Homilía de la Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, Apóstoles: Todo apóstol tiene debilidades y sólo puede hacer su misión liberado del poder del mal por la asistencia de Dios / Por P. José María Prats

* “Como la Iglesia de Jerusalén que oraba para que San Pedro fuera liberado del poder de Herodes, también nosotros debemos orar por su sucesor, para que venza la tentación de actuar movido por «la carne y por la sangre» y sea siempre para la Iglesia esa Piedra sobre la que se estrellan los embates del mal”

Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo, Apóstoles:

Hechos 12,1-11 / Salmo 33 / 2 Timoteu 4, 6-8.17-18  / Mateo 16, 13-19

José María Prats / Camino Católico.- La Iglesia celebra hoy el martirio de sus dos grandes apóstoles: Pedro, apóstol de los judíos, y Pablo, de los gentiles. Ambos son patrones de Roma. La comunidad cristiana de esta ciudad los comparó con Rómulo y Remo: éstos fundaron la ciudad sobre el Monte Palatino, aquellos la refundaron sobre la Roca, que es Cristo, con su predicación y su martirio.

San Pedro, a quien el Señor –como hemos escuchado en el evangelio– había confiado el gobierno de su Iglesia dándole poder para atar y desatar en su nombre, murió siendo obispo de Roma y, por ello, sus sucesores, los Papas, han perpetuado a lo largo de la historia el encargo dado por el Señor.

En todas las lecturas de hoy se pone de manifiesto la debilidad del apóstol, que sólo puede llevar a cabo su misión sostenido y liberado del poder del mal por la asistencia divina. En la primera lectura San Pedro es liberado de la cárcel por el ángel del Señor antes de ser ejecutado por Herodes, y en el evangelio, Jesús le promete que, por su intercesión, «el poder del infierno no lo derrotará». Por su parte, San Pablo, en la segunda lectura, reconoce esta misma asistencia que hace posible el ministerio apostólico con estas palabras: «El Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje, de modo que lo oyeran todos los gentiles. Él me libró de la boca del león. El Señor seguirá librándome de todo mal, me salvará y me llevará a su reino del cielo.»

El apóstol, pues, tiene que vencerse continuamente a sí mismo y al mundo para actuar según la voluntad e inspiración divinas. En el evangelio, Jesús dice a Pedro: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.» Vemos cómo aquí Pedro ha sido totalmente dócil a la inspiración divina profesando la fe verdadera. Pero, curiosamente, muy poco después, cuando Jesús empieza a manifestar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén para vivir allí su pasión y muerte, Pedro se opone a la voluntad de Dios dejándose llevar por «la carne y la sangre» hasta el punto de que el mismo Jesús, que acaba de darle el nombre de Piedra, lo llama ahora «Satanás».

Vivimos en tiempos de persecución del evangelio, persecución por parte de un mundo que quiere sustituir el orden divino por otro orden establecido caprichosa y arbitrariamente. Como la Iglesia de Jerusalén que oraba para que San Pedro fuera liberado del poder de Herodes, también nosotros debemos orar por su sucesor, para que venza la tentación de actuar movido por «la carne y por la sangre» y sea siempre para la Iglesia esa Piedra sobre la que se estrellan los embates del mal.

José María Prats

Evangelio

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:

«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?».

Ellos contestaron:

«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas».

Él les preguntó:

«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»

Simón Pedro tomó la palabra y dijo:

«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo».

Jesús le respondió:

«¡Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Ahora yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.

Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos».

Mateo 16, 13-19

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *