Almudena Ríos, monja misionera: «Con 14 años me pregunté si lo que me decían de Dios era verdad y deseé vivir como Cristo, que vivió buscando en todo la voluntad de Dios»

* «Fui a la JMJ de Colonia y conocí a varios cristianos de países donde el cristianismo es perseguido, como China y Corea. Y pensaba: “Son de mi edad, son cristianos y ponen su vida en peligro por su fe”. Y entonces me pregunté qué experiencia de Dios tenían esos jóvenes, porque uno no da su vida por nada. Tiempo después fui a unos ejercicios espirituales con las Esclavas de Cristo Rey y eso me cambió la vida. Entendí que la oración no es un monólogo y descubrí el lenguaje de Dios. Al rezar delante del Cristo de la Sonrisa quise ser misionera, y vi que solo podía hacerlo siendo consagrada»

Camino Católico.-  La hermana Almudena Ríos, de las Esclavas de Cristo Rey, es madrileña. «Con mi nombre, ¡no lo puedo ocultar!», dice divertida a Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo en Alfa y Omega. En apenas unas semanas, partirá junto a dos hermanas colombianas a Tanzania, al norte del país, para abrir una casa de ejercicios espirituales. En el video de 13 TV explica su testimonio de conversión y vocación que empezó a gestarse a los 14 años.

«El obispo de Bunda nos pidió la creación de un centro de vida espiritual que cubra las necesidades de la diócesis. Es otro tipo de misión, no es una labor social, ni un comedor ni nada relacionado con la educación. Es algo más escondido, pero que sin duda lleva a la transformación del corazón, y de ahí podrán salir personas que incidan en la sociedad», afirma Almudena.

La misión que tienen encomendada tiene que ver con el carisma de su congregación y con la propia trayectoria de Almudena. «Soy de una familia cristiana y me han educado desde pequeña en la fe –afirma–. Pero con 14 años me pregunté si lo que me decían de Dios era verdad, y qué incidencia tenía en mi vida. Fui a la JMJ de Colonia y conocí a varios cristianos de países donde el cristianismo es perseguido, como China y Corea. Y pensaba: “Son de mi edad, son cristianos y ponen su vida en peligro por su fe”. Y entonces me pregunté qué experiencia de Dios tenían esos jóvenes, porque uno no da su vida por nada».

Tiempo después, un amigo le propuso hacer ejercicios espirituales con las Esclavas de Cristo Rey, que tienen ese carisma, «y eso me cambió la vida. Entendí que la oración no es un monólogo y descubrí el lenguaje de Dios. Y deseé vivir como Cristo, que vivió buscando en todo la voluntad de Dios».

Una peregrinación a Javier completó su discernimiento vocacional: «Al rezar delante del Cristo de la Sonrisa quise ser misionera, y vi que solo podía hacerlo siendo consagrada. Estaba en Segundo de Bachillerato, y me planteé un discernimiento a largo plazo. Volví a las Esclavas para recuperar la experiencia de aquellos ejercicios, ¡y aquí estoy!».

Varios años después de aquello solo busca «que otros tengan la misma experiencia que he tenido yo, de diálogo con Dios a través de la oración, del acompañamiento y de los ejercicios espirituales», reconoce. Pues, para ella, ser misionero «es dar a conocer a Cristo, y enseñar a relacionarte con Él. No es tanto hablar de Él, sino enseñar a hablar con Él. Exactamente lo mismo que a mí me cambió la vida».

Almudena Ríos de las Esclavas de Cristo Rey, tras el encuentro con el Papa en El Escorial: «Dios me llamó en JMJ de Colonia»

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *