Anastassia Asimakópulos, abogada: “Dios me pidió que le diera todo mi corazón, que excluyera a otros, que no hubiera intermediarios entre Él y yo”

19 de junio de 2012.- (Opus Dei / Camino Católico) Anastassia Asimakópulos, abogada chilena de familia griega, cuenta su testimonio de cómo el Señor le pidió una entrega total de su vida: el salto que debió dar y lo realizada que se encuentra buscando ser un alma contemplativa en medio del mundo y hacer felices a los demás. Entre otros, a sus alumnos en la universidad. Después de Jesucristo, Grecia y la Iglesia son sus grandes amores.

Ella quería formar una familia, convivir con esposo e hijos y hacer una iglesia doméstica, pero explica su sorpresa: “Dios me mostró una posibilidad distinta, que estaba fuera de mis planes. Fue un momento en que había que pensar y rezar, considerar y superar el miedo… Dios me pidió que le diera todo mi corazón, que excluyera a otros, que no hubiera intermediarios entre Él y yo. Y eso significaba ser numeraria del Opus Dei… Para poder ser un alma contemplativa en medio del mundo hace falta hacer mucha oración… Mi madre me enseñó a rezar y a disfrutar de la vida, a pasarlo bien con pocas cosas… Lo que Dios me ha pedido a mí es abrirme a los demás, a las personas que me rodean, a las que son importantes para mí. Uno puede transmitir cariño cuando se siente amado por Dios”. 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *