Sor Elvira María de Witt, ex cantante, pianista y organista, se convierte en la «monja digital» buscando jóvenes con vocación religiosa en internet

29 de octubre de 2011.-Del escenario al hábito. No se trata de Woopi Goldberg, alias “sor Clarita”, en la célebre película de 1992. El verdadero “Cambio de hábito” se encuentra en Holanda; después de una carrera como cantante lírica en Maastricht, ahora es la responsable de las novicias de la Comunidad de las Monjas Carmelitas del Divino Corazón de Jesús. Se llama Sor Elvira María de Witt: cantante, pianista, organista y que desde hace algún tiempo se convirtió en la monja digital que busca vocaciones en internet. «Quería buscar nuevas hermanas en los bares o en las estructuraas deportivas, pero renuncié», contó a la agencia CNA durante una reciente visita a Roma. «Y así decidí apostar por el web…». Está en Facebook, tiene un blog y ha lanzado un sitio de su comunidad (http://www.roepingen.nl) en el que responde a las preguntas de los jóvenes explica Mauro Pianta en Vatican Insider.

Sor Elvira, tiene una atención particular por los jóvenes. «Hasta la edad de 24 años no había entrado ni una vez en una Iglesia, era cantante lírica, me exhibí en los teatros más importantes de Berlín y Amsterdam. Después encontré a Jesús y lo he seguido; cambió todo. Entré al convento el 8 de septiembre de 1998; mi último concierto fue dos días antes».

Cambió todo, pero siguió siendo un poco artista. «Tengo que decir que la autodisciplina de la cantante lírica me fui muy útil para soportar el “estrés” del convento y los contactos con el público. Estoy contenta de que mis talentos puedan ayudar a las jóvenes vocaciones…». Sor Elvira recibe algo así como 300 mails a la semana, sobre todo de muchachas y muchachos que están interesados en la vida religiosa. «Pero también están los que me preguntan sobre la religión católica, muchachos desesperados, jóvenes ateos, jóvenes que me preguntan cómo se reza, muchachas embarazadas y abandonadas». Ella les responde a todos. Trata de ayudarles a todos con alegría.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *