Lourdes y Gloria Salgado, hermanas, llamadas por Dios a ser monjas en órdenes diferentes: «Nos vamos de casa con el único fin de seguir a Jesús donde Él esté»

* Lourdes: «La vocación en mí ha estado desde siempre y Jesús me llamó desde muy pequeña, pero en la vida no todo sale siempre como esperamos y durante tres años más o menos olvidé y abandoné mi llamada y a Jesús por cosas del mundo que me atraían. Con el tiempo, Jesús no ha dejado de buscarme y se ha empeñado en mí cada día de mi vida»


* Gloría: «Jesús me ha ido enamorando el corazón sencillamente, poco a poco. He visto como Jesús tiene sed de mí y como yo tengo sed de Él. Mi corazón nunca ha descansado en otra cosa más que en Él. También he visto lo roto que está el mundo, lo destrozado que está el corazón del hombre sin Jesús»

Camino Católico.-  Dos hermanas madrileñas, concretamente de la localidad de Ciempozuelos, están ingresando estos días en sendas órdenes religiosas para entregar así su vida a Dios. Se trata de Lourdes y Gloria Salgado, las pequeñas de una familia numerosa conformada por siete hijos y que pertenece al Camino Neocatecumenal. Ambas han estudiado Secundaria y Bachillerato en el colegio de la Orden de Nuestra Señora (ONS) en Valdemoro.

El 8 de septiembre, fiesta de la natividad de la Virgen María, la más pequeña de la familia -Gloria- ha ingresado a sus 18 años en el Noviciado de dicha Orden. El 2 de octubre, memoria de los ángeles custodios, será Lourdes -que tiene 20 años- la que ingrese como postulante en el convento burgalés de La Aguilera, en Iesu Communio. Las dos explican su testimonio en el portal de la   Diócesis de Getafe.

Lourdes: “Deseo vivir para siempre entregada a Él”

Lourdes explica así lo que le ha sucedido:

“Todo ha ocurrido en un verano, en tres meses; dos nos vamos de casa con el único fin de seguir a Jesús donde Él esté. Digo que todo ha ocurrido en tres meses, pero en realidad no es así, no en mi caso. La vocación en mí ha estado desde siempre y Jesús me llamó desde muy pequeña, pero en la vida no todo sale siempre como esperamos y durante tres años más o menos olvidé y abandoné mi llamada y a Jesús por cosas del mundo que me atraían.

Con el tiempo, Jesús no ha dejado de buscarme y se ha empeñado en mí cada día de mi vida. Después de encontrarme de nuevo con Jesús y volver a descubrir que me quería para Él, no puedo hacer otra cosa que entregarme a la vida contemplativa, junto a Jesús y con mis hermanas, llamadas a vivir lo mismo que yo: sencillamente estar con Él, contemplarle, y después, compartir con quienes no lo conocen «lo que hemos visto y oído.

No puedo decir otra cosa que gracias. Infinitamente agradecida a Dios y a su Iglesia. No merezco esta vida, solo es por misericordia suya que puedo vivir la vocación religiosa. Deseo vivir para siempre entregada a Él».

Gloría: “Jesús tiene sed de mí y como yo tengo sed de Él”

Por su parte, Gloria empieza diciendo que “lo mejor de mi vida es para Jesús”, y continúa así su itinerario vocacional:

“El 8 de septiembre entré en el Noviciado de la Orden de Hijas de María  Nuestra Señora, en Valdemoro. Es una Orden de monjas de enseñanza que une la vida contemplativa con la vida activa. Es decir, la entrega a Jesús Eucaristía y la entrega a sus almas. Yo he estudiado toda Secundaria y Bachillerato en este Colegio y he visto a Jesús en estas monjas.

Cuando me dicen que cuente mi vocación me sorprendo, porque es algo muy sencillo, y me gusta que sea así. Es algo sencillo pero grande a la vez. Jesús me ha ido enamorando el corazón sencillamente, poco a poco. He visto como Jesús tiene sed de mí y como yo tengo sed de Él.

Mi corazón nunca ha descansado en otra cosa más que en Él. También he visto lo roto que está el mundo, lo destrozado que está el corazón del hombre sin Jesús, la sed que tiene el mundo de Jesús y la sed que tiene Jesús del mundo. Y yo entrego mi vida entera para saciar ese “tengo sed”, doy mi vida por las almas, “para que tengan Vida”. Ya sé por qué vivo.

Y no dejo de sorprenderme de lo bueno que es el Señor: me sorprende que cada día me elija a mí, tan pequeña como soy yo. Y a veces me pregunto: “¿cómo hemos llegado hasta aquí?” y me doy cuenta de que todo lo ha hecho Él, que todo lo ha llevado Él…”.

La familia ha sido fundamental para abrazar la vocación

Ambas hermanas reconocen que ha sido fundamental en sus vidas y en su discernimiento vocacional el apoyo de su familia. “Ha sido muy importante en mi vida mi familia, mi madre que está feliz de la vida que comienzo, mis hermanos, mi parroquia y mi grupo de jóvenes, aquellos con quienes he compartido la fe durante los últimos años, y el colegio donde me educaron los últimos 5 años, un colegio de religiosas en el que precisamente ingresa mi hermana pequeña…” afirma Lourdes.

Gloria hace suyo ese agradecimiento, y recuerda también el importante papel que el Camino Neocatecumenal ha tenido en sus respectivas historias. Aunque dan el papel protagonista  a la hora de dar el sí a Dios precisamente a María: “la Virgen, el camino más fácil, corto y rápido para llegar a Jesús. Ella es la que me lleva a Jesús todos los días, a Ella le entrego todo para que se lo dé a mi Señor».

Lourdes y Gloria han realizado su discernimiento vocacional individualmente, por lo que la cercanía en la entrada a sus respectivos conventos ha sido fruto de la providencia, no de una decisión planificada. Dios las ha llamado, y ambas han respondido.

Termina Gloria su testimonio vocacional “a unas horas de entrar en el convento” afirmando: “solo puedo decir: “por todo lo que ha sido, GRACIAS; por todo lo que será, SÍ”.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *