Católicos rezan por la paz en Ciudad Juárez: «Sólo nos queda creer en Dios»

*En lo que va de este año se han cometido 1.400 crímenes y los cristianos afirman que únicamente pueden poner sus esperanzas en que sea el Señor «quien resuelva lo que estamos pasando»

30 de agosto de 2009.- Unos cuatrocientos católicos iniciaron la tarde de hoy 24 horas de oración por la paz en Ciudad Juárez, la ciudad más violenta de México, a causa del narcotráfico. Congregados en el exterior de la cárcel local, los asistentes, en su mayoría familiares de los reclusos, dijeron que el evento se realiza para pedir que cese la ola de violencia en esta ciudad, donde en lo que va de este año se han cometido 1.400 crímenes. «En Juárez se respira miedo, tenemos miedo de salir a las calles, de que a alguno de nuestros hijos le toque una bala perdida, tenemos miedo hasta de las mismas autoridades, solo nos queda creer en Dios y que sea él quien resuelva lo que estamos pasando», dijo uno de los asistentes.

(InfoCatólica) Verónica Ramírez, madre de dos hijos, fue una de las personas que acudió a orar en el exterior del penal para que la violencia cese en esta ciudad fronteriza con la estadounidense El Paso (Texas). "Cada uno de los que estamos aquí tenemos una historia que contarle a Dios, todos venimos con una sola causa: pedir por que esjuarezaleqm5g3dygh6itj5pt0byynq_jlgarrlg.jpgto pare" dijo la mujer con lágrimas en los ojos. 

Gerardo Ortiz Arellano, director del penal, dijo a Efe que este es el quinto año que la comunidad católica solicita permiso para realizar este tipo de eventos en el exterior del penal, por lo que fueron destacados cien soldados y custodios de la penitenciaria para garantizar la tranquilidad durante la oración. Esta no es la primera vez que católicos y otros cristianos llaman a los ciudadanos a unirse en oración. El primer evento ocurrió el 8 de junio de 2008, cuando alrededor de 2.000 personas se reunieron para hora durante más de 24 horas. 

En la plegaria participan distintas parroquias de la ciudad, que se sumarán a la causa que está previsto concluya la madrugada de este domingo. "En Juárez se respira miedo, tenemos miedo de salir a las calles, de que a alguno de nuestros hijos le toque una bala perdida, tenemos miedo hasta de las mismas autoridades, solo nos queda creer en Dios y que sea él quien resuelva lo que estamos pasando", dijo otro de los asistentes. 

La oración coincidió con el anuncio, por parte de las autoridades, de la captura de cuatro sicarios a quienes se les atribuyen la muerte de 211 rivales en Ciudad Juárez, donde las clínicas privadas se niegan a recibir a heridos de bala por temor a represalias del crimen organizado.

Comentarios 0