Papa Francisco en el Ángelus: «El amor es la medida de la fe y la fe es el alma del amor. No podemos separar la vida religiosa del servicio a los hermanos»

«Jesús ofrece a todos los hombres el criterio fundamental en que se establece en sus vidas. Pero sobre todo nos ha dado su espíritu, que permite amar a Dios y al prójimo como él, con el corazón libre y generoso. A través de la intercesión de María, nuestra madre, abramos nuestros corazones para recibir este regalo»

26 de octubre de 2014.- (Radio Vaticano Camino CatólicoEste mediodía ante una Plaza de San Pedro repleta de fieles y peregrinos, el Obispo de Roma indicó que el Evangelio de hoy nos recuerda que toda la Ley divina se resume en el amor por Dios y por el prójimo. La señal visible que el cristiano puede mostrar para testimoniar al mundo el amor de Dios es el amor por los hermanos, reflexionó Francisco.

“El mandamiento del amor a Dios y al prójimo es el primero no porque está encima del elenco de los mandamientos. Jesús no lo coloca al vértice, sino al centro, porque es el corazón desde el cual debe partir todo y hacia donde todo debe regresar y servir de referencia.” El texto completo de la meditación del Santo Padre es el siguiente:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!:

El Evangelio de hoy nos recuerda que toda la ley divina se resume en el amor a Dios y al prójimo. El evangelista Mateo nos dice que algunos fariseos pusieron a prueba a Jesús (cf. 22,34-35). Uno de estos, un doctor de la ley aborda esta cuestión: “¿Maestro, en la ley, ¿cuál es el gran mandamiento?” (v. 36).

Jesús, citando el libro de Deuteronomio, responde: ‘ Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primer y gran mandamiento «(VV. 37-38). Y podría dejarlo aquí. En cambio Jesús añade algo que no había sido solicitada por el doctor de la ley. De hecho, dice: «el segundo es así: Amarás a tu prójimo como a ti mismo «(v. 39). Incluso este segundo mandamiento Jesús no lo inventó, pero se reanuda desde el libro de Levítico. Su novedad es unir estos dos mandamientos: el amor de Dios y el amor del vecino – revelando que son inseparables y complementarios, son dos caras de una misma moneda. El Papa Benedicto XVI ha dejado un buen comentario al respecto en su primera encíclica Deus caritas est (núms. 16-18).

De hecho, el signo visible que el cristiano puede mostrar a presenciar al mundo el amor de Dios es el amor de los hermanos.El mandamiento del amor a Dios y al prójimo es el primero no porque está encima del elenco de los mandamientos. Jesús no lo coloca al vértice, sino al centro, porque es el corazón desde el cual debe partir todo y hacia donde todo debe regresar y servir de referencia.

Ya en el antiguo testamento para ser santos, a imagen de Dios que es santo, también se incluyó el deber de cuidar de las personas más vulnerables como el extranjero, el huérfano, la viuda (véase Es -26 22,20). Jesús finaliza este acto de Alianza, que une en sí mismo, en su carne, divinidad y humanidad, en un misterio de amor.

Ahora, a la luz de la palabra de Jesús, el amor es la medida de la fe y la fe es el alma del amor. No podemos separar la vida religiosa del servicio a los hermanos de esos encuentros con los hermanos concretos. Ya no podemos compartir la oración, encuentro con Dios en los sacramentos, por escuchar al otro, por la proximidad a su vida, especialmente a sus heridas.

En medio de la espesura del bosque de los preceptos y requerimientos – los legalismos de ayer y hoy – Jesús tiene una herida que le permite ver dos caras: la cara del padre y la de su hermano. Hay dos fórmulas de entrega o dos preceptos, pero dos caras, de hecho sólo un rostro a Dios que se reflejaban en muchas caras, porque frente a todos sus hermanos, especialmente el más pequeño, frágil y desvalido, existe la imagen de Dios.

De esta manera Jesús ofrece a todos los hombres el criterio fundamental en que se establece en sus vidas. Pero sobre todo nos ha dado su espíritu, que permite amar a Dios y al prójimo como él, con el corazón libre y generoso. A través de la intercesión de María, nuestra madre, abramos nuestros corazones para recibir este regalo, caminar en la ley del amor.

 (Después de la oración mariana del Ángelus el Papa ha dicho:)

Queridos hermanos y hermanas:

Ayer, en São Paulo, Brasil, fue proclamada beata madre Assunta Marchetti, nacida en Italia, fundadora de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo – Scalabrinianos. Ella era una monja en el servicio a los huérfanos de los emigrantes italianos. Vio a Jesús en los pobres, huérfanos, enfermos en Estados Unidos, en los migrantes.

Demos gracias al señor por esta mujer, un modelo misionero incansable y valiente dedicación al servicio de la caridad. Saludo con afecto todos los peregrinos procedentes de Italia y varios países, a partir de los devotos de la Virgen del mar, de Bova Marina.

Doy la bienvenida con alegría los fieles en Sirmione Lugana, Usini, Portobuffolé, Arteselle, Latina y Guidonia; así como aquellos en Lausana (Suiza), Marsella (Francia). Un especial creía que la comunidad peruana en Roma, aquí representada por la sagrada imagen del Señor de los Milagros. Gracias. Por favor oren por mí. Buen domingo y buena comida. ¡Adiós!

Francisco

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *