Mercedes Alsina sufre su grave tetraplejia desde el 12 de junio de hace 36 años: «Gracias, Dios mío, por esta vida maravillosa»

* «Dejé de andar, de respirar y podría haber sido mi último día. Pero no lo fue porque miles de personas rezaron y Dios les escuchó y mucho. Por eso es un día para celebrar, para dar gracias, para recordar»

Video del año 2010 en el que Mercedes Alsina da gracias al Sagrado Corazón por el don de la vida

Camino Católico.-  Mercedes Alsina, conocida en su familia como Memé, sufrió a los 2 años y medio de edad el ataque de un virus y el efecto negativo de una vacuna que la dejó tetrapléjica. Eso sucedió un 12 de junio. Los médicos dijeron a su familia que la niña no pasaría de los 15 años. Otros dijeron que estaría siempre atada a la cama y el respirador artificial. Se equivocaron. Publicamos en Camino Católico en el año 2011 su testimonio de fe que puede leerse aquí. Además, en el video superior se visualiza como un año antes, en 2010, Mercedes Alsina daba gracias al Sagrado Corazón por el don de la vida.

«Dios es el Señor de la vida», explica su hermano José María, que es sacerdote. «Ella salió del hospital, hizo una carrera universitaria, trabaja. Con una tetraplejia del 98% lleva la librería online Balmes y es tía de 24 sobrinos».

Es una vida intensa, con sus alegrías y dificultades, que ella celebra con un texto de agradecimiento a Dios y que ha publicado Religión en Libertad.

Mercedes, celebrando su cumpleaños con algunos de sus muchos sobrinos

UN 12 DE JUNIO

por Memé Alsina

Memé Alsina rodeada de sobrinos

Vuelve a ser 12 de Junio. Será un día normal. Seguiremos con nuestras rutinas. Y, sin embargo, para mí será un aniversario de 36 años ya…

Si fue hace ya muchooo tiempo… un día que parecía que transcurriría con normalidad. Pasaríamos ese día en casa de unos amigos y a la noche volveríamos cansados pero felices comentando las anécdotas. Sin embargo, aquel día no fue normal ni volvimos a casa. De repente, cambió mi vida. Bueno, y la de mi familia, para siempre.

Dejé de andar, de respirar y podría haber sido mi último día. Pero no lo fue porque miles de personas rezaron y Dios les escuchó y mucho.

Por eso es un día para celebrar, para dar gracias, para recordar.
Porque superé aquel bache y otros muchos que han ido apareciendo.
Porque he crecido junto a mi familia.
Porque juntos hemos disfrutado y celebrado miles de acontecimientos.
Porque durante estos 36 años he conocido a gente maravillosa que ha hecho de este viaje una aventura impresionante.

Y porque después de 36 años de mucha felicidad y alguna que otra lágrima sólo puedo decir ¡GRACIAS Dios mío!, por haberme regalado estos 36 años de VIDA maravillosa.

Memé Alsina

Mercedes Alsina, tetrapléjica: “La fe me ha hecho mirarlo de otro modo. Estar en una silla de ruedas no es una desgracia sino un llamamiento a ofrecer la cruz y aprender a llevarla”

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *