Rita Irasema, artista: “Dios nos ama tanto que quiere que estemos con Él”

Camino Católico.- “Cuando tú le dices al Señor ‘te voy a seguir’, te da la paz, la conversión, el sentido de vivir…” explica la artista Rita Irasema Aragón para mostrar su total entrega vital a Dios y la felicidad que tiene desde que se convirtió. La entrevistó  Gonzalo Altozano en su programa dominical “No es bueno que Dios esté solo” de Intereconomía  TVen el mes de julio de 2012 y hoy recuperamos aquel momento por el interés de su testimonio. Rita asegura que toda su vida esta impregnada de la presencia del Señor: “Ahora no dejo a Dios un instante. Dios nos ama tanto que quiere que estemos con Él”.

Rita Irasema nació en La Habana, Cuba, en 1954, en una familia de artistas que la televisión acercó a millones de españoles. Los entrañables payasos de la tele -Gabi, Fofo y Miliki- hicieron reír a los niños de los sesenta y los setenta. Es hija de Miliki y hermana de Emilio Aragón. En su familia se cuentan hasta ocho generaciones de artistas, diez si contamos a sus hijos Manuel, Néstor y Emilio Feijóo, y a dos nietos que ya hacen sus pinitos.

Después de ser una excelente artista tuvo un encuentro personal con el Señor, que siempre ha llamado a su corazón, y ha puesto toda su vida en manos de Dios y la de su familia.  Su marido también se convirtió. Hoy le da gracias por haberle ayudado a comprender el valor de la misa, del rosario, de la oración.  Retirada hace años de la primera línea del espectáculo, hoy vive volcada con su escuela de música, que se llama Nuestra Señora de la Fuente del Fresno en honor a María, pues fue la Virgen quien la llevó hasta su Hijo: “Es la Virgen la que lleva la Escuela de Música. Yo sólo trabajo allí. Yo le pido lo que necesito, y ella me lo concede”.

Durante siete años vivió un desierto espiritual que le hizo sufrir mucho y del cual pudo salir: “”En un momento dado, me pareció que no podía seguir a Jesús. Empecé a no sentir a Dios, a no sentir amor, y aquello no tenía fin. No sabía lo que me estaba pasando, ni se lo contaba a nadie. Hasta que un día, como aquello no tenía cura, entré en una iglesia y me dije: ´Adelante, caminante´. Y fue la Madre la que con un gesto especial me dijo ´Sígueme´. Y empecé a rezar el rosario. Y a ir a misa todos los días. Me aferré a eso. me plantaba ante el sagrario y decía: aquí estoy.Entraba y decía mirando al sagrario: «No sé nada, no entiendo nada; pero Señor estoy aquí»”, detalla Rita Irasema.

Cuando se vive entregando la propia vida a Dios, “el Señor simplifica tu vida, te da felicidad, te quita obstáculos, te da paz y seguridad. No sabes qué bien se vive dejando que sea Él quien mande. Nosotros no podemos con todo esto. Lo primero que sientes cuando te abandonas al Señor es quién eres y por qué estás aquí…Estoy contenta con lo que Dios me da cada día. Me levanto por la mañana y le doy gracias por la nueva creación, rezo el rosario y luego asisto a Misa y comulgo. Después voy a trabajar. Hay que pedir mucho, es lo que quiere Jesucristo: ´Pedidme mucho´, nos dice. Está loco porque le digamos ´sí´ y darnos todas sus gracias. Lo principal es amar a Dios, amar los sacramentos, amar a la Iglesia, orar unos por otros, orar por los sacerdotes….Por que sin sacerdotes no hay misa, no hay comunión, no hay sacramentos. La oración da mucha sabiduría. La relación que tengamos aquí con Jesús es la que tendremos en la vida eterna” asevera Rita Irasema.

Rita insiste en lo importante que es la perseverancia: “Yo ya no abandono al Señor, porque a Él le gusta mucho estar con nosotros. Y el enemigo sigue estando ahí. Así que, en cuanto me hace falta, me confieso. No me pierdo la confesión semanal. La confesión es un milagro de tanta misericordia, es tan necesario, que no sé cómo he podido vivir sin confesión”. Ese ´enemigo´ es, por supuesto, el demonio: “Satanás existe. Y si no quieres creer en él, ten cuidado: el infierno está lleno de quienes tampoco creían”.

Rita Irasema, artista: «La Virgen me llevó a su Hijo»

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *