¿Cómo obtener una indulgencia plenaria el Domingo de la Misericordia en cuarentena por el coronavirus? Responde el P. Chris Alar

Camino Católico.-  A pesar de las dificultades para confesarse y acceder a la Comunión debido a la cuarentena por coronavirus, es posible obtener la indulgencia plenaria que se concederá el segundo Domingo de Pascua por la Fiesta de la Divina Misericordia. En sus apariciones a Santa Faustina Kowalska, Cristo, bajo la devoción del Señor de la Divina Misericordia; aseguró varias gracias a los que se acogieran a su misericordia.

“Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores… El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas… Que ninguna alma tema acercarse a mí, aunque sus pecados sean como escarlata”, dijo el Señor en una promesa que hizo a la santa polaca en una de sus apariciones místicas.

Más adelante, San Juan Pablo II instituyó oficialmente la indulgencia plenaria para esta fiesta que se celebra el segundo Domingo de Pascua en el “decreto sobre las indulgencias recibidas en la Fiesta de la Divina Misericordia”, un don que también puede alcanzar a los enfermos y los navegantes en altamar. Este año tendrá lugar el 19 de abril,

La indulgencia plenaria se concede al fiel que participe en actos de piedad realizados en honor de la Divina Misericordia con las condiciones habituales de confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Papa.

El sacerdote del Santuario Nacional de La Divina Misericordia (Estados Unidos), P. Chris Alar, reconoce que por la cuarentena establecida en varios países para combatir el coronavirus es muy difícil acceder a la confesión y a la Sagrada Comunión por la cuarentena, lo que traduce  Aci Prensa. Sin embargo, asegura que se pueden recibir las gracias especiales de la Divina Misericordia siguiendo estos tres pasos:

1.- Hacer un acto de contrición

Según el catecismo de la Iglesia Católica, si una persona no puede confesarse, puede realizar un acto de contrición.

“Entre los actos del penitente, la contrición aparece en primer lugar. Es ‘un dolor del alma y una detestación del pecado cometido con la resolución de no volver a pecar’”, señala el catecismo.

Este acto, aunque perdona los pecados veniales, obtiene el perdón de los mortales si se realiza con “contrición perfecta” y “si comprende la firme resolución de recurrir tan pronto sea posible a la confesión sacramental”.

2.- Realizar la Comunión espiritual

Primera imagen de Jesús de la Misericordia que se mandó pintar por Santa Faustina Kowalska, (1934)

Al no poder acceder a la Sagrada Comunión, el P. Alar aconseja realizar la Comunión espiritual, donde se pide a Dios que entre en el “corazón como si lo hubieras recibido sacramentalmente”, con la intención de acudir a la Eucaristía lo más pronto posible.

Para ello, se puede realizar la siguiente oración:

Creo, Jesús mío, que estás real y verdaderamente en el Cielo

y en el Santísimo Sacramento del Altar.

Te amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma,

pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente,

ven al menos espiritualmente a mi corazón.

Y como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno del todo a Ti.

Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti.

Amén

 

3.- Realizar una oración especial

El sacerdote recomienda realizar la siguiente oración:

Señor Jesucristo, Tú prometiste a Santa Faustina que el alma que ha estado en confesión (no puedo, pero hice un acto de contrición) y el alma que recibe la Sagrada Comunión (no puedo, pero hice una Comunión espiritual) recibirá el perdón completo de todos los pecados y castigos. Por favor, Señor Jesucristo, dame esta gracia.

“Te lo prometo, será lo más importante que hagas en toda tu vida. De hecho, podría ser la diferencia en tu salvación”, señala el P. Alar. “Por favor, no dejes pasar esta gracia”, agrega.

Santa Misa y adoración de la vigilia del segundo domingo de la Octava de Pascua, presidida por el P. Fernando Simón, en la Parroquia San Juan Crisóstomo de Madrid, 18-4-2020

Homilía del evangelio del Domingo: Abrirnos al don del Espíritu Santo para vivir en paz y en comunión con Dios y con los hombres / Por P. José María Prats

Del corazón traspasado de Cristo brota la misericordia de Dios que quiere abrazarnos a todos ¡Jesús, confío en ti! / Por P. Carlos García Malo


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *