Kiko Argüello en la Fiesta de la Familias: «Dios te ama aunque seas un canalla y un mentiroso»

3 de enero de 2013.- (13 TV/ Camino CatólicoUna de las novedades de esta edición de la Fiesta de las Familias en Madrid ha sido la predicación expresamente kerigmática de Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal, ante la enorme multitud de muchos miles de personas reunidas en la Plaza de Colón de la capital española. Kiko ha iniciado su intervención alabando a Dios, pidiendo la ayuda del Espíritu Santo y cantando su canción «Yo vengo a reunir», basada en las palabras del profeta Isaías.  En el vídeo puede visualizarse y escucharse toda la intervención de Kiko y a la orquesta del Camino Neocatecumenal que ha interpretando dos piezas de su sinfonía sobre el sufrimiento de los inocentes: «La espada» (sobre el dolor que como una espada atraviesa a María al pie de la Cruz) y «Resurrexit», una celebración enérgica de la Resurrección.

Argüello ha predicado sin papeles a partir de una idea de Benedicto XVI: que la crisis de la familia es una consecuencia de la crisis de la fe. La conclusión es clara: para ayudar a las familias, hay que fortalecer la fe. «Cristo murió por todos, para que ya no vivan más para sí. Pasó lo viejo, todo es nuevo, Cristo nos ha confiado el ministerio de la reconciliación, ¡reconciliaos con Dios!», ha exhortado, siguiendo las cartas de San Pablo. «Cristo ha dado la vida para que todos recibamos la vida inmortal, la vida eterna. Cristo es Dios, y el amor de Cristo es lo que mantiene el universo. Dios quiere que vivamos en esa verdad, en Cristo Crucificado. Dios quiere darnos gratis ese amor», ha  insistido.

El kerigma es el anuncio de que Cristo nos salva del pecado y de la muerte, y Kiko quiso explicarlo desde el principio mismo: Eva, la Serpiente y el pecado original.  Eva ya conocía el bien, y la Serpiente le tentó ofreciéndole conocer también el mal. «Serás como Dios, conocerás el bien y el mal, seréis sabios, es falso que vayáis a morir si coméis del Árbol del Bien y del Mal», decía la Serpiente, que como Kiko ha señalado, era un ángel caído.  «La serpiente mentía, porque después de comer del árbol el hombre empezó a morir, y hoy muere. Es el pecado original. Y a consecuencia de eso, hoy el hombre vive sólo para sí mismo. Kierkegaard habla de la muerte óntica, de la muerte de nuestro ser profundo», ha continuado Kiko.

Frente a eso ha planteado otra mujer y otro ángel: el arcángel San Gabriel y María. «Él le da la buena noticia, ella la acepta, y entonces el Espíritu Santo gesta a Cristo en ellla». De igual forma, dijo, quien escucha la buena noticia, el kerigma, y le dice sí, verá como el Espíritu Santo gestará a Cristo en su interior. «Yo anuncio que Cristo se ha entregado y ha muerto por ti y por mí para que recibamos el perdón de los pecados y la vida eterna… Dios te ama aunque seas un canalla y un mentiroso. Dios ha enviado a su hijo para salvarte por su Resurrección, porque Cristo ha resucitado. Así que si estás perdido, hecho polvo, si ahora aceptas a Cristo y su inmolación por ti puedes recibir ya, ahora mismo, el perdón de los pecados. Y esto es lo que anunciaremos en Misión Madrid, por ejemplo, porque Dios ha querido salvar al mundo a través de este anuncio».

Comentarios 0