Oración de adviento: ¡Albricias! ¡El Señor viene! / Por P. Carlos García Malo

* «Preparemos el camino. Despertemos de las perezas de la vida y lancémonos sin freno a dejarle espacio en alma y corazón al que trae la salvación….  Cordero de Dios que traes el perdón y la paz, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, rasga el velo del Cielo y habita entre nosotros»

P. Carlos García Malo / Camino Católico. Estamos en la primera semana de Adviento. Este pasado domingo ha sido el primer domingo de Adviento, el primer día del Nuevo Año Litúrgico. El Adviento es un tiempo en el calendario litúrgico de la Iglesia que tiene un carácter doble: en primer lugar es una temporada para prepararnos para la Navidad, cuando se recuerda la primera venida de Cristo; y en segundo lugar, una estación que apela directamente a la mente y el corazón para esperar la segunda venida de Cristo al final de los tiempos.

El Adviento es, entonces, un período de espera devota y alegre que trae a la mente las dos venidas de Cristo. Para preparar nuestro corazón durante este tiempo recemos con esta oración:

Ya viene, ya llega…

Preparemos el camino.

Despertemos de las perezas de la vida

y lancémonos sin freno a dejarle espacio en alma y corazón

al que trae la salvación.

Igual que una casa en desorden impide la felicidad del hogar por el caos reinante,

así un alma enredada en el pecado apenas puede intuir quién es el que llega.

Cordero de Dios que traes el perdón y la paz,

ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, rasga el velo del Cielo

y habita entre nosotros.

¡Albricias! ¡El Señor viene!

Feliz tiempo de Adviento!

  P. Carlos García Malo


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen