Esther Sáez, víctima del 11-M, ha superado con Cristo y perdonando el atentado terrorista

ester_saez_1.jpg

*  «En ese momento no tienes más remedio que hacer un encuentro personal contigo mismo; y >en ese encuentro te das cuenta de que sobrevives, si tienes algo fuerte dentro de ti. Para mí, eso que tenía dentro de mí, que es muy fuerte, es Cristo: lo ha sido siempre. Cuando tienes esa convicción, ni siquiera tienes miedo a morirte, porque confías en aquello a lo que tú te agarras. Y eso a lo que me ha agarrado es profundo»

26 de abril de 2016.- (Camino CatólicoEl programa En confianza, que dirigía Casimiro García Abadillo en Veo7, ofreció una entrevista con Esther Sáez, víctima del 11-M, que acostumbra a aprovechar cada ocasión, a tiempo y a destiempo, como san Pablo, para dar testimonio público de que, con Cristo, la vida es más plena. Volvió a hacerlo en esta entrevista realizada en el mes de marzo de 2011 y que ahora recuperamos. Ofrecemos los mejores momentos por escrito y el vídeo del programa televisivo.

Esther, tú ibas esa mañana en los trenes del 11 de marzo.
Sí, iba en el tren de El Pozo, en el vagón en que estalló la bomba.

¿Cuál era tu cuadro clínico?
Tenía seccionada la arteria hepática; estallido de los pulmones, la cabeza abrasada por detrás; me tuvieron que operar a las 48 horas; tuve tres paros cardíacos esa noche… Lo normal es que no estuviera aquí, médicamente hablando.

¿Tus hijos y tu marido te han ayudado mucho, tras el atentado?
Sí, y toda mi familia, y no sólo ellos. He sentido mucho apoyo de muchísima gente dándome un apoyo tremendo. El sentirte querido por la gente es fundamental.

¿Eres religiosa?
Mucho.
ester_saez_2.jpg
¿La religión te ha ayudado a superar esta situación?
Absolutamente. Porque en el hospital no me podía comunicar, y tenía una sensación de aislamiento, a pesar de estar rodeada de gente.  En ese momento no tienes más remedio que hacer un encuentro personal contigo mismo; y en ese encuentro te das cuenta de que sobrevives, si tienes algo fuerte dentro de ti. Para mí, eso que tenía dentro de mí, que es muy fuerte, es Cristo: lo ha sido siempre. Cuando tienes esa convicción, ni siquiera tienes miedo a morirte, porque confías en aquello a lo que tú te agarras. Y eso a lo que me ha agarrado es profundo.

La religión te ha dado mucha fuerza.
Siempre, y espero que no se me vaya.

¿Cómo es tu vida ahora?
Llevo una vida normal; no puedo trabajar, porque tengo incapacidad permanente absoluta. Hago de madre, que no es poco. Y, aparte, hago otras cosas: estoy en una pastoral de enfermos, voy una vez a la semana a estar con abueletes, para ayudarles a que su vida sea un poco mejor, o por lo menos escucharlos. También soy catequista de niños, y estoy en una pastoral de chicos un poco más jóvenes, a los que intentamos guiar, no convencerles de nada a la fuerza, sino enseñarles que hay un camino y que ese camino nunca se borra.

¿Has recuperado la felicidad que tenías antes del 11-M?
Nunca la perdí. Nunca la perdí, por mi fe, jamás.

ester_saez_3.jpg¿Has perdonado a los responsables de esa masacre?
Sí.

¿Cómo se puede perdonar a unos asesinos tan terribles?
Quizás por mi fe, porque en mi fe a mí me han enseñado que hay que perdonar, y me ayuda el haber perdonado porque me hace crecer como persona.

Hay muchas víctimas del terrorismo y de la crisis económica. ¿Qué dices a quienes quieren tirar la toalla?
Yo les diría que el secreto está en remar mar adentro; uno tiene que buscar dentro de su interior la solución del problema; no podemos buscar fuera aquello que tiene que estar dentro.

¿Crees que sabemos la verdad de lo que ocurrió el 11-M?
No, no lo sabemos. Pero creo que sabremos mucho.

¿Confías en que algún día podremos saberlo?
Seguramente que todo no, pero parte sí. No se puede esconder eternamente cosas tan duras y que han producido tanto dolor a tantísima gente.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *