Obama en el Desayuno de Oración Nacional: “Jesús es la gran cura para el miedo»

“Dios da a los creyentes el poder, el amor, una mente sana, que son necesarios para conquistar cualquier miedo. ¿Y qué momento hay más importante para hacer uso de esta fe si no ahora? No hay mejor momento que estos tiempos cambiantes y tumultuosos para contar con Jesús a nuestro lado, manteniendo firmes nuestras mentes, limpiando nuestros corazones, señalándonos el camino hacia lo que es importante”

8 de febrero de 2016.-  (Greg Kandra / Aleteia  / Camino Católico) El presidente de EE.UU. Barack Obama se dirigió el pasado jueves a los presentes en el Desayuno de Oración Nacional para hablar de la necesidad de superar el miedo a través de la fe, precisamente un día después de hacer una visita histórica a la mezquita de Baltimore, donde envió un mensaje de tolerancia e inclusión religiosa.

El miedo puede llevarnos a ser injustos con aquellos que son diferentes o conducirnos a intentar tener bajo control a esos siniestros ‘otros’”, dijo Obama, en velada referencia a la retórica de división en la campaña presidencial.

“Por otro lado, el miedo puede llevarnos a sucumbir a la desesperación o a la parálisis o al cinismo”, afirmó. “El miedo puede alimentar nuestros impulsos más egoístas y erosionar los lazos de la comunidad”. Sin embargo, continuó, “la fe es la gran cura para el miedo”.

Estos miedos, explicaba Obama con una pizca de arrepentimiento, incluyen el temor a que los niños crezcan “demasiado rápido”. “¡Se van a marchar!”, dijo con una sonrisa. La mayor de las hijas de Obama, Malia, comienza en otoño el periodo universitario.

Obama también alabó a los grupos confesionales por su labor en una gran variedad de asuntos, desde combatir el contrabando hasta dar acogida y apoyo a los refugiados; además, celebró el regreso del pastor Saeed Abedini, que fue recientemente liberado de una prisión iraní. “El año pasado rezamos por que pudiera ser liberado y este año damos gracias de que esté en casa sano y salvo”, manifestó Obama.

Leed todo lo que dijo.

Podéis encontrar aquí la transcripción completa de su intervención, donde se incluye el siguiente pasaje, que puede que sorprenda a algunos:

“Para mí, y sé que también para muchos de vosotros, la fe es la gran cura para el miedo. Jesús es una buena cura para el miedo. Dios da a los creyentes el poder, el amor, una mente sana, que son necesarios para conquistar cualquier miedo. ¿Y qué momento hay más importante para hacer uso de esta fe si no ahora? No hay mejor momento que estos tiempos cambiantes y tumultuosos para contar con Jesús a nuestro lado, manteniendo firmes nuestras mentes, limpiando nuestros corazones, señalándonos el camino hacia lo que es importante”.

 

Comentarios 0