Conor Mc Namee se alejó de la fe tras la separación de sus padres, se hizo Adicto a las drogas, se adentró en el reiki y el satanismo y un día clamó: «Dios, si eres real, te necesito»

*  «Pasaron los meses y empecé a tratar a Dios más como una persona que como algo abstracto. Un amigo solía hablarme de la fe. Un día, me habló de unas jornadas de estudio de la Biblia y oración, donde se rezaba por otras personas y la gente se encontraba con Dios. Le pregunté a mi amigo si podía ir a una de esas jornadas e invitó a su casa a los Franciscanos de la Renovación de Derry, me impusieron las manos y rezaron por mí. Sentí un calor inmenso por todo mi cuerpo. Tenían muchas citas de las Escrituras para mí, concretamente una sobre la comida que dice que `¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra?´. Sentí que Dios quería curarme de mi enfermedad. Esa noche me dijeron que Dios es un padre que me invitaba a volver, que me llamaba a ser su hijo otra vez. Me fui y me sentí distinto. Sabía que algo había cambiado. Aprendí de nuevo el padrenuestro, el avemaría y empecé a rezar cada noche….»

*  «Fui a mi primer retiro de Jóvenes 2000, y me confesé después de 11 años. Confesé toda mi vida: sexo, drogas, magia negra, toda la ira y la soberbia. Lo arrojé todo a los pies del Señor. Cuando el sacerdote me dio la absolución, sentí como todo el peso, la carga y la oscuridad desaparecían. Tuvimos un rato de adoración. Estaba expuesto el Santísimo y sentí una suave llamada en mi corazón para ir hacia delante. Mientras estuve delante de rodillas, fue como si una ola de paz me inundase. Supe que era Jesús, y que Él me amaba. No tenía que demostrar nada para ganarme su amor»

Camino Católico.- Conor Mc Namee es Irlandés y tuvo una infancia feliz creciendo en una familia católica, pero sus padres se separaron cuando tenía 11 años. Cuando tenía 14 años, se declaró ateo y entregó su vida al mundo de la música, las fiestas, el alcohol, las chicas y las drogas diarias. Todo lo que quería en su vida era triunfar como músico: produciendo música y dando conciertos. Al desarrollar la enfermedad celíaca, busca salud en el reiki y acaba adentrándose seriamente en el espiritismo y la magia negra, pero tocó fondo y pidió a Dios una señal. En una entrevista en el programa Cambio de Agujas de H.M. Televisión, presentado por Cristina Casado, Conor explica su conversión en primera persona y esta es una síntesis escrita textual:

Pasé una infancia feliz, solo tengo recuerdos muy felices de aquellos años. Crecí en una familia católica `más o menos´, íbamos a misa los domingos e hice la comunión y la confirmación. Cuando tenía 11 años, mis padres se separaron y un año después volvieron a juntarse, pero hubo un cambio tras su separación. Dejaron de ir a misa, y cuando tenía 14 años, hice lo mismo y declaré que no creía en Dios. Entonces empecé a salir todas las semanas. Bebía en la calle con mis amigos y tan solo vivía para el fin de semana. Trasnochaba entre semana y estaba agotado en clase, hasta que llegaba el fin de semana y salía a beber. Era mi ciclo de vida. De vez en cuando tomábamos hachís y cannabis, y tuve alguna mala experiencia, pero desde los 20 años, comencé a consumir con frecuencia.

Tras terminar el instituto, estudié interpretación y producción musical en la Universidad de Derry. Me uní a una banda en la que ensayábamos 8 horas al día. Incluso llegamos a tocar en Finlandia o Irlanda y grabamos nuestra música en los estudios. Mi vida empezó a girar en torno a la música… Tenía relaciones con mi novia y comencé a explorar distintas opciones lejos de la fe… La vida consistía en conseguir placer, ser famoso y tocar delante de mucha gente.

Ya me drogaba todos los días, y por el estilo de vida que llevaba, me diagnosticaron celiaquía crónica, para siempre. No sabía cómo curarme, y comencé a investigar el reiki. Después de cada sesión, me sentía drogado, fuera de mí, y acabé perdiendo el interés…. Leí un libro sobre Led Zeppelin en el que Aleister Crowley hablaba de magia negra y de cómo su éxito se debía a los hechizos y rituales que hacían. Yo tenía un amigo que frecuentaba retiros de magia negra, así que fui a su casa, tomamos drogas y terminamos haciendo un símbolo de poder para que mi disco tuviese éxito.

Durante años, estuve entrando y saliendo de la magia negra, el reiki y otras prácticas espiritistas… Llegó un momento en que tenía dinero, piso, trabajaba en una tienda de discos e incluso pude hacer una gira musical internacional. Me iba bien, pero me sentía vacío… Tener una novia, vivir juntos, progresar en la relación y acabar rompiendo, eludiendo el matrimonio y compromiso… Mi vida era cada vez más caótica, sin control ni límites. Había tratado de sobrepasarlos todos. Tenía todo lo que siempre había querido en vida, pero algo en mi corazón me decía que había más. Estaba harto de lanzarme en búsqueda del éxito, conseguirlo y descender de nuevo. Era un bucle continuo.

Una noche, estaba acostado y casi llorando dije: `Dios, si eres real, te necesito´. Pasaron los meses y empecé a tratar a Dios más como una persona que como algo abstracto. Un amigo solía hablarme de la fe. Respondía a todas mis preguntas, y me gustaba lo que aprendía. Un día, me habló de unas jornadas de estudio de la Biblia y oración, donde se rezaba por otras personas y la gente se encontraba con Dios. Le pregunté a mi amigo si podía ir a una de esas jornadas e invitó a su casa a los Franciscanos de la Renovación de Derry, me impusieron las manos y rezaron por mí. Sentí un calor inmenso por todo mi cuerpo. Tenían muchas citas de las Escrituras para mí, concretamente una sobre la comida que dice que `¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra?´. Sentí que Dios quería curarme de mi enfermedad. Esa noche me dijeron que Dios es un padre que me invitaba a volver, que me llamaba a ser su hijo otra vez. Me fui y me sentí distinto. Sabía que algo había cambiado.

Aprendí de nuevo el padrenuestro, el avemaría y empecé a rezar cada noche…. Pasó una semana y pensé que si todo lo que habían dicho era cierto, si Dios es tan bueno, yo era Su hijo me amaba tanto, quizá podía estar sanado. Siempre me habían gustado mucho las galletas de chocolate. Esa semana estaba haciendo las compras. No estaba ni si quiera cerca del pasillo de galletas, pero mientras andaba, tuve una sensación extraña: tenía que comprar esas galletas que siempre me habían gustado y que ahora no podía tomar por mi enfermedad.

Anduve hasta el final del pasillo y ahí estaban, a mitad de precio. Pensé: ‘si Dios nos habla y da señales, eso tenía que ser una’. Cogí un paquete y me fui a casa. Solo iba a tomar un poco, ya que me ponía malísimo al tomar gluten. Pero decidí tener fe, ir a por todas, y comí la mitad del paquete. Pasaron las horas y estaba bien, ¡perfecto! Me fui corriendo a mi compañera de piso, la abracé y le dije: Jesús me ha curado.

Fui a la jornada de estudio de la Biblia, y desde entonces comencé a ir cada semana, cantábamos alabanzas, y empecé a conocer a Dios de verdad. Solo quería correr detrás de Dios. Conseguí mi propia Biblia y le pedí a un sacerdote, el padre Columba, que me ayudase a rezar de nuevo. Fui a mi primer retiro de Jóvenes 2000, y me confesé después de 11 años. Confesé toda mi vida: sexo, drogas, magia negra, toda la ira y la soberbia. Lo arrojé todo a los pies del Señor. Cuando el sacerdote me dio la absolución, sentí como todo el peso, la carga y la oscuridad desaparecían.

Tuvimos un rato de adoración. Estaba expuesto el Santísimo y sentí una suave llamada en mi corazón para ir hacia delante. Mientras estuve delante de rodillas, fue como si una ola de paz me inundase. Supe que era Jesús, y que Él me amaba. No tenía que demostrar nada para ganarme su amor… Ya no se trataba de lo buen músico que fuese, no importaba nada de eso…. Empecé a ir a la adoración todos los días, y experimenté una paz increíble en mi nueva vida. Solo quería difundir la fe para que los demás experimentasen la paz el amor y la alegría que yo había experimentado. Todo cambió. Me fue dado un fundamento en Dios. Me consagré a la Virgen, rezo el rosario cada día, también voy a misa y a la adoración eucarística. Corté con todo lo que no me acercaba a Dios, y desde ese momento, le hice el centro de mi vida.

Conor Mc Namee


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *