¿Rezar por los difuntos o invocar a los muertos? ¿Qué diferencia hay entre el espiritismo y rezar por las almas del Purgatorio? / Responde el P. Javier Luzón Peña

Camino Católico.- ¿Qué diferencia hay entre el espiritismo y rezar por las almas del Purgatorio? ¿La intención es importante? ¿Puedes pedir ayuda a los difuntos? ¿Las almas del Purgatorio pueden ayudarte? ¿Puedes ayudarles tú a ellos? ¿Qué es la Comunión de los Santos? ¿Es perjudicial hacer espiritismo? ¿Es conveniente rezar por las almas? El padre Javier Luzón Peña responde a esas preguntas con profundidad.

Comentarios 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Domingo del fuego que el Señor ha venido a traer a la tierra. El fuego con que el Señor quiere hacer arder el mundo es el amor de Dios que empieza a quemar desde la cruz (el bautismo que está deseoso de recibir). En el Nuevo Testamento el amor de Dios separa de manera más clara e inexorable que en el Antiguo Testamento las dos ciudades, utilizando el lenguaje agustiniano: la ciudad de Dios y la ciudad del mundo (opuesta al Reino de Dios). La primera se fundamenta en el amor, la segunda en la concupiscencia del mundo. No es posible permanecer neutral, hay que tomar partido. Desde la cruz se establece una lucha entre una y otra. Un combate que permanece hasta la victoria final del bien. No es una lucha igual, porque el bien y el mal son dos principios diferentes y porque hay que vencer el mal a fuerza del bien (las imágenes de la familia desunida ciertamente son hiperbólicas y hay que entenderlas dentro del lenguaje semítico). No es la paz según el mundo la que ha venido a llevarnos, sino la paz según Dios. En este combate los cristianos (carta a los Hebreos) deben tener los ojos fijos en el que inició y completa nuestra fe. Al mismo tiempo, hay que sentirse confortados por la nueve tan ingente de testigos que nos enseñan cómo debemos vivir la fe. Los mártires son el trofeo de la victoria pascual del Señor. Este combate es también una carrera, en la que siempre existe la tentación de retirarnos: corramos, con constancia, en la carrera que nos toca. Lo que pesa más para correr es el pecado, este es ciertamente el contrapeso de la gracia.