Marcin Kwaśny, actor y director: «Alejado de Dios, era anticatólico, alcohólico y en 2013 recé: ‘Señor Jesús, si existes, ayúdame, porque no salgo adelante’. Y me confesé»

* «Fui liberado de todas mis esclavitudes. Yo mismo experimenté su increíble efecto, que incluso me exorcizó. Si uno ama a Dios, quiere purificarse, tener una buena relación con Él, estar en estado de gracia santificante, necesitamos convertirnos cada día, pedir a Dios de rodillas que multiplique nuestra fe, porque somos personas débiles. Esto es normal. Pero si una persona es capaz de admitir sus propias debilidades, entonces deja espacio para que actúe el poder de Dios.  Jesús es el mejor terapeuta. Él ha enderezado los caminos que yo había confundido mucho a causa de mis acciones pecaminosas. Todavía estoy trabajando en mí mismo. Él me muestra su voluntad. La vida se trata de buscar la voluntad de Dios, no luchar por tus propios planes. A menudo me pregunto qué espera Dios de mí. ¿Cómo ve él mi vida? Desde que empecé a pensar así, mi vida ha cambiado. Durante 18 años, cuando vivía lejos de Él, estuve inquieto, temeroso. Ahora estoy más tranquilo. Voy a confesarme regularmente, al menos una vez al mes. Quiero estar limpio ante Dios»

A.L.M. / Camino Católico.-  Marcin Kwaśny  destacado actor, guionista, director de teatro, televisión y cine, nació en 1979 en Tarnow, ciudad polaca de 118 mil habitantes. Con 15 años Marcin empezó a mostrar habilidades y vocación, al protagonizar en su escuela la obra teatral “Encrucijada de Amor”. Sin embargo, Marcin se jactaba en publicó de ser ateo en un país de mayoría católica, vivía de excesos y acabó alcohólico y con su primer matrimonio destruido. Al tocar fondo optó por orar: «Durante 18 años estuve fuera de la Iglesia, alejado de Dios. Era anticatólico, anticlerical y en 2013 dije esta frase: ‘Señor Jesús, si existes, ayúdame, porque no salgo adelante’», explica en el programa Wierzę w Boga (Creo en Dios), emitido por Trwam TV en 2019.

Transcurrieron seis meses desde aquella oración y Marcin decidió dar un paso más y consolidar su conversión: «Me confesé y fui liberado de todas mis esclavitudes. Yo mismo experimenté su increíble efecto, que incluso me exorcizó». Desde entonces acude periódicamente a confesarse: «Si uno ama a Dios, quiere purificarse, tener una buena relación con Él, estar en estado de gracia santificante, necesitamos convertirnos cada día, pedir a Dios de rodillas que multiplique nuestra fe, porque somos personas débiles. Esto es normal. Pero si una persona es capaz de admitir sus propias debilidades, entonces deja espacio para que actúe el poder de Dios».

Marcin Kwaśny confidencia en Aleteia que “yo tenía miedo de ir a confesarme. Unos meses después de que dejé de beber y fui tocado por la gracia de la fe, fui a confesarme. Esa confesión fue un punto de inflexión en mi relación con Jesús. Me di cuenta de que no era el sacerdote quien me había perdonado estos pecados, sino Jesús mismo. Él no quita aquello a lo que el hombre se aferra. A veces las personas se sorprenden de que piden algo y no se les libera. Luego se quejan de que Dios no les ayudó en algo. El camino de la mente al corazón es uno de los más largos. Dios cumple los deseos del corazón”.

Marcin Kwaśny tenía miedo de ir a confesarse pero cuando lo hizo fue liberado por Cristo de todas sus esclavitudes incluido el alcohol

Jesús es el mejor terapeuta

Para Marcin, “Jesús es el mejor terapeuta. Él ha enderezado los caminos que yo había confundido mucho a causa de mis acciones pecaminosas. Todavía estoy trabajando en mí mismo. Él me muestra su voluntad. La vida se trata de buscar la voluntad de Dios, no luchar por tus propios planes. A menudo me pregunto qué espera Dios de mí. ¿Cómo ve él mi vida? Desde que empecé a pensar así, mi vida ha cambiado. Durante 18 años, cuando vivía lejos de Él, estuve inquieto, temeroso. Ahora estoy más tranquilo. Voy a confesarme regularmente, al menos una vez al mes. Quiero estar limpio ante Dios”.

Una de las dificultades que tuvo que superar Marcin para abrazar su conversión fue perdonarse a sí mismo: “Perdonarse a uno mismo es muy difícil. No puedes perdonar a otros sin perdonarte a ti mismo. Yo también tuve un problema con eso. Quizás nunca lo hubiera hecho si no hubiera experimentado la misericordia de Dios. Estoy en una relación con Jesús. Me permite perdonarme a mí mismo y a los demás. Solía ​​estar muy cansado de guardar rencor a los demás. Desde que me convertí, no tengo rencor hacia la gente. Incluso si lo siento, perdono voluntariamente. Todo el mundo es débil, pero es Dios quien da la fuerza para perdonar”.

Para Marcin Kwaśny Jesucristo es el mejor terapeuta

El sueño con la Virgen y Dios en el centro del matrimonio

Después de su conversión soñó con la Virgen y valora así su experiencia: “Soñé con María. Ella no me dijo nada, solo sonrió. Ella nos lleva a Jesús. Explorando su vida, el hombre aprende a conocer a Dios en silencio y humildad de corazón. Su vida es un ejemplo de que todos pueden seguir el camino de la gratitud, para aprender a decir ‘Sí’ a Dios. Hablo con Dios todos los días. Trato de encontrar tiempo para él. Me encanta la adoración y el rosario. Asisto a misa no solo los domingos, sino también durante la semana. Leo la Santa Biblia todos los días, es alimento para el alma”.

Dios ocupa todas las áreas de la vida de Marcin y también es el centro en la vida matrimonial: “Conocí a mi esposa en Londres, en el instituto cultural POSK. Recité poemas y Klaudia interpretó las canciones. Empezamos a hablar y a hacernos amigos. Entonces nuestra relación se convirtió en algo más profundo. La oración común une a los esposos. Dios está obrando en el sacramento del matrimonio. Siempre podemos contar con su ayuda. Es importante hablar honestamente sobre las expectativas y necesidades. Necesitas apreciar a la otra persona por sus esfuerzos diarios. Pertenecemos a la comunidad Reina de la Paz. Vamos a la iglesia, rezamos juntos”.

El corto “La Confesión”, para llegar a los alejados de Dios decidió hacerlo rezando en adoración

Siete años después de aquel encuentro con Dios, cual opera prima de su propia vida, recreando espacios y vivencias transversales a millones de seres humanos, vería la luz un poderoso fruto de la Gracia: el cortometraje, dirigido por Marcin, que lleva por título «Spowiedź (La Confesión)» que con más de 207 mil visualizaciones se ha vuelto viral en YouTube.

El actor protagonista del corto «La Confesión

La idea de esta película  se le ocurrió así: “Una vez leí que en Polonia la mayor secularización tiene lugar entre los jóvenes. Cada vez más personas eligen la apostasía. Además, yo mismo viví alejado de Dios y de la Iglesia durante 18 años. Quería mostrar en la película que este sacramento es muy importante. No oculto que la decisión de esta película fue rezada. En la adoración oí claramente en mi corazón que debía hacerla, que se encontraría dinero para ello. Y efectivamente, se encontraron fondos y personas increíbles se unieron al proyecto. Dios me dio el mejor equipo de actores y productores», señala Marcin Kwaśny.

Tras su lanzamiento le preguntaron si no temía que «La Confesión», debido a algunas escenas controvertidas, pudiera ser recibida negativamente. Marcin respondió: «No tengo miedo porque el propio Jesús dice que no vino a los sanos, sino a los enfermos, a los que no están bien. Cuando hacía la película, pensaba en la gente que está lejos de Dios, que no le conoce, que no está tocada por su gracia… Diálogos más explícitos tienen la posibilidad de hablarles (a los jóvenes) con más fuerza».

Refiriéndose a las escenas más llamativas del cortometraje, Marcin asegura que “algunas personas tienen objeciones, especialmente cuando se trata de escenas de sexo y promiscuidad. Quería llamar a las cosas por su nombre. Jesús sufre por los pecados de impureza. Muchos jóvenes se preguntan por qué la castidad prematrimonial. Piensan que si aman a alguien, pueden acostarse con él. No funciona así. La castidad prematrimonial es tratar a la otra persona con madurez y responsabilidad. Janek, el protagonista de la película, trata a las mujeres de manera instrumental. Yo también hice eso cuando vivía lejos de Dios”.

El vídeo de “La confesión” puedes visualizarlo activando los subtítulos en español 


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen