Sofía Gamiz, terapeuta familiar: «Vivía sin Dios, me separé, fui a Medjugorje y me confesé después de 20 años y Dios reconstruyó nuestro matrimonio desde cero»

*  «No podía explicar por qué tanta gente hacía fila para confesar, pensaba que todos estaban locos. Pasamos y más allá había misa pero no me importó y me senté escuchando música en la radio porque no me interesaba la traducción. No sé por qué, pero de repente me levanté y fui a los confesionarios, solo había un cura con la bandera española y me senté allí. No me he confesado en más de 20 años.Lo primero que dije fue: “No sé por qué estoy aquí. No sé por dónde empezar… » Comencé a llorar, pensando en todo mi pasado, toda mi vida sin Dios, todo el sufrimiento que Dios soportó por mis pecados, los dolores de Jesús en la cruz, las personas a las que lastimé y que sufrieron por mi culpa. Sentí tanto dolor y el cura, colocando sus manos sobre mi cabeza, dijo una sola frase: «Tus pecados te son perdonados» y cuando terminó la frase todo el dolor que sentía desapareció! No se puede explicar con palabras, pero todo mi cuerpo y mi alma sintieron la paz, la paz y el amor.No vi a Dios, pero recibí un abrazo. El abrazo de Dios, un sentimiento de plenitud y felicidad absoluta»

 *  «En el momento de la comunión, el abrazo que sentí durante la confesión, ¡Dios mío, se había triplicado! No lo podía creer, tanta felicidad … ¡quizás todos la teníamos! Seguramente lo sentiremos en el cielo, pero desearía que todos pudiéramos probar esta experiencia que trae este regalo porque es maravillosa… ¡maravillosa! Estaba demasiado feliz, saliendo de la iglesia me encontré con mi padre en la calle…  Me fui exclamando a Dios: “¡Tú existes! Te di la espalda durante 20 años pero ahora te quiero todos los días, no quiero dejarte, he encontrado el mayor tesoro… ”. Dios reconstruyó nuestro matrimonio desde cero. Ahora tenemos 4 hijos, rezamos el Rosario todos los días con nuestros hijos en la familia y cada vez que Nuestra Señora nos llama a Medjugorje siempre respondemos SÍ»

Camino Católico.- Sofía Gamiz es terapeuta familiar, vive en Barcelona, y empieza su testimonio de conversión explicando que “comencé una relación con otra persona y decidí en ese momento dejar a mi esposo. El matrimonio iba bien, no faltaba trabajo, bienes materiales, lo teníamos todo y éramos felices. Vivía sin Dios, no oraba, simplemente no me importaba, solo pensaba en “vivir” y no quería tener hijos, hasta el punto que esperamos 6 años antes de que llegara nuestra primera hija. Después de 3 años nace nuestro segundo hijo, que lindo, tenía todo lo que quería en la vida. Todo estaba bien para mí, hasta que hace 8 años comencé a salir con otra persona y decidí terminar mi matrimonio”.

Sofía ha contado su experiencia de encuentro con Dios en el Festival de la Juventud 2020 de Medjugorje, celebrado este pasado mes de agosto, precisamente porque fue en este pequeño pueblo de Bosnia y Herzegovina donde se confesó y quedó transformada: “Me fui exclamando a Dios: ‘¡Tú existes! Te di la espalda durante 20 años pero ahora te quiero todos los días, no quiero dejarte, he encontrado el mayor tesoro… ‘. Dios reconstruyó nuestro matrimonio desde cero. Ahora tenemos 4 hijos, rezamos el Rosario todos los días con nuestros hijos en la familia y cada vez que Nuestra Señora nos llama a Medjugorje siempre respondemos Sí”. Fruits of Medjugorje publica el vídeo testimonial de Sofía Gamiz, quien en Medjugorje explicó su experiencia en primera persona así:

Comencé una relación con otra persona y decidí en ese momento dejar a mi esposo.El matrimonio iba bien, no faltaba trabajo, bienes materiales, lo teníamos todo y éramos felices. Vivía sin Dios, no oraba, simplemente no me importaba, solo pensaba en “vivir” y no quería tener hijos, hasta el punto que esperamos 6 años antes de que llegara nuestra primera hija.Después de 3 años nace nuestro segundo hijo, que lindo, tenía todo lo que quería en la vida. Todo estaba bien para mí, hasta que hace 8 años comencé a salir con otra persona y decidí terminar mi matrimonio.

Alberto, mi marido, sufrió terriblemente, pero me quería tanto que un día me dijo: “si crees que eres feliz sin mí, de inmediato firmaré tus papeles de divorcio”.

Mi padre, un hombre de profunda fe, observaba con dolor las consecuencias que provocó la ruptura de mi matrimonio, así que fue a una iglesia en Barcelona, ​​donde había una Virgen … Nuestra Señora de Medjugorje y rezó con todo su corazón por mí. Cuando salió vio el anuncio de una peregrinación y, sin decir nada, vino aquí a Medjugorje. Regresó varias veces, también estuvo aquí el día en que, en diciembre, después de la separación, le entregué a mis hijos a Alberto.

No sé exactamente cómo, pero de repente algo estaba cambiando en mí.

Después de unos meses mi padre me llama y me dice: “Me gustaría que aceptaras, te invito a Medjugorje…”.

Bien, acepté traer a mi esposo y a mis 2 hijos pequeños también. Mi corazón estaba completamente cerrado, no tenía a Dios en mi vida, no me importaba si Nuestra Señora realmente se aparecía. Escuché con desconfianza el testimonio de la vidente Mirjana aunque sentía fuertemente dentro de mí que lo que estaba escuchando era la verdad absoluta.

En el viaje de regreso mi padre me regaló un libro sobre las apariciones de la Virgen, pero ni lo abrí. Pensé que era mejor dárselo a la madre de un amigo mío, gravemente enfermo de cáncer.

Después de 9 meses recibí una llamada telefónica de esta señora que me dijo:

“¿Sofía eres tú? Estoy feliz de haberte encontrado, gracias por el libro y el Rosario, me gustaría ir a Medjugorje para agradecer a Nuestra Señora, ya sabes, ella cambió mi vida… Cuando fui allí hace unos meses por primera vez estaba al borde de la muerte y estoy todavía aquí. Fui a pedirle a Nuestra Señora que me preparara para ir al cielo. Hace apenas unos minutos, sin embargo, el médico me acaba de confirmar que las pruebas muestran una reducción inexplicable de los marcadores tumorales y que no está claro cómo, pero estoy bien.
Sería muy feliz si me acompañaras… ”.

No pude decirle que no y el 25 de junio (aniversario de las apariciones) llegué.

No podía explicar por qué tanta gente hacía fila para confesar, pensaba que todos estaban locos. Pasamos y más allá había misa pero no me importó y me senté escuchando música en la radio porque no me interesaba la traducción.

No sé por qué, pero de repente me levanté y fui a los confesionarios, solo había un cura con la bandera española y me senté allí. No me había confesado en más de 20 años. Lo primero que dije fue: “No sé por qué estoy aquí. No sé por dónde empezar … »

Comencé a llorar, pensando en todo mi pasado, toda mi vida sin Dios, todo el sufrimiento que Dios soportó por mis pecados, los dolores de Jesús en la cruz, las personas a las que lastimé y que sufrieron por mi culpa…

Sentí tanto dolor y el cura, colocando sus manos sobre mi cabeza, dijo una sola frase:
«Tus pecados te son perdonados» y cuando terminó la frase todo el dolor que sentía desapareció. No se puede explicar con palabras, pero todo mi cuerpo y mi alma sintieron la paz, la paz y el amor.

No vi a Dios, pero recibí un abrazo. El abrazo de Dios, un sentimiento de plenitud y felicidad absoluta.

No pude entender y en ese momento le dije al sacerdote:

“¡Imposible! imposible…!»

Él respondió:

«¿Es cierto que tu marido te ha perdonado?».

«Sí», le dije.

“Entonces, ¿cómo puede Dios no perdonarte, quién es tu Padre? Ve ahora, ve a la comunión, ve y recibe a Jesús ”.

En el momento de la comunión, el abrazo que sentí durante la confesión, ¡Dios mío, se había triplicado!

No lo podía creer, tanta felicidad … ¡quizás todos la teníamos!

Seguramente lo sentiremos en el cielo, pero desearía que todos pudiéramos probar esta experiencia que trae este regalo porque es maravillosa… ¡maravillosa!

Estaba demasiado feliz, saliendo de la iglesia me encontré con mi padre en la calle… estaba allí y por casualidad nos encontramos en el mismo lugar y en la misma época aunque con diferentes peregrinaciones …

Me fui exclamando a Dios: “¡Tú existes! Te di la espalda durante 20 años pero ahora te quiero todos los días, no quiero dejarte, he encontrado el mayor tesoro… ”.

Dios reconstruyó nuestro matrimonio desde cero.
Ahora tenemos 4 hijos, rezamos el Rosario todos los días con nuestros hijos en la familia y cada vez que Nuestra Señora nos llama a Medjugorje siempre respondemos SÍ.

Sofia Gamiz

Testimonio en el Festival de la Juventud de Medjugorje, agosto de 2020


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *