La leyenda de las MMA Bas Rutten: «Regresé a la Fe hará unos tres años y medio, cambió mi vida en todo lo que hago, todo para mejor»

* «Lo primero que hago cuando me levanto es preparar café, me llevo el café a la cama y leo las ‘lecturas diarias’. Luego leo las ‘reflexiones’ sobre esas lecturas para asegurarme de que las he comprendido, Luego me levanto, escojo un lugar tranquilo, y rezo el rosario. Si tengo que trabajar en ese momento pero luego tengo tiempo para ir a la misa de mediodía, rezo el rosario después de misa»

23 de enero de 2017.- (Philip Kosloski  / Aleteia / Camino Católico) “Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado” (1 Corintios 9:26-27)

Recientemente, Bas Rutten, nombre famoso en el mundo de las artes marciales mixtas (MMA por sus siglas en inglés), reveló a Sam Guzman en Catholic Gentleman el orgullo que siente de su fe católica y cómo reza piadosamente el rosario en latín, asiste a misa con regularidad y a menudo cita a santo Tomás de Aquino. Según declaró a Guzman: “Regresé a la Fe hará unos tres años y medio (…), cambió mi vida en todo lo que hago, todo para mejor”.

Rutten explicó a Guzman la forma en que su fe le ha ayudado a desarrollar una vida de oración muy profunda.

“Lo primero que hago cuando me levanto es preparar café, me llevo el café a la cama y leo las ‘lecturas diarias’. Luego leo las ‘reflexiones’ sobre esas lecturas para asegurarme de que las he comprendido, mientras me tomo mi café y me despierto del todo. Luego me levanto, escojo un lugar tranquilo, normalmente en el patio trasero, y rezo el rosario. Si tengo que trabajar en ese momento pero luego tengo tiempo para ir a la misa de mediodía, rezo el rosario después de misa. Si no puede ser, busco cualquier momento durante el día o incluso antes de acostarme. El rosario es una forma estupenda para relajarse antes de dormir”.

Probablemente lo que más sorprenda a algunos es que mientras ha ido creciendo en su fe católica después de retirarse de la lucha, Rutten sigue activo en el mundo de la MMA y ha sido comentarista, entrenador y ayuda a otros a perfeccionar sus técnicas de lucha. Para muchos cristianos, la MMA puede parecer algo “bárbaro” y demasiado violento, pero Rutten no piensa igual.

“‘Big’ John McCarthy, el árbitro más famoso [en la MMA], lo explicó estupendamente: ‘Tienes la combinación de 4 deportes olímpicos, taekwondo (patadas), boxeo (puñetazos), lucha libre y judo (sumisión)’. ¿Está bien que la gente vea estos deportes pero no podemos mezclarlos?”.

Hay versiones de la MMA que llevan miles de años en el mundo y que incluso se remontan a los primeros Juegos Olímpicos, con el nombre de pankration o pancracio. Era un tipo de lucha sin reglas que incluía boxeo, lucha libre, patadas y presas; básicamente, hacer todo lo posible por derrotar al oponente (con la excepción de morder y sacar los ojos del adversario). Hay académicos que creen incluso que san Pablo estaba entrenado en este deporte o que, como poco, lo conocía muy bien, según se deduce de referencias en sus cartas.

La MMA, aunque pueda parecer violenta y contraria al cristianismo, ha sido acogida por muchos cristianos. De hecho, según informa The Conversation, “más de 700 iglesias evangélicas de EE.UU. integran la MMA (también conocida como cage-fighting, por el ring enjaulado) en sus programas de ministerio” como un esfuerzo para conectar con los hombres. Un documental reciente, Fight Church, explora este nuevo fenómeno para ver cómo la MMA acerca a los hombres a Cristo.

Al fin y al cabo, el deporte enseñó disciplina y esfuerzo a Rutten, algo que aplica a su práctica de la fe católica. Según dijo a Guzman: “¿Quieres mejorar en la lucha? Entrena. ¿Quieres mejorar en la vida? Aprende sobre la Fe”.

Rutten cree firmemente que la fe católica es para todo el mundo y aconseja a los no creyentes que “suelten sus teléfonos y ordenadores, que se olviden DE SÍ MISMOS por una vez y de sus ‘me gustas’ y demás chorradas de redes sociales, y que dediquen tiempo de verdad a leer/aprender sobre la fe y sobre las preguntas fundamentales y el propósito de la vida”.

Comentarios 0