Archivo

Etiqueta: clarisa

María se alejó de Dios al morir su padre y enfermar su madre, pero tuvo un encuentro con Cristo y es monja: «Descubrí que Dios me quería como Esposa Suya, como clarisa»

* «El Señor, todo un caballero, fue poco a poco, siempre con delicadeza y sin imponer nada, ocupando mi corazón por entero. Me iba atrayendoLeer Más

Shelly Pennefather era estrella del baloncesto, su vida cambió al leer un versículo del evangelio, sintió la llamada de Dios y ha cumplido 25 años como monja de clausura

* «Providencialmente nuestro Señor simplemente me llevó y me puso allí en ese lugar donde podría desarrollarme. Sentí que Dios me estaba pidiendo que atendiera suLeer Más

Sor Sara del Amor de Dios, 33 años, ha profesado como Clarisa dejando atrás su trabajo en la Escuela de Magisterio: «Estoy enamorada de Cristo, pobre y crucificado»

* «Se encuentra la vida dándola y el Señor jamás quita, siempre da en abundancia. Yo nunca hubiera pensado que el Señor me pudiera hacerLeer Más

Marisa Macicior, 22 años, ha dejado la carrera de Psicología, a su novio y ha decidido ser monja clarisa: «El Señor se puso serio, sentía que quería algo más de mí»

* «Aunque vengo de una familia cristiana, cuando yo era pequeña, la fe se vivía con el típico “yo soy creyente pero no practicante”….   EmpecéLeer Más

Clara Gracia experimentó una conversión radical viajando en su coche gracias al Padre Pio y a San Pablo: pasó de no estar ni bautizada al convento

* «Cuando estás en relación con Dios la verdad de nosotros mismos sale a la luz y nuestros deseos profundos emergen con fuerza al cuestionarLeer Más

Margarita Bauzá, 18 años, tenía novio, buenas notas, pero ha optado por ser monja de clausura: «Dios me ha ido seduciendo y me he enamorado de él»

* «No fue de la noche a la mañana. Desde que sentí la llamada de Dios hasta que entré en el convento ha pasado unLeer Más

Leticia Deza Lanoix, 25 años, ingresa como monja clarisa: “Jesús, me quitaste los disfraces, los piercings, las caretas y las modas y me dijiste: «conmigo no te hace falta nada más»”

* «Así que gracias Señor, por cada día, cada perdón… Gracias por darme casas por todo el mundo. Gracias por darme unos amigos que meLeer Más