Juan Carlos Serrano, 39 años: «Me alejé de Dios, me casé por lo civil, mi padre con un cáncer grave oraba por mí, encontré a Cristo antes que él muriera y nos casamos por la Iglesia»

* «Solo una semana después de mi boda civil conocí a una persona que me habló de las apariciones de la Santísima Virgen María en Medjugorje, lo que me llevó a tener un encuentro íntimo con Jesús. Llamé a mi padre y le dije: “Papá no te vas a creer lo que ha pasado. Ahora creo en Dios y sé que es real. ¿Era tan fácil descubrirlo?”  Noté a mi padre saltar de alegría y nos pasamos las siguientes horas hablando de Dios porque yo tenía miles de preguntas. Durante unos meses fue mi confidente y maestro en la fe» 

Camino Católico.Juan Carlos Serrano tiene 39 años y se alejó de Dios hasta tal punto que se independizó y se casó por lo civil, aunque su familia era católica. Su padre Antonio Serrano enfermó gravemente de cáncer y paralelamente él tuvo un encuentro con Jesucristo a través de una persona que le hablo de las apariciones de la Virgen en Medjugorje.

Juan Carlos se planteaba siempre el sufrimiento que debía tener su padre con la enfermedad y al verlo alejado de Dios. Cuando le comunicó que había conocido a Cristo su progenitor tuvo una inmensa alegría y fue su maestro de fe hasta que falleció. Luego, en las notas de las oraciones de Antonio se descubrió que oraba por la conversión de Juan Carlos, que pudo ver en vida. También la esposa de Juan Carlos se convirtió a Cristo y se casaron por la Iglesia. Juan Carlos Serrano explica su testimonio en este video del Rosario de las 11 P.M. Esta es su historia.

«Mi padre pasó por una terrible prueba pero nunca dejó de rezar por mí conversión»

¡Hola a todos! Me llamo Juan Carlos Serrano, tengo 39 años y os voy a contar el testimonio real de la fe de mi padre respecto a cuándo un hijo se aleja de Dios. Si estáis pasando por una situación similar. Estoy seguro que os puede ayudar.

Mi padre Antonio era un hombre normal y corriente con muchas virtudes y algunos defectos. Yo al igual que mis cinco hermanos recibimos todos los sacramentos de la Iglesia católica.

Tomé la primera comunión y lo cierto es que el Señor me amó mucho desde principio. Pero fue crecer, tener novia, cómprame la moto y alejarme totalmente de la iglesia. Y con el tiempo me olvidé de Dios.

A los 23 años me independizaba para vivir con mi novia. Podéis imaginar el gran disgusto que fue la noticia para una familia creyente.

Juan Carlos Serrano y su novía se casaron por lo civil alejados totalmente de Dios

Unos años después, mi padre enfermó y le descubrieron un terrible tumor.. Comenzó a luchar por su vida y en el peor momento, mi novia y yo  decidimos casarnos por lo civil, lejos de la iglesia.

No puedo ni imaginar el sufrimiento de mi padre con todo lo que le estaba pasando y yo cada vez más lejos de Dios. A esas alturas cualquiera podía pensar que estaba todo perdido, que Dios le había abandonado.

Pero solo una semana después de mi boda civil conocí a una persona que me habló de las apariciones de la Santísima Virgen María en Medjugorje, lo que me llevó a tener un encuentro íntimo con Jesús.

Llamé a mi padre y le dije: “Papá no te vas a creer lo que ha pasado. Ahora creo en Dios y sé que es real. ¿Era tan fácil descubrirlo?”  Noté a mi padre saltar de alegría y nos pasamos las siguientes horas hablando de Dios porque yo tenía miles de preguntas.

Juan Carlos Serrano cuando se convirtió tuvo a su padre como maestro de fe hasta que falleció de cáncer

Durante unos meses fue mi confidente y maestro en la fe. Acudía a su casa varias veces para rezar el rosario junto a mi madre y algunos hermanos. Toda la familia y la parroquia rezaron por la sanación de mi padre, incluso desconocidos a los que pedí oración en una película católica en la que participé a los que rogué: ”Dediquen unos minutos por favor a rezar por por mi padre”.

Meses después falleció, con solo 59 años, vencido por un terrible cáncer de esófago. Fueron momentos muy duros.

Un tiempo después, mi madre encontró en la chaqueta de mi padre una pequeña nota de papel, escrita de su puño y letra, con sus oraciones diarias. En una de ellas pedía por mi conversión, para que yo volviera a Dios.

Juan Carlos Serrano y su esposa se casaron por la Iglesia cuan ella tuvo también un encuentro con Cristo y se convirtió

Mi padre pasó por una terrible prueba pero nunca dejó de rezar por mí. Con el tiempo mi mujer también tuvo su conversión y nos casamos por la iglesia.

Si estás pasando por una situación parecida y tienes hijos alejados de Dios nunca dejes de rezar, ten fe que Dios es bueno.

Juan Carlos Serrano


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen