Greg Thomas de 62 años se cura milagrosamente de cáncer terminal, detectado hace 5 años, reconstruyendo una capilla católica para encontrar paz para su alma

* “Cuando me enteré que tenía cáncer, los médicos le dijeron a mi familia que siguieran adelante y comenzaran a planear mi funeral”

* “Seguir con la restauración es mi forma de decirle gracias a Jesús por mi curación”

5 de noviembre de 2014.-  (ACI  / Camino Católico)  A Greg Thomas le detectaron un cáncer terminal hace 5 años. Como una forma de encontrar paz con su alma, decidió dedicar sus esfuerzos a la reparación de una antiquísima capilla católica sin saber que en el proceso encontraría la curación total de su enfermedad. Greg, actualmente de 62 años, es de Montgomery, estado de Minnesota (Estados Unidos). En 2009 le detectaron un cáncer en etapa 4, fase terminal, extendido en su cabeza y cuello.

Tras conocer su enfermedad, Greg dejó su trabajo y comenzó a recorrer a pie el campo de Minnesota junto a su perro. En declaraciones a la prensa local, Greg recordó que“cuando me enteré que tenía cáncer, los médicos le dijeron a mi familia que siguieran adelante y comenzaran a planear mi funeral”.

En sus recorridos por el campo, se encontró con la iglesia de Budejovice, hoy capilla de San Juan, construida por colonos checos en 1868. En su primer intento de ingresar, sin embargo, se topó con que el templo estaba cerrado. La iglesia estaba bastante deteriorada, tras cerca de cien años de abandono. A pesar de esto, casi todos los días Greg llegaba para rezar a sus puertas.

El tesorero de la fundación que se encarga del mantenimiento del cementerio cercano a la iglesia, Don Rynda, recordó, en declaraciones recogidas por el Huffington Post, que al ver bloqueado su acceso a la capilla Greg habló con un vecino “y dijo que quería pintar la iglesia y que con quién puede hablar, así que el vecino lo mandó a hablar conmigo”.

Don Rynda recordó que antes de que Greg lo encontrara, él estaba preocupado porque la iglesia estuviera al borde del colapso, por lo que su llegada “fue un envío de Dios”. El acuerdo al que llegó Greg con la fundación fue que él se encargaría de restaurar la iglesia, mientras que la organización le proveería los materiales necesarios.

Todo lo que pidió a cambio fue que le dieran una llave para que pudiera ingresar. La emoción por la restauración del templo alcanzó a los vecinos de la zona.

Entrevistada en 2012, Blanche Zellmer, que vivió en la zona durante 93 años, aseguró que “una de las cuentas en mi rosario está reservada para él”.

Al terminar de pintar el exterior de la iglesia, Greg se encontró con un milagro: Su cáncer había entrado en remisión. “Seguir con la restauración es mi forma de decirle gracias a Jesús por mi curación” afirma.

Para conocer más de la reparación de la iglesia, ponerse en contacto y donar para los trabajos de reconstrucción de la capilla de San Juan, puede ingresar a:

https://www.facebook.com/pages/St-Johns-Chapel-and-Fundraiser/217890885002969?sk=timeline

 

 

 

Comentarios 0