaciones y debilidades. Las lágrimas brotaron de mis ojos como ríos, una nueva vida comenzó ese día, nació un nuevo David»

Camino Católico.   Hoy compartimos una extraordinaria historia de muerte y renacimiento, la del joven disoluto que se convirtió en el padre David Costalunga. Parece imposible que el Señor me mirara, pensara en mí», le dice a la reportera Mariella Gugole del diario italiano L’Arena. El sacerdote de 44 años, ordenado el pasado 8 de octubre en la familia Pasionista de Caravate (Varese, norte de Italia), experimentó un camino de 10 años, que Silvia Lucchetti lo traduce y sintetiza en Aleteia.

Una juventud desperdiciada en vicios

Su juventud fue disoluta y entregada a los vicios: alcoholismo, desempleo frecuente, juergas nocturnas y relaciones turbulentas. Experimentó mucha soledad y sufrimiento, años de vacío y sinsentido, sintiéndose muerto por dentro. Como tantos jóvenes, estaba perdido y la cerveza se convirtió en su mejor amiga.

«Empecé a trabajar con 14 años y habiendo sido arrojado al mundo de los adultos, fui por el único camino que conocía: cerveza, discotecas, clubes nocturnos… y todo lo demás que me hizo morir por dentro», le dijo a Gugole. «No entendía que había perdido el sentido de mi vida, que estaba tirando toda mi existencia al viento», dijo al semanario italiano Verona Fedele.

Davide Costalunga, hoy sacerdote / Foto: Davide Costalunga | Facebook

El comienzo del renacimiento

Hay una persona, la madre de David, y una fecha, el 7 de febrero de 2012, que marcó el comienzo de su renacimiento.

«Habían pasado 20 años desde que había ido a la iglesia y mi mamá estaba muy enferma. No podía ni debía perderla. Ella era la única que me amaba. Solo ella derramó lágrimas por mí», le dijo al reportero.

Había tocado fondo y su hermana Bárbara lo convenció de ir en peregrinación a Medjugorje. Al principio solo pensaba en divertirse. «Estaba escéptico, vacilante. Ni siquiera entendía el motivo de este viaje», le dijo a Fedele. Pero entonces algo sucedió.

Al principio andaba bebiendo cerveza barata, pero luego le entraron ganas de confesarse y todo cambió.

«En esa confesión por primera vez me sentí amado, no me sentí juzgado, sino que descubrí que hay un Padre que me ama por lo que soy, con mis limitaciones y debilidades. Las lágrimas brotaron de mis ojos como ríos, una nueva vida comenzó ese día, nació un nuevo David».

En verdad, como dice el Papa Francisco , «son precisamente las lágrimas las que nos preparan para ver a Jesús».

Esa confesión en Medjugorje marcó el comienzo de su nueva vida.

David no se consideró digno de la mirada amorosa de Dios; había hecho demasiadas cosas, viviendo una vida disoluta sin un propósito. Pero experimentó a través del sacramento de la reconciliación que Dios es un Padre que nos espera con los brazos abiertos incluso antes de que le pidamos perdón.

Su existencia después de su encuentro con Cristo estuvo nuevamente llena de sabor, luz y esperanza, las mismas características que exuda hoy, como le dice al reportero Gugole.

«Ahora disfruto todo lo que hago (…) También hay quien duda. Aquellos que no han captado la belleza y el esplendor de lo que estoy haciendo y piensan que es una broma. En cambio, desde que descubrí la fe, descubrí a Jesús que vino a sacarme de mi infierno. Estaba muerto por dentro».

Felicidad recién descubierta

El padre David está feliz de ser sacerdote porque ha puesto su vida en las manos de Dios para servir a la Iglesia. Pronto partirá a una misión misionera en la casa pasionista en Tanzania.

Le dijo a L’Arena:

Padre Davide Costalunga,

«Ahora, por la noche, no puedo esperar a dormirme para despertarme pensando en todas las cosas buenas que tengo que hacer, entregándome. Mi pasado me hace apreciar mucho la vida. Antes, cuando me despertaba me preguntaba: “¿Por qué vivir un día más? Quiero desaparecer, desaparecer».

Siente que el Señor lo está llamando a ayudar a los jóvenes que están esclavizados por las adicciones, como lo había estado él.

«Hay jóvenes que están cansados ​​y confundidos. Se encierran y cuando les pregunto: ‘¿Por qué fumas marihuana?’, dicen: ‘Porque estoy estresado’. No tienen objetivo. Su celular y su sofá son su horizonte. (…) Soy duro con los niños, trato de despertarlos, sacudirlos.»

El padre David tiene un profundo agradecimiento a todos aquellos que lo han apoyado y formado. Sin embargo, lo primero y más importante es su familia y especialmente su madre, quien dejó este mundo el mismo año en que su hijo comenzó su cambio.

Le dijo a Gugole:

«Mi mamá era una roca. Ella nunca se rindió hasta el final. No puedo olvidar sus lágrimas, semejantes a las de tantas madres de jóvenes descarriados. Uno debe ser capaz de empujar a un joven al borde del abismo en la dirección opuesta. Una madre que va a la habitación de su hijo, le da un beso, le demuestra su cariño, su amor… que en definitiva no se rinde: aquí puede hacer un milagro.»

Y la historia de este hombre que una vez estuvo perdido y hoy es el padre Davide Costalunga es la prueba más auténtica de ello. Él dice: «Yo era un lobo y me convertí en pastor de las ovejas».


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen