Eva Martín bautizó a sus hijos pero dejó de lado la fe: Dios se hizo presente en su vida tras el accidente mortal de su hija, cuando sintió la necesidad de visitar una Iglesia

Camino Católico.-  Eva es una madre más de tantas pero con una particularidad especial que marca su historia de vida y su historia de salvación. Su historia es la de muchas personas que han recibido una educación en valores y católica pero que en un momento determinado te separas de esta educación inculcada desde casa. «Cuando iba a misa no me llegaba nada, me aburría, ni la homilía, ni las lecturas, no era capaz de mantener la atención sostenida más de dos minutos, lo tienes más como una obligación que como algo que sientes», explica Eva Martín en el vídeo de Mater Mundi TV en el que cuenta su testimonio.

Bautizó a sus hijos pero esto lo veía como algo más social, como un mandato porque lo hacía todo el mundo. Aunque bien es cierto que hubo un momento en la vida de Eva que experimentó un vacío muy fuerte que le hizo replantearse que había algo en ella que necesitaba llenar pero no sabía el qué, no encontraba la respuesta. Empezó a fijarse en personas que desprendía una alegría especial y que eran católicas maravillándose de la paz que desprendía, no sabía de dónde venía.

Eva Martín con su hija

Pero mundo interior se vino abajo un viernes, era verano. Eva se fue a trabajar normalmente y sus hijos al colegio. «Ese día cuando llegué a casa nos fuimos a la piscina, yo fui en coche y mi hija con una prima fue en bici, cuando ya nos íbamos para casa, el camino que tenían que coger para ir en coche era bastante peligroso, todo el mundo lo que hacía era atravesarlo cruzando las vías del tren, pasó el tren, mi hija no lo vió y se la llevó por delante».

Fue un momento de estado de shock para Eva y toda su familia. «Vuela por los aires toda tu vida en cuestión de minutos». A la mañana siguiente es cuando Eva empieza a sentir que alguien tira de ella y en ese momento de no creerse lo que le había ocurrido el primer pensamiento que tuvo fue el de ir a una Iglesia. Aquí comienzo el cambio interior de Eva.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *