En el ofertorio de la Misa ofréndate tú mismo a Dios para que, alimentándote del mismo Cristo, seas luego testigo fiel y sepas llevar Su luz / Por P. Carlos García Malo


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *