Marcela Araya, de familia comunista y atea, abandonó la casa de sus padres, cayó en la droga, pero Cristo la rescató y convirtió

Camino Católico.-  Marcela Araya, procedente de una familia comunista y atea, tras abandonar la casa de sus padres queda expuesta a los peligros de la calle y cae en el mundo de la droga y después de una accidentada vida llena de equivocaciones cuenta como Jesús sale a su encuentro repentinamente, transformándola totalmente.


Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 0