Recopilan 100 supuestos milagros del beato italiano Alfonso María Fusco para impulsar canonización

13 de noviembre de 2011.- Diez años después de su beatificación, el fundador de la Congregación de las Hermanas de San Juan Bautista, Alfonso María Fusco, está cada vez más cerca de convertirse en santo. La orden que él fundó ha recopilado 100 supuestos milagros del beato italiano, para impulsar su proceso de canonización según informa Rome Reports. Entre ellos, aparece la curación de un niño de Zambia que padecía malaria. Su madre pidió oraciones a una monja, a pesar de no ser católica.

La Madre Lina Pantano de Suore battistine de Italia explica que “la hermana hizo que las monjas de la comunidad rezaran por la tarde y durante la noche por la curación del niño. Y el niño se despertó del coma y le dijo a su madre: ‘Mamá, mamá, dame de comer, que tengo hambre’. El médico cuando llegó dijo que ‘lo que pasó no era demostrable científicamente’”. El libro incluirá otros posibles milagros que van desde curaciones físicas hasta ayuda para superar dificultades morales. 

El beato Alfonso María Fusco nació en 1839 en Angri, en el sur de Italia. A los 11 años decidió que sería sacerdote para ayudar a los demás. Cuando se ordenó, su primer encargo fue con los niños más desfavorecidos de Angri, su ciudad natal. El beato italiano salía en busca de los pobres para darles una buena alimentación y educación. Así nació en 1878 la Congregación de San Juan Bautista. 

Madre Lina Pantano asegura que “en un momento dado, se sintió llamado por los niños pobres de Angri, había muchos  porque los padres se iban a trabajar y los dejaban en la calle. Entonces se dijo: Si estos pequeños crecen sin educación ni ayuda, serán la ruina de la sociedad. En cambio, si les ayudo, les guío y les educo, serán la alegría de la sociedad”.

A pesar de dificultades e incomprensiones, logró llevar adelante su obra. Actualmente, la Congregación cuenta 800 monjas con casas en 17 países. Sus religiosas se dedican fundamentalmente a la educación y atención de niños y jóvenes. Dentro de poco abrirá la primera en Rumanía.