Cynthia García Egea se encontró con Cristo,  dejó su trabajo en la banca y ahora habla de Dios: «El Señor me postró ante Él revelándome que está Vivo y es nuestro Todo»

* «Cambia la vida totalmente al encontrarse con el Dios vivo, y a partir de ahí inicias tu proceso de conversión y tu vida tiene un sentido nuevo. Lloras mucho por no haberte encontrado antes con el Señor»

Camino Católico.-  Cynthia García Egea es murciana y su vida cambió el Martes Santo de 2014, en la catedral de Murcia, durante una consagración eucarística, allí conoció al Amor de los amores que le cambió la vida. Dejó su trabajo en la banca, después de 20 años y con un puesto directivo, y se abandonó en los brazos de Dios. «El Señor me postró ante Él, con todo Su Poder y todo Su Amor, revelándome que está Vivo y es nuestro Todo», dice Cynthia García Egea en el vídeo de Mater Mundi en el que cuenta su testimonio.

Cynthia García Egea

Nacida en 1974 en Cartagena (España), Cynthia García Egea recuerda una infancia muy feliz, en el seno de una familia con valores cristianos pero que no frecuentaba los sacramentos, no vivía la fe. Y, aunque lo descubriría años más tarde, «la fe hay que vivirla, no solo tenerla”, dice.

Fue bautizada y recibió la Primera Comunión, pero no así el sacramento de la Confirmación. Tampoco una formación espiritual profunda. En la adolescencia sucumbió al “espíritu del mundo”, como ella lo llama, a las propuestas de vida que lo mundano te va ofreciendo. “Tú cotejas con lo que conocías de casa y otras realidades que descubres fuera. En ese contraste te vas haciendo persona, una persona alejada de Dios y esclavizada por muchas cosas que no nos paramos a reflexionar si son buenas o no para nosotros”. A pesar de eso, Cynthia sentía que los valores que sus padres le habían transmitido eran, con mucho, lo mejor que conocía y que, junto a los sacramentos recibidos de niña, mantuvieron latente en ella la inquietud espiritual que años más tarde la llevaría de regreso al Padre.

Cynthia García Egea cuenta los detalles que la llevarían a un camino de Cruz, que ella entiende ahora como una purificación. Las pruebas le llevaron a una intensa búsqueda de la Verdad. Fue un camino lento en el que se fue enamorando de Jesús y acercándose a él a través de los Sacramentos. En la Semana Santa de 2014, Dios acudió a rescatarla. El viernes de Dolores se sintió redimida, sanada, por la Divina Misericordia. Y el martes Santo, Cynthia vivió una impresionante experiencia personal de Dios Eucaristía. Sería el detonante de su definitiva conversión, la puerta a una vida nueva. “El Señor me postró ante Él, con todo Su Poder y todo Su Amor, revelándome que está Vivo y es nuestro Todo”.

El Escultor de almas’

Después de aquel impactante encuentro, Dios fue esculpiendo su alma, poco a poco, poniendo en su camino a las personas adecuadas y los recursos que la ayudarían a crecer espiritualmente. «Cambia la vida totalmente al encontrarse con el Dios vivo, y a partir de ahí inicias tu proceso de conversión y tu vida tiene un sentido nuevo. Lloras mucho por no haberte encontrado antes con el Señor», subraya.

Cynthia estudió CC. Económicas y Empresariales. Había trabajado durante 20 años en el sector bancario, ocupando puestos de responsabilidad. Tras su conversión, dejó su actividad profesional y ahora se dedica en cuerpo y alma a hablar del Dios Vivo “que nos reclama adoración y reparación desde su soledad en tantos sagrarios”. “Estamos viviendo tiempos difíciles, pero también estamos en un tiempo de gracia especialísimo”, asegura. Y añade que “si dejáramos que Dios habitara en nuestros corazones, seríamos mucho más felices y el mundo sería diferente”.

Cynthia colabora en Radio María España, donde presenta el programa ‘Amaos’ y ofrece charlas y conferencias para dar a conocer la Palabra de Dios. En 2021 publicó “El Escultor de almas” (Ed. Monte Tabor), un relato novelado con testimonios eucarísticos reales y recientes, nunca revelados hasta ahora.

A Cynthia le llegaron unos testimonios eucarísticos escritos a mano que muchas personas habían ido depositando en la capilla de adoración perpetua del Palacio Episcopal de Murcia. Pidió permiso para llevárselos a casa, leerlos y transcribirlos. Así comenzó a gestarse El Escultor de almas.

Cynthia García Egea contando su testimonio

Pasaron los años y llegó la pandemia, ese tiempo oscuro que ha pospuesto tantas cosas, y esos testimonios que habían estado guardados durante cinco años en un cajón salieron de nuevo a la luz. «Los templos estaban cerrados, no podíamos participar de la Eucaristía ni del sacramento de la Confesión, no podíamos adorar, que era el sostén de mi vida… Y en esos meses, el Señor me puso todo lo que necesitaba y comencé a escribir El Escultor de almas», recuerda Cynthia.

Así, los testimonios dejaron de ser personajes anónimos y cobraron vida. Clara es la protagonista de la novela que vive una historia similar a la de Cynthia, una historia apasionante de amor con Dios, con sus escarceos también en el amor humano. Unos hechos que se desarrollan entre Murcia y Polonia. «Es divertida y fácil de leer», asegura su autora.

El libro, que va por su 2ª edición, está llevando a numerosas conversiones y experiencias del Amor de Dios Eucaristía. El libro se puede encontrar en librerías, grandes cadenas y plataformas online.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen