El Papa viaja hoy a Corea del Sur para encontrarse con los jóvenes asiáticos, rezar por la reconciliación de las dos Coreas y dirigir un mensaje a todo el continente de Asia

Beatificará a Paul Yun Ji-Chung y 123 compañeros mártires

13 de agosto de 2014.- (Radio Vaticano Camino Católico)  Reunirse con los católicos sudcoreanos, fieles de una Iglesia que no nació con los sacerdotes sino con los laicos y que en el curso de su historia ha pasado por el martirio antes de llegar a su actual situación de prosperidad. Rezar por la reconciliación entre Corea del Norte y Corea del Sur, incluso sin gestos históricos (como sería visitar la frontera entre ambas naciones). Dirigir un mensaje a todo el continente de Asia, prioridad geopolítica de este Pontificado, a partir de China, cuyo territorio, por primera vez, será sobrevolado por un Romano Pontífice. Son los contenidos del viaje que Papa Francisco llevará a cabo en Corea del Sur, desde hoy miércoles 13 de agosto, en que el Pontífice parte de Roma a las 16 horas del aeropuerto romano de Fiumicino, hasta el próximo lunes día 18 de agosto, en ocasión de la Jornada de la Juventud asiática, según expuso el padre Federico Lombardi en un encuentro con los periodistas.

En las numerosas etapas del viaje, el Papa argentino (que hablará en inglés y francés) se reunirá con grupos “pro-vida” (en un monumento para los niños abortados), con los supervivientes y familiares de las víctimas del naufragio del ferry “Sewol”, drama nacional que se verificó en abril de este año, y con las “comfort women”, esclavas del sexo a disposición de la ocupación japonesa durante la Segunda Guerra Mundial. Los católicos norcoreanos no podrán participar, signo de las tensiones entre ambos estados de la península, en la Misa del Papa para la reconciliación de Corea. 

La misma Jornada de la Juventud asiática, que se llevará a cabo en Daejeon del 13 al 17 de agosto,«no es un hecho de masas como las Jornadas Mundiales de la Juventud, es una realidad numéricamente bastante reducida», explicó Lombardi. Se prevé la participación de dos mil jóvenes de 23 países asiáticos, a los que se sumarán otros 4 mil jóvenes que participarán en la Jornada Coreana de la Juventud. 

El Papa viaja al país asiático para«encontrar a la Iglesia católica coreana», una minoría «consistente» con respecto a otros países asiáticos; una realidad«dinámica», con 100 mil bautismos al año, y con una historia«particular» por dos motivos: el cristianismo no nace por la misión de los sacerdotes extranjeros, sino por la curiosidad de los laicos coreanos que, al saber de la existencia de esta nueva fe, se informaron con los cristianos de China gracias a la misión de jesuitas como Matteo Ricci; tras la difusión de la fe, la historia de«miles y miles de mártires» porque «durante muchísimo tiempo (por más de un siglo) los cristianos, los católicos fueron martirizados porque eran considerados en oposición, no coherentes, con el sistema social, cultural de la Corea de la época». Hay que comprender en este marco la beatificación de los 124 mártires que Papa Francisco presidirá. Juan Pablo II ya había canonizado 103 mártires coreanos, recordó Lombardi, pero se trataba de las «segundas y terceras generaciones» entre ellos y el primer sacerdote coreano, cuya historia conocían mejor los misioneros franceses que promovieron el proceso, mientras Bergoglio beatificará a los mártires de la «primera generación», es decir los«fundadores» de la Iglesia coreana. 

El programa de actos

El Papa partirá de Roma del aeropuerto romano de Fiumicino hoy miércoles 13 de agosto a las 16 horas de la tarde y llegará a Seúl mañana jueves día 14 a las 10’30 de la mañana. Tendrá como base la nunciatura de Seúl. La ceremonia de bienvenida será sencilla y sin discursos.

Después de celebrar la Misa en privado en la nunciatura apostólica efectuará esa tarde una visita de cortesía al Presidente de la República y se encontrará con las autoridades del país ante las que pronunciará un discurso en la Blue House. La primera jornada concluirá con el encuentro con los obispos de Corea en la sede de la Conferencia Episcopal.

El viernes 15 de agosto, Solemnidad de la Asunción y fiesta nacional coreana, el Papa visitará Daejeon (a donde volará en helicóptero) en cuyo estadio celebrará la Misa para 50 mil fieles. En esta Misa participará seguramente una delegación de supervivientes y familiares de las víctimas del ferry “Sewol”. Después, el Ángelus y el almuerzo en el seminario mayor con los jóvenes Mayor y desde allí irá en helicóptero al santuario de Solmoe para encontrarse con los jóvenes del continente asiático, regresando a Seúl a última hora de la tarde.. 

El sábado 16  visitará el santuario de los Mártires de Seo So mun y a las 10 presidirá la Santa Misa de beatificación de Paul Yun Ji-Chung y 123 compañeros mártires en la Puerta de Gwangwamun en Seúl, con la asistencia de centenares de miles de fieles.

Acabada la ceremonia se trasladará, siempre en helicóptero, a Kkottongnae donde visitará la House of Hope (Casa de la Esperanza), un centro de recuperación para los discapacitados con quienes se reunirá. Poco más tarde encontrará con 5.000 religiosos y religiosas de vida consagrada de Corea en el Training Center School of Love. A las 18,30 en el Centro de Espiritualidad, verá a los responsables del apostolado laicos. Después hará una«breve etapa de oración frente al Jardín de los niños abortados, un lugar en el que se recuerdan las víctimas del acorto». Volverá a Seúl alrededor de las 19.00.

El domingo 17, el Papa viajará a Haemi, en la diócesis de Daejeon, en donde se lleva a cabo la Jornada asiática de la Juventud en la que participarán todos los obispos de Asia y en con los que se encontrará en el santuario de dicha localidad.«El discurso que el Papa dirigirá a los obispos de Asia creo que deberá ser escuchado desde la perspectiva del continente, es decir más allá de Corea en sentido estricto», indicó Lombardi.

Después de almorzar con los prelados, Francisco celebrará a las 16:30 la Santa Misa de clausura de la VI Jornada Mundial de la Juventud Asiática en el castillo de Haemi desde donde volará a Seúl.

El lunes 18 por la mañana, último día del viaje del Papa, se llevará a cabo un encuentro interreligioso  con los líderes religiosos en el palacio de la antigua curia de la archidiócesis de Seúl. A las 9’45 celebrará la santa misa por la paz y la reconciliación en la catedral de Myeong-dong. A las 12’45 en la base aérea de Seúl tendrá lugar la ceremonia de despedida y a las 13 emprenderá el vuelo de regreso a Roma, llegando al aeropuerto romano de Ciampino a las 17’45.

Vídeo del mensaje del Papa antes de ir a Corea: «Los jóvenes son las víctimas de la crisis moral y espiritual»

 

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *