Un feto que debía ser abortado y hoy es un adolescente sano es el protagonista del “milagro” aprobado por los médicos del Vaticano para la beatificación de Pablo VI

El niño de California nació sin ningún problema, pero para constatar que no hubiera ninguna consecuencia, los doctores han esperado a que creciera para determinar que se trata de una curación “inexplicable”

15 de diciembre de 2013 (Camino Católico) La consulta médica de la Congregación para las Causas de los Santos, presidida por el doctor Patrizio Polisca –médico personal de Benedicto XVI y ahora de Francisco– declaró el jueves, 12 de diciembre, “inexplicable” la curación ocurrida gracias a la intercesión de Juan Bautista Montini, Papa Pablo VI. Ahora el milagro deberá ser validado por teólogos y cardenales, antes de la aprobación del Papa Francisco, pero la parte más difícil ha sido superada; se puede con facilidad preveer que la beatificación de Montini será un hecho en los próximos meses. 

El postulador de la causa, padre Antonio Marrazzo, había elegido desde hace tiempo, entre las indicaciones de causas recibidas, un caso de curación que resultó ser, según los primeros exámenes, “inexplicable”. Hace un año, el 20 de diciembre de 2012, Benedicto XVI proclamaba la “heroicidad de la virtud” de Pablo VI, cerrando así el proceso canónico. Para la beatificación servía solamente el reconocimiento de un milagro. 

El presunto milagro que Marrazzo ha decidido presentar a la consulta tiene que ver con la curación de un feto que se llevó a cabo a principios de los años noventa en California. Durante el embarazo, los médicos habían encontrado graves problemas en el feto y, por las consecuencias a nivel cerebral que se dan en estos casos, los médicos habían sugerido que la única posible solución era el aborto. La mujer no escuchó el consejo de los médicos y se encomendó a la intercesión de Pablo VI, el Papa que en 1968 escribió la encíclica “Humanae vitae”.

El niño nació sin ningún problema, pero, para constatar que no hubiera ninguna consecuencia, los médicos han esperado a que fuera adolescente. Se trata, según dijo Marrazzo a Radio Vaticana, de “un hecho verdaderamente extraordinario y sobrenatural, ocurrido gracias a la intercesión de Pablo VI”. “Una curación”, aseguraba el postulador de la causa, “en línea con el magisterio del Papa que escribió la encíclica ‘Humanae vitae’”, un milagro que tiene que ver con la “defensa de la vida expresada en la encíclica, pero también con la defensa de la familia, porque el documento habla del amor conyugal, no sólo de las vidas que nacen. Esta sanación es lógica en la línea de Montini”.

En el último año se han intensificado las discusiones sobre el caso y se han confrontado las opiniones de varios médicos hasta el resultado final del jueves. El pasado mes de noviembre, el cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán, interviniendo en un convenio dedicado al viaje de Pablo VI en Tierra Santa, habló de una beatificación “que tendría que ser relativamente inminente”. 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *