Fernando Sánchez, embajador de Costa Rica en el Vaticano, atribuye al Padre Pio la curación milagrosa de su hijo

 

17 de junio, 2011.- Fernando Sánchez es el embajador de Costa Rica ante el Vaticano, aunque lo que le ocurrió no tiene nada que ver con actos protocolarios. Según cuenta, su hijo Fernando Felipe está vivo gracias a un milagro del Padre Pío. Lo cuenta en su libro “Nace un hijo espiritual: Nuestra historia con el padre Pío de Pietrelcina”.Todo ocurrió hace cuatro años. El niño nació con graves problemas de corazón. Los médicos no dieron esperanzas, pero algo pasó después que rompió todos los esquemas.

Fernando Sánchez explica que “mi hijo tenía un problema cardíaco muy serio, estuvo en cuidados intensivos por una semana. Nada lo sacaba de ese problema, el 23 de setiembre de 2007, el día del Padre Pío, el Padre Gabriel Corrales, entró al hospital para ver a mi hijo. El oró, precisamente con una reliquia del Padre Pío. Entró a neonatos a eso de las 12:00 de la noche. A mí me llaman para decirme: “Mire, don Fernando, hay un sacerdote con su hijo”. Yo me imagino lo peor y salgo corriendo para neonatos, para cuidados intensivos y me los encuentro efectivamente al padre con una reliquia del Padre Pío orando encima de la cuna de mi hijo. Yo me uní, no hice más que eso”.

“Dos Horas después el corazón del niño latía con normalidady los médicos al día siguiente suspendieron todo el tratamiento y le quitaron toda la medicación. Luego mi esposa, que había perdido el 50% de la función renal, se le normalizó. Tan fuerte fue eso que escribí un artículo y se lo mandé a fray Carlo María Laborde, guardián del convento del Padre Pío. El me convenció de que tenía que publicarlo. Vino a Costa Rica para conocer a mi hijo. Para mi es un milagro y esto pasó hace cuatro años en el 2007. Desde entonces somos devotos del Padre Pío, mi familia y mis hijos. yo no tengo ninguna duda que él está intercediendo por nosotros”, asegura Fernando Sánchez.

El ex diputado y ahora embajador de Costa Rica ante el Vaticano, comentó que desde entonces, se un estudioso de la obra del Padre Pío. “Yo espero que quienes lean mi libro, sepan un poquito de quien era el Santo”, explica.Ellibro comienza con una presentación de Fray Carlo María Laborde, guardián del convento del Padre Pío, luego viene un testimonio completo de la sanación de su hijo y su esposa, después una biografía del Padre Pio y una serie de frases que ayudaron a Sánchez a salir adelante. Finalmente aparece una conclusión del Padre Gabriel Corrales., quien oró por el niño. “Yo escribí este libro en las madrugadas”, asegura el embajador de Costa Rica ante la Santa Sede.

Cuatros años después del dramático suceso Fernando Sánchez cuenta cómo es ahora la relación de su hijo con el Padre Pío:“Lo más lindo ha sido ver la reacción de mi hijo porque cuando ve una foto del Padre Pío dice que es un amigo de él”. El embajador le contó a Benedicto XVI lo que le había pasado a su hijo y el Papa ese mismo día quiso conocerlo.

El vídeo-testimonio

 

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *