La muerte de la abuela: ¿Hay que hablar a los niños de la muerte? / Por José María Contreras *

1 de mayo de 2010.- Ha muerto mi madre y no sé cómo decírselo a mi hija, que tiene seis años. No quisimos que la viera y le hemos dicho que está de viaje y ella pregunta con frecuencia acerca de cuándo viene la abuela, pues tenía muy buena relación con ella. Mi mujer dice que ya se le olvidará, pero que a la niña no hay que decirle nada, yo estoy dudando. ¿Cuál es su opinión?

(Alba / Escuela de Familias) Yo creo que es un error engañar a los hijos. Nunca hay que mentirles. Lo que pasa es que hay que decirles la verdad que sean capaces de soportar. Un niño de seis años es capaz de entender que las personas se mueren y, lógicamente, sufrirá, pero es el sufrimiento que le toca vivir en ese momento. Lo que hay que hacer es darle salida a ese sufrimiento.

Si se le dice que uno se muere y lo meten bajo tierra y ya está, le parecerá injusto y no entenderá nada. Pero si se le dice que se ha ido con Dios, que es el destino final de cada uno de nosotros y que, antes o después, todos nos reuniremos con Dios cuando seamos mayores, el niño lo entenderá perfectamente. A un niño lo que le parece una injusticia es que después de esta vida no haya nada. No olvidemos que los niños, al ser más puros, tienen más facilidad para llegar a las verdades esenciales del ser humano. Por eso es tan importante la educación en la fe.

Muchas veces a los que nos crea un problema es a los padres, porque no vivimos de acuerdo con la verdad de que después de esta vida hay otra. Eso al niño le crea una dicotomía, que le turba y luego le cuesta más entender las verdades fundamentales del hombre. Se les quiere ocultar a los hijos la verdad sobre el destino del hombre y lo único que se consigue es hacerles daño a ellos y, de paso, a nosotros. La educación en los momentos duros de la vida es muy importante, porque es cuando, de verdad, les sale a los padres lo que creen y la intensidad de sus creencias. Si no aprovechamos estos momentos, estamos perdiendo una ocasión única de educar. De ahí la importancia de actualizar continuamente nuestras creencias para poder vivirlas mejor. O sea, la importancia de adquirir formación en el terreno espiritual.


* José María Contreras
orientador familiar y director del programa "Familia" (Popular TV). Casado y padre de 3 hijos, es autor de varios libros sobre relaciones entre esposos y educación de los hijos. Dirige la sección del "Consultorio" del semanario Alba. Se dedica al mundo de la formación de Directivos y colabora en distintos medios de comunicación

Comentarios 0