Papa Francisco a evangélicos en Turín: «Por parte de la Iglesia católica les pido perdón por las actitudes no cristianas. En nombre del Señor Jesucristo, perdónenos»

* «No podemos sino ponernos tristes frente a las luchas y a las violencias realizadas en nombre de la fe, y pido al Señor que nos dé la gracia de reconocernos todos pecadores y de sabernos perdonar los unos con los otros… Es por iniciativa de Dios, que no se resigna jamás frente al pecado del hombre, que se abren nuevos caminos  para vivir nuestra fraternidad, y a esto no podemos substraernos»

22 de junio de 2015.- (Ary Waldir Ramos Díaz / Aleteia / Radio VaticanoCamino Católico)  “Por parte de la Iglesia católica les pido perdón por las actitudes y los comportamientos no cristianos, incluso no humanos que, en la historia, hemos tenido contra de ustedes. En nombre del Señor Jesucristo, perdónenos”, expresó el Papa Francisco este lunes en su visita al Templo Valdense de Turín, mientras cumple la última jornada de su viaje pastoral (21-22 de junio) a la ciudad capital de la región Piamonte, en el norte de Italia.

El Papa fue acogido a la entrada del templo por el moderador de la Mesa Valdense, el pastor Eugenio Bernardini, por el Presidente del Consistorio de la Iglesia Evangélica Valdense de Turín, Sergio Velluto, y por el titular de la Iglesia Evangélica Valdense de Turín, el Pastor Paolo Ribet.

 “Estamos profundamente agradecidos al Señor de constatar que las relaciones entre católicos y valdenses hoy son cada vez más profundas, basadas en el mutuo respecto y en la caridad fraterna”, afirmó Francisco. 

El Papa y el pastor Bernardini destacaron que existen ejemplos recientes y concretos de este diálogo común: “La publicación en italiano de una traducción inter-confesional de la Biblia, la sintonía pastoral por las celebraciones del matrimonio y, más recientemente, la redacción de un llamamiento conjunto contra la violencia a las mujeres”.

En este sentido, conmemoró “los contactos cordiales” en diversos contextos locales “compartiendo la oración y el estudio de las escrituras”, además de los “regalos ecuménicos” entre la Iglesia valdense, y la Iglesia católica, y citó el ejemplo en Pinerolo (Italia): en la vigilia pascual, se intercambiaron el vino y el pan para la celebración. 

Pero, el paso que el Papa remarcó ha sido el de la difusión de la fe común en Cristo. “Animados por estos pasos, estamos llamados a continuar y caminar juntos; un ámbito en el cual se abren amplias posibilidades de colaboración entre valdenses y católicos es el de la evangelización”.

El Papa propuso realizar un camino común para acompañar a las personas que sufren y a los necesitados. “Conscientes de que el Señor nos ha precedido y siempre nos precede en el amor (Jn 4, 10),vamos juntos al encuentro de los hombres y de las mujeres de hoy, que a veces parecen distraídos e indiferentes, para transmitirles el corazón del Evangelio”.

La comunidad valdense regaló al Obispo de Roma una Biblia. Se trata de la primera traducción en francés promovida por esta Iglesia, realizada en el año 1532, con una dedicatoria especial “en ocasión de la visita del hermano Francisco”.
La Iglesia valdense tiene dos brazos: uno en Europa, en Italia y otro en América Latina, especialmente en la Iglesia Evangélica del Rio de la Plata que nació en 1956 en Argentina y Uruguay.

El Papa fue llamado por los valdenses en este encuentro “el hermano de la Iglesia apostólica romana”, “querido hermano en Cristo, Francisco”.  Así se remarcó un camino ecuménico abierto, el diálogo entre cristianos, implícito en esta visita de Francisco. 

El moderador de la mesa de la Unión de las Iglesias Valdenses metodistas, Eurgenio Bernardini, manifestó que esperan que para los 500 años de la Reforma Protestantes haya un acercamiento con la Iglesia de Roma, en la mesa está el deseo de una comunión completa con el Romano Pontífice en el año 2017, además consideran con esperanza las enseñanzas de la Evangelii Gaudium, el documento programático de Francisco que apoya el diálogo y posible comunión con otras comunidades cristianas.

Benardini confirmó que el ecumenismo crece en el servicio a los huérfanos, las viudas y los extranjeros, que es una llamada evangélica. El pastor Eugenio Bernardini habló de saltar “un muro alzado hace 8 siglos para separar a los valdenses, excomulgados y tachados de herejía. Un movimiento hecho por laicos, que difundía la Biblia por las calles en el idioma del pueblo (lengua vernácula)”.

Movimiento ecuménico

Francisco, después de un gesto de humildad pidiendo perdón a los valdenses, aseguró que la unidad se hace poniéndose en camino y “esta unidad en el Espíritu Santo no significa uniformidad”.  “Lamentablemente ha sucedido y continúa ocurriendo que los hermanos no aceptan su diversidad y terminan por hacerse la guerra el uno contra el otro”.

En una visión concreta, el Papa invitó a aceptar las diferencias, pero no la violencia religiosa. 

“Reflexionando sobre la historia de nuestras relaciones, no podemos sino ponernos tristes frente a las luchas y a las violencias realizadas en nombre de la fe, y pido al Señor que nos dé la gracia de reconocernos todos pecadores y de sabernos perdonar los unos con los otros”, dijo Francisco a los representantes valdenses y metodistas.

En un discurso de diálogo esperanzador, exhortó al perdón. “Es por iniciativa de Dios, que no se resigna jamás frente al pecado del hombre, que se abren nuevos caminos  para vivir nuestra fraternidad, y a esto no podemos substraernos”. 

Cabe destacar que en una visita pastoral a Nápoles el pasado 28 de julio 2014, el Papa Francisco pidió también perdón a los pentecostales por las persecuciones durante el fascismo. “He venido a encontrar a mis hermanos” afirmó en esa ocasión, ante los fieles de la Iglesia pentecostal durante su segunda etapa del viaje a Caserta, sur de Italia.

Comentarios 0