Gustavo Goñi encontró el amor de Cristo, abandonó su vida homosexual de 30 años y dejó su adicción a la pornografía

“Ha sido una experiencia muy dolorosa en su inicio, aleccionadora en su contenido pero sobre todo profundamente liberadora, puedo afirmar que no entiendo como la mayor parte de mi vida decidí permanecer al margen de Jesucristo. Dios nunca se ha ido de la vida de cada uno de nosotros, somos los seres humanos los que mantenemos distancia de Él, si algo me queda claro es que Dios respeta la libertad que ganó para cada uno de nosotros en esa Cruz en la que derramó hasta la última gota de su sangre para darnos libertad sobre la muerte eterna”

16 de junio de 2016.- (Gustavo Goñi / EWTN  / Camino Católico)  Gustavo Goñi, autor del libro“Homosexual convertido”, explica como salió de la homosexualidad, dejó su adicción a la pornografía y encontró el amor de Cristo en una entrevista realizada por Alejandro Bermúdez en el programa “Cara a Cara” de EWTN , que puede verse en el vídeo. Además publicamos una entrevista escrita complementaria donde Gustavo Goñi explica algunos aspectos de su nueva vida en Cristo:

– Gustavo, ¿qué fue lo que te llevó a convertirte o regresar a Dios?

– Ahora estoy convencido que nunca dejamos de ser de Dios, pero en mi caso particular estuve más de 30 años alejado de cualquier tema que tuviera que ver con la Iglesia Católica, pues mi estilo de vida en su comportamiento me alejaba de manera automática de su presencia pero no así de su gracia.

– ¿Me imagino que alguna razón en especial te llevo a experimentar este proceso de conversión?

– Fueron una serie de sucesos y eventos personales a partir del año 2010 los que me llevaron a este “Encuentro personal con Jesús” que es el título de mi primer libro y que debo decir no fue voluntario, jamás hubiese proyectado ni remotamente que esto habría de suceder.

– ¿A qué te refieres con esto?

– A que si hace casi 5 años alguien me hubiera dicho que escribiría libros y daría conferencias acerca de Dios o en el tema de valores y motivacionales, me habría causado mucha risa y no por una falta de respeto a Dios sino porque evidentemente no tendría nada que hablar de algo que me era totalmente desconocido.

– ¿Si pudieras resumir este proceso como seria?

– Cuando recapitulo acerca de ello no es tan sencillo de explicar o necesitaría un poco más de tiempo para tratar de hacerlo de la manera exacta, solo puedo decirte que ha sido una experiencia muy dolorosa en su inicio, aleccionadora en su contenido pero sobre todo profundamente liberadora, puedo afirmar que no entiendo como la mayor parte de mi vida decidí permanecer al margen de Jesucristo.

– ¿En tu perspectiva es difícil encontrar a Jesús?

– Es mucho más sencillo de lo que pensamos, en realidad Dios nunca se ha ido de la vida de cada uno de nosotros, somos los seres humanos los que mantenemos distancia de Él, si algo me queda claro es que Dios respeta la libertad que ganó para cada uno de nosotros en esa Cruz en la que derramó hasta la última gota de su sangre para darnos libertad sobre la muerte eterna.

– Tu segundo libro “Homosexual Convertido” aborda un tema fuerte.

– Dices bien, es un tema fuerte en su contenido pero sobre todo en su concepción, ya que cada uno de nosotros la percibe de una manera diferente y esto va mucho más allá de tratarse de un tema de homosexualidad en el que evidentemente he vivido la mayor parte de mi vida, sino que nos abarca en la esencia humana de cada uno de nosotros, es decir a una madre soltera, a quien se ha practicado un aborto, concubinatos, problemas de alcoholismo, drogadicción, divorcios, abandono, separaciones, traiciones y un sin fin de enunciados en los que vivimos la mayoría de las personas en cualquier cultura o parte del mundo.

– ¿Por qué compartir tu historia?

– Fíjate que es una pregunta que me realizan con mucha frecuencia y la respuesta es la misma siempre, cuando Jesucristo me llamó a su encuentro tenía todo esto planeado y proyectado en sus tiempos y formas. Él siempre me llevo de la mano y en absoluta libertad de que yo decidiera hasta donde llegar en este proceso, y como su conducta radica en la Misericordia me pidió que compartiera esta experiencia de vida en todos sus apartados y sin ningún tipo de simulación, es evidente que sencillo no ha sido pero es lo menos que puedo hacer al brindarme esta oportunidad de reconciliación conmigo mismo, con mi pasado y sobre todo con Él.

– Al leer tus libros o escuchar alguna de tus conferencias, ¿qué podemos encontrar?

– Esto más que tratarse de una historia personal es el desarrollo de todo aquello que puede hacer Dios por nosotros cuando le damos una pequeña oportunidad de actuar e intervenir en nuestras vidas, reitero que más que solo centrarme en un tema de homosexualidad con sus posibles consecuencias personales, familiares, sociales y religiosas es llegar a un punto de encuentro y equilibrio en el alma y que solo puede ser proporcionado por la gracia de Dios. En Gustavo Goñi no existe ningún tipo de mérito o merecimiento en este proceso y ahora proyecto de vida.

– No te pregunto cosas específicas del contenido de tus libros para no quitarles la oportunidad a los lectores de leerlo y sacar sus propias conclusiones.

– Te lo aprecio mucho ya que más que leerme a mí, estarán leyendo a Jesucristo ya que él es el autor de ambos, de mí solo ha tomado la experiencia personal, las emociones, miedos, dudas y todo aquello en que he vivido la mayor parte de mi vida, lo más doloroso del pasado de cada uno de nosotros es reconocer la miseria humana, verla de frente y sufrirla cada día.

– ¿A que te refieres con miseria humana?

– A lo pequeños que siempre seremos ante la presencia y magnificencia de Dios, jamás podremos ganarle en inteligencia, misericordia y divinidad.

– ¿Consideras que esto es una cuestión de Fe?

– Absolutamente y te lo dice alguien que vivió más de 30 años sin ella, pero por que no la conocía. Ahora entiendo de manera muy clara que la Fe sin la presencia del Espíritu Santo se convierte en una religión vacía, hueca, vana y sin ningún tipo de sentido, lo que hace fuerte a la Iglesia no son las imágenes o los edificios fastuosos, sino la presencia viva y real de Cristo en el Santísimo Sacramento.

– ¿Tuviste algún tipo de aliado en este proceso?

– Por supuesto que sí, fue María Santísima la que a través de su Inmaculado Corazón me conduce a diario al Sagrado Corazón de Jesús. Es hermoso comprobar como ambos corazones están unidos y que fue justamente ella la que a pesar de mis formas y estilo de vida siempre me cuido y de manera paciente me condujo poco a poco al encuentro personal con su hijo y quiero hacer un hincapié en que a pesar de mis pesares y aun sin desearlo la Virgen de Guadalupe más que aliada se portó, y lo sigue haciendo, como una Madre a quien agradezco profundamente y a diario a través de su Santo Rosario su gran amor por mi como en su momento lo recibió de Juan al pie de la Cruz.

– ¿A quienes están o estamos lejos de Dios que nos aconsejas?

– No me considero con ningún tipo de autoridad moral para hacer recomendaciones, pero lo que sí puedo decir con absoluta libertad, amor y agradecimiento, es que nunca en mi vida me había sentido tan bien y hasta hace 4 años con 6 meses desconocía lo que era amar de verdad. Amo profundamente a Jesús de Nazaret que es el mismo de cada uno de los que ahora nos hacen el favor de leer esta entrevista.

– ¿Algún mensaje final?

Que jamás nadie los haga creer, ni la Iglesia misma que Dios nos condena o quiere lejos de Él. No importa de qué lado de la banqueta estemos caminando siempre tendremos acceso a la gracia y Misericordia de Dios, nos ama a todos por igual y mientras cada día nos hace el favor de levantarnos por la mañana, es que está esperando por nosotros y desea más que nadie ese encuentro personal con Él. Que Dios nos bendiga a todos y logremos escribir nuestra historia de una manera diferente, en todo caso esto no solamente se trata de un tema religioso, sino de un tema de valores.

Si así es, ahora es Dios quien maneja mi agenda y yo estaré en donde sea necesario y sobre todo en donde pueda aportar algo que sea de ayuda para los demás. Muchas gracias por el favor de su atención.