Aprueban el milagro para la canonización del Cura Brochero: la curación de Camila Brusotti, niña de 9 años atacada a golpes, que estuvo 45 días en coma

“Por gracia de Dios, quiero comunicarles que el milagro ya pasó la parte de la ciencia y de la junta médica y como se dice ya se siente el galope de Brochero Santo”, confirmó el obispo de Cruz del Eje y vicepostulador de la causa de canonización del Cura Brochero, monseñor Santiago Olivera

13 de septiembre de 2015.- (Camino Católico)  La comisión de siete médicos de la Pontificia Congregación para las Causas de los Santos validó hoy un segundo milagro atribuido al beato José Gabriel del Rosario Brochero, más conocido como Cura Brochero, quien dio otro paso importante para ser declarado santo. “Por gracia de Dios, quiero comunicarles que el milagro ya pasó la parte de la ciencia y de la junta médica y como se dice ya se siente el galope de Brochero Santo”, confirmó el obispo de Cruz del Eje y vicepostulador de la causa de canonización del Cura Brochero, monseñor Santiago Olivera, a través de un audio vía Whatsapp  enviado a la comunidad de la localidad cordobesa de Villa Cura Brochero, reunida en vigilia.  También dijo que Brochero podría ser declarado santo durante el próximo consistorio ordinario público convocado por el papa Francisco, previsto para febrero o marzo del año que viene. 

“Con mucha alegría podemos compartir con todos que la junta médica ha dicho que (el hecho estudiado) superó la ciencia y que por lo tanto está camino a la canonización nuestro querido cura Brochero”, contó casi en tiempo real vía mensaje grabado el Obispo monseñor Santiago Olivera, al pueblo de Traslasierra que estaba en vigilia aguardando la reunión de los siete médicos.

El milagro analizado involucraba a Camila Brusotti, una niña sanjuanina de 9 años atacada a golpes por su madre y su padrastro en 2013. El diagnóstico inicial era que si la niña sanjuanina sobrevivía, quedaría en estado vegetativo. Tras 45 días estuvo en coma Camila hoy vive una vida prácticamente normal, en un hecho que la junta médica no pudo explicar desde la ciencia, y que una comisión teológica analizará ahora si, como se intuye, esa curación milagrosa es debido a la intercesión del Beato Brochero. Si ésta segunda así lo verifica, restaría sólo un decreto del Santo Padre aprobando la Canonización.

Brochero sería así el primer santo argentino no mártir, el primero en nacer, vivir, y morir en la Argentina, y el segundo después de san Héctor Valdivieso.

 El obispo explica los pasos que la causa seguirá de aquí en adelante. “Para octubre, Dios mediante, la causa de Brochero irá a la comisión de los teólogos, que estudiarán la oración de intercesión, para corroborar que haya sido referida a Brochero para poder atribuir el milagro”, detalla el prelado. Para el vicepostulador de la causa, la comisión de cardenales y obispos“se reunirá en los primeros días de febrero, y tendrá el consistorio en febrero o marzo”. 

Monseñor Olivera explicó que la beatificación –ya concedida a Brochero- es un permiso para que una región, o una congregación, pueda venerar a alguien; en cambio, la canonización “es una manifestación solemne, en la que entra juego lo dogmático del Papa, y significa adscribir al nuevo cristiano ejemplar en el Libro de los Santos”, con veneración en la Iglesia universal. 

Posibles fechas de canonización

En viajes anteriores, el Papa Francisco manifestó a monseñor Olivera su intención de canonizar a José Gabriel del Rosario Brochero en un eventual viaje apostólico a la Argentina, que en ese entonces se estimaba para 2016. Sin embargo, el Papa no vendría al país sino hasta 2017, en parte por la agenda de actividades que le esperan con motivo del Año Jubilar de la Misericordia. 

“El Papa me había dicho que no tenía problema en venir. Ahora se está diciendo aquí en Roma, aunque yo no soy vocero del Papa, que su viaje sea recién en 2017. Queda ahora saber si la canonización será en Roma en 2016 o en Córdoba en 2017. Pero lo importante es que Brochero pronto será santo”,comenta el pastor de Cruz del Eje, la tierra donde vivió Brochero. 

Monseñor Olivera saludará celebrará el domingo 13 de septiembre una misa de acción de gracias por los avances de la causa en el santuario de Nuestra Señora del Tránsito y Beato Cura Brochero, en Villa Cura Brochero. 

El poder de la oración

“Estoy seguro de que Dios escucha la voz de su pueblo. Donde dos o tres piden algo en su nombre, el Señor lo concede. Siento la seguridad, la confianza y el respaldo de Dios, que escucha y concede lo que su pueblo le pide cuando son cosas buenas. No tenemos duda de que el Señor escuchó a su pueblo”,comentó, embargado por la emoción, monseñor Olivera. 

José Gabriel Brochero nació el 16 de marzo de 1840 en Villa Santa Rosa. “Madre, quiero ser como el Señor Cura”, dijo de niño, y se preparó en su juventud para ser ordenado sacerdote el 4 de noviembre de 1866, a los 26 años. Tuvo una primera opción de vivir heroicamente su sacerdocio cuando a los pocos meses, con la epidemia de cólera, se volcó de lleno a la atención de los enfermos. En 1872 se trasladó a Villa del Tránsito, hoy Villa Cura Brochero.

Inspirado por los ejercicios ignacianos de los jesuitas, el cura se propuso reimpulsarlos en su provincia y encabezaba increíbles cabalgatas de varios días “recolectando” fieles para sus retiros. Ésta actitud, y el progreso y desarrollo promovido en sus pagos, hicieron de su nombre uno reconocido en todo el territorio argentino, en parte gracias al impulso y el apoyo que recibía para sus obras, en parte por las graciosas anécdotas que incluso en vida circulaban de su misión pastoral. En su vejez, al haberse rodeado de enfermos hasta el punto de compartir el mate, enfermó de lepra. Murió ciego y sordo el 26 de enero de 1914. Las reseñas biográficas de la época, incluso en diarios nacionales, dan cuenta del afecto popular del que gozaba el Cura Brochero.

Fue beatificado el 14 de septiembre de 2013, ante 150.000 personas, tras probarse su intercesión en la curación de Nicolás Flores, niño de menos de un año que tras un accidente automovilístico perdió masa encefálica del cráneo. De probarse en la junta teológica su intercesión en este segundo milagro, ambos involucrarían la curación de niños.

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *