Víctor Bustillo vivió su adolescencia sufriendo bullying y depresión pero no perdió la fe, y un accidente lo dejó en coma: «Vi que Dios me había ayudado a salir adelante»

*  «’Nada nos separará del amor de Dios’. Me decía a mí mismo, por mucho que hayas cometido errores, por mucho que te hayan pasado sucesos graves en tu vida, Dios está con todos nosotros, dejémonos guiar por él, fíate de él»

Camino Católico.-  Víctor Bustilloes un joven comunicador cuya pasión además de comunicar es la de escribir. Actualmente colabora en la cadena radiofónica de COPE tras haber realizado un máster en este ámbito y siempre ha sido una persona con una fe creciente, pero fue puesta a prueba en   2018 cuando sufrió un accidente en bicicleta que le dejó en coma y con muchas personas rezando por su supervivencia. La fuerza de la oración le recuperó. Víctor cuenta su testimonio en el vídeo de  Mater Mundi TV.

De adolescente no lo tuvo precisamente fácil, su fragilidad física iba acompañada de una muerte prematura de su padre y de problemas continuados en el colegio que hizo que su confianza menguara. A pesar de ello, Víctor nunca dejó de creer y así lo sintió en un encuentro de jóvenes de la Diócesis de Getafe cuando estaba en la exposición al Santísimo y vio unos carteles que había de jóvenes donde aparecía escrito: “‘Siempre he estado con vosotros’. Aquello me cubrió toda el alma, me impactó tanto que estuve llorando, pero llorando de alegría”.

En el año 2018 también tuvo un suceso bastante importante, sufrió un accidente en bicicleta que le dejó en coma y con muchas personas rezando por su supervivencia. «Cuando me di cuenta del por qué estaba en el hospital y lo que me había ocurrido al principio dije, Dios estará enfadado conmigo, Dios me ha puesto aquí porque está enfadado conmigo, pero me di cuenta que no, que el mismo Dios me había ayudado a salir adelante».

Las primeras mañanas en el hospital estando en la unidad de cuidados intensivos Víctor la recuerda cantando, cantando a Dios, “’Nada nos separará del amor de Dios’. Me decía a mí mismo, por mucho que hayas cometido errores, por mucho que te hayan pasado sucesos graves en tu vida, Dios está con todos nosotros, dejémonos guiar por él, fíate de él».

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *