Papa Francisco en homilía en Santa Marta, 5-5-2020: «La esclavitud de la riqueza, la rigidez, el clericalismo, la pereza y la mundanidad nos impiden seguir a Jesús»

* «Falta la libertad. Y uno no puede seguir a Jesús sin libertad. «Pero a veces la libertad va más allá y uno se resbala». Si es verdad. Es verdad. Podemos resbalar caminando en libertad. Pero es peor resbalar antes de andar, con todas esas cosas que nos impiden andar hacia adelante. Que el Señor nos ilumine para ver, dentro de nosotros, si hay libertad de pasar la puerta que es Jesús e ir más allá para convertirnos en ovejas de su rebaño»

Video completo de la transmisión en directo de Vatican News de la  homilía del Papa traducida al español

* «Recemos hoy por los muertos que murieron por la pandemia. Murieron solos, murieron sin la caricia de sus seres queridos, muchos de ellos, ni siquiera con el funeral. Que el Señor los reciba en la gloria»

5 de mayo de 2020.- (Camino Católico)  Francisco ha presidido la misa en la Casa Santa Marta este martes de la cuarta semana de Pascua. En la introducción, Francisco ha dirigido sus pensamientos a los que han muerto a causa del coronavirus:

“Recemos hoy por los muertos que murieron por la pandemia. Murieron solos, murieron sin la caricia de sus seres queridos, muchos de ellos, ni siquiera con el funeral. Que el Señor los reciba en la gloria”.

En su homilía el Papa comentó el Evangelio de hoy (Jn 10:22-30) en el que los judíos le piden a Jesús que diga abiertamente si es el Cristo. Pero el Señor responde: «Os lo dije y no creéis. Las obras que yo hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis porque no sois ovejas de las mías». Pero no crees porque no eres parte de mis ovejas. Esto – dijo el Papa – plantea una duda: ¿pero creo? Y se preguntó: ¿qué me detiene frente a la puerta, que es Jesús? “Hay actitudes previas a la confesión de Jesús. Incluso para nosotros, que estamos en el rebaño de Jesús. Son como «disgustos prejuiciosos», que no nos permiten avanzar en el conocimiento del Señor».

Francisco ha enumerado algunas actitudes que nos impiden formar parte de las ovejas de Jesús: la esclavitud de la riqueza, la rigidez, el clericalismo, la pereza, la mundanidad. Sin libertad no podemos caminar hacia Jesús ha subrayado. En el vídeo superior Vatican News de visualiza y escucha la homilía del Papa traducida al español, cuyo texto completo es el siguiente:

Jesús estaba en el templo, se acercaba la fiesta de la Pascua (Jn 10, 22-30). Los judíos, en ese momento, lo rodearon y le dijeron: «¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si eres el Cristo, dilo abiertamente» (v. 24). Pero estos le hacían perder la paciencia y con qué mansedumbre «Jesús les respondió: «Ya os lo dije pero no lo creéis»» (v. 25). Seguían diciendo: «¿Pero eres tú? ¿Eres tú? – «Sí, os lo dije, ¡pero no creéis!» «Pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas» (v. 26). Y esto, quizás, nos plantea una duda: ¿Yo creo y pertenezco a las ovejas de Jesús?; pero si Jesús nos dijo: «No puedes creer porque no eres parte», ¿existe una fe previa en el encuentro con Jesús? ¿Cuál es este hacer parte de la fe de Jesús? ¿Qué es lo que me detiene ante la puerta que es Jesús?

Hay actitudes previas a la confesión de Jesús. Incluso para nosotros, que estamos en el rebaño de Jesús. Son como «disgustos prejuiciosos», que no nos permiten avanzar en el conocimiento del Señor. Lo primero de todo son las riquezas. Incluso muchos de nosotros, que hemos entrado por la puerta del Señor, nos detenemos y no seguimos adelante porque estamos prisioneros de las riquezas. El Señor ha sido duro, con las riquezas. Hasta el punto de decir que era más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un hombre rico entrar en el reino de los cielos (cf. Mt 19, 24). Esto es difícil. Las riquezas son un impedimento para avanzar. ¿Pero debemos caer en el pauperismo? No. Pero no ser esclavos de las riquezas, no vivir por las riquezas, porque las riquezas son un señor, son el señor de este mundo y no podemos servir a dos señores (Lc 16,13). Y las riquezas nos detienen.

Otra cosa que nos impide avanzar en el conocimiento de Jesús, en la pertenencia a Jesús, es la rigidez: la rigidez de corazón. También la rigidez en la interpretación de la Ley. Jesús reprocha a los fariseos, los doctores de la ley, por esta rigidez  (Mt 23, 1-36). Que no es la fidelidad: la fidelidad es siempre un don para Dios; la rigidez es una seguridad para mí mismo. Recuerdo una vez que entré en la parroquia y una señora, una buena señora, se me acercó y me dijo: «Padre, ¿puedo hacerle una conculta?…» – «Claro, di». – «La semana pasada, sábado, no ayer, el otro sábado, fuimos en familia a una boda: fue una boda con la misa. Era sábado por la tarde y pensamos que con esta Misa habíamos cumplido el precepto del domingo. Pero luego, al regresar a casa, pensé que las lecturas de esa misa no eran las del domingo. Y entonces me di cuenta de que estoy en pecado mortal, porque el domingo no fui porque había estado el sábado, sino a una misa que no era verdadera, porque las lecturas no eran verdaderas”. Eso es rigidez. Aquella señora pertenecía a un movimiento eclesial. Rigidez. Esto nos aleja de la sabiduría de Jesús, de la belleza de Jesús; Te quita la libertad. Y muchos pastores hacen crecer esta rigidez en las almas de los fieles; y esta rigidez no nos deja entrar por la puerta de Jesús (cf. Jn 10, 7): es más importante observar la ley tal como está escrita o cómo la interpreto, en lugar de la libertad de seguir a Jesús.

Otra cosa que no nos permite seguir en el conocimiento de Jesús es la pereza. Aquel cansancio. Pensemos en aquel hombre que estaba al lado de la piscina: 38 años allí (Jn 5, 1-9). La pereza nos quita la voluntad de seguir adelante y todo es «sí, pero no, ahora no, no, pero», lo que lo hace cálido y tibio. La pereza es otra cosa que nos impide seguir adelante.

Otra que es muy fea es la actitud clericalista. El clericalismo se pone en el lugar de Jesús. Él dice: «No, esto debe ser así, así, así» – «Pero, el Maestro» – «Deja al Maestro a un lado: esto es así, así, así, y si no lo haces entonces no puedes entrar «. Un clericalismo que quita la libertad de la fe de los creyentes. Esta es una enfermedad fea en la Iglesia: la actitud clericalista.

Entonces, otra cosa que nos impide seguir adelante en el conocimiento de Jesús para confesarlo es el espíritu mundano. Cuando la observancia de la fe, la práctica de la fe termina en la mundanidad. Y todo es mundano. Pensemos en la celebración de algunos sacramentos en algunas parroquias: ¡cuánta mundanidad hay! Y la gracia de la presencia de Jesús no es bien entendida.

Estas son las cosas que nos impiden ser parte de las ovejas de Jesús. Somos «ovejas» [siguiendo] todas estas cosas: la riqueza, la pereza, la rigidez, la mundanalidad, el clericalismo, las modalidades, las ideologías, de formas de vida. Falta la libertad. Y uno no puede seguir a Jesús sin libertad. «Pero a veces la libertad va más allá y uno se resbala». Si es verdad. Es verdad. Podemos resbalar caminando en libertad. Pero es peor resbalar antes de andar, con todas esas cosas que nos impiden andar hacia adelante.

Que el Señor nos ilumine para ver, dentro de nosotros, si hay libertad de pasar la puerta que es Jesús e ir más allá para convertirnos en ovejas de su rebaño.

El Papa ha terminado la celebración con la adoración y la bendición eucarística, invitándonos a hacer la comunión espiritual. Aquí sigue la oración recitada por el Papa:

Creo, Jesús mío, que estáis realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Os amo sobre todas las cosas y deseo recibiros en mi alma.Pero como ahora no puedo recibiros sacramentado, venid a lo menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno del todo a Ti. Señor, no permitas que jamás Me aparte de Ti. Amén.

Antes de salir de la Capilla dedicada al Espíritu Santo, se cantó la antífona mariana que se canta en el tiempo pascual, Regina Coeli:

Regína caeli laetáre, allelúia.

Quia quem merúisti portáre,

allelúia. Resurréxit, sicut dixit,

allelúia.Ora pro nobis Deum, allelúia.

(Reina del Cielo, regocíjate, aleluya. Cristo, a quien llevaste en tu vientre, aleluya, se ha levantado, como prometió, aleluya. Reza al Señor por nosotros, aleluya).

Francisco

Covid-19: ¿Que piensa Dios de todo esto? / Por P. Jesús Higueras

Santa Misa de hoy presidida por el Papa Francisco en Santa Marta, martes de la 4ª semana de Pascua, 5-5-2020

Papa Francisco pide rezar en mayo «para que los diáconos, fieles al servicio de la palabra y de los pobres, sean un signo vivificante para toda la Iglesia»

Ainhoa Arteta, soprano, ante la pandemia del coronavirus: «Ahora es tiempo de mirar adentro, ser humildes, aceptar la penitencia y buscar a Dios para encontrar la verdad»

hhttps://caminocatolico.com/palabra-de-vida-5-5-2020-yo-y-el-padre-somos-uno-por-p-jesus-higueras/

Homilía, credo y oración de los fieles en la liturgia de la Palabra de la Misa/ Por P. Jesús Higueras

Sara Palmés, enfermera de UCI, Hospital de Igualada y contagiada del Covid-19: «Los pacientes son Jesús y los cuido como si el mismo Jesús estuviera conectado a un respirador»

Crecer en intimidad con Dios y con los hermanos: «Mirad cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía» / Por P. Carlos García Malo

Sor Verónica Berzosa, superiora de Iesu Communio, ante el COVID-19: «Si el hombre no vuelve a Dios, el abismo será ineludible»

Carla Vilallonga curada de COVID-19: «Jesús entró en la planta de infecciosos y lo he reconocido como el significado de la vida. Pido por los enfermos y la conversión de todos»

Jerónimo Tornel, Lisa Ortín, Inés García y Paula Lázaro, médicos ante el coronavirus: «En cada paciente puedo ver a Jesús… Debemos confiar, tener fe y abandonarnos en las manos del Señor»

José Cediel, 9 días ingresado por coronavirus: «He vivido una experiencia mística y ha sido volver a nacer. He salido con ganas de perdonar y de estar más cerca de Dios»


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen