Diane Foley, madre de James Foley periodista de EEUU decapitado por el Isis: «Pido para que mi hijo no haya muerto en vano»

* «Mi fuerza deriva de mi fe. Dios dio a Jim una fuerza que no tenía antes. Por eso estamos agradecidos por Jim y por todas las personas que han orado por nosotros»


* «Su muerte y las torturas que ha sufrido fueron de algún modo similares a las de nuestro Señor y pienso que Dios le haya dado aquella fuerza así como siempre ha estado con él. Por eso, sí, lo puedo ver en un cierto sentido como un mártir moderno»

13 de septiembre de 2014.- (Aleteia Camino Católico)  Habla Diane Foley, a la revista Credere (14 setiembre), por primera vez desde la muerte de su hijo, la mamá del periodista estadounidense asesinado en Siria por el Isis el pasado 19 de agosto.

James Foley, de 40 años, freelance de Boston, autor de reportajes para Afp y otro medios, fue secuestrado en el noroeste de Siria el 22 de noviembre de 2012. Había documentado los conflictos en Irak, Afganistán y Libia donde, en mayo de 2011, fue secuestrado. En esa ocasión escribió una carta a la Marquette University, el colegio jesuita donde había estudiado, describiendo con pasión el poder de la oración. Una vez liberado y regresado a Siria fue agarrado para luego ser asesinado el mes pasado.

James creció en la fe y como católico y se había siempre dedicado a los más pobres. Por eso, había decidido ir a las zonas de guerra como reportero. Antes de volverse periodista, había trabajado como profesor de niños con dificultades.

Durante el primer secuestro en Libia, cuenta Diane, “había también comprendido cuánto las oraciones de las personas de todo el mundo lo habían ayudado. Cuando volvió a casa después de 44 días de cautiverio en Libia, permaneció increíblemente sorprendido por esta participación. Por eso, aunque en Siria no era posible ningún intercambio de información, estoy segura que Jim sabía que no estaba solo. Los rehenes que estaban con él y que fueron liberados me confirmaron cómo él encontró fuerza en ello, además de en la oración”.

“Sé que veía más sufrimiento a través de su trabajo, su fe y su sentido de misión aumentaban al punto que enseñar a los niños no le bastaba– continuó -. Quería escribir las historias y contar las condiciones de todos los seres humanos durante un conflicto, por todas partes del mundo”.

Diane recuerda haber tenido en diciembre algunos intercambios de email con sus secuestradores y haber pagado mucho para que fuera liberado: “Me consuela saber, como me dijeron los rehenes liberados, que Jim siempre buscó encender una luz de esperanza en su corazón y en el de los demás. Por eso estamos agradecidos con Dios por este hijo”.

Pero ¿perdieron alguna vez la fe los padres de James? “Mi fuerza deriva de mi fe. Dios dio a Jim una fuerza que no tenía antes. Por eso estamos agradecidos por Jim y por todas las personas que han orado por nosotros. Y nosotros, como familia, esperamos llevar adelante la herencia que Jim ha dejado en este mundo”.

La madre del reportero luego dijo querer crear una fundación en memoria de su hijo en la esperanza de poder “proteger a otros periodistas comprometidos en los frentes de guerra” y “abrir un diálogo a nivel internacional sobre cómo deben ser enfrentadas las negociaciones para los rehenes”.

“Su muerte y las torturas que ha sufrido– concluyó – fueron de algún modo similares a las de nuestro Señor y pienso que Dios le haya dado aquella fuerza así como siempre ha estado con él. Por eso, sí, lo puedo ver en un cierto sentido como un mártir moderno. Pero lo que pido es que él no haya muerto en vano. Espero que la gente en el mundo haya sentido suficiente horror por su muerte para sentir más compasión, como él quería. Pido para que mi hijo no haya muerto en vano”.

Padres de James Foley, periodista decapitado: «Jimmy está en las manos de Dios. Sabemos cómo Dios trabaja, sabemos que ahora está en el Cielo”

El Papa Francisco queda impresionado de la fe de la madre de James Foley, periodista decapitado, tras hablar con ella por teléfono

La fe de James Foley, el periodista americano decapitado por islamistas: Tras su cautiverio en Libia en 2011, el joven relató cómo le ayudó rezar el rosario

Comentarios 0