Sor André, la monja más anciana del mundo cumple 116 años: Era protestante y se hizo católica a los 19 años y dice que «mi felicidad diaria es poder seguir rezando»

* «He visto cosas hermosas y cosas muy tristes: niños abandonados porque nadie podía alimentarles, y que eran acogidos por familias muy buenas. Que el buen Dios no sea demasiado lento para hacerme esperar más. Está exagerando»   

Camino Católico.- Miembro de la comunidad de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, la hermana André es la persona más anciana de Francia y de Europa y la segunda persona más longeva del mundo con 116 años, tan sólo superada por la japonesa Tane Tanaka de 117.  Ayer, 11 de febrero, la hermana André celebró su 116º cumpleaños en la casa de retiro Sainte-Catherine-Labouré, en Toulon y siendo  la vicedecana de la humanidad es también la decana de las religiosas en el mundo.

Sor André nació en Alès (Gard) en 1904 y experimentó la Tercera República francesa, así como las dos Guerras Mundiales y el advenimiento de la Cuarta y Quinta Repúblicas en Francia. Con todo ello, la Hermana de San Vicente de Paul vivió bajo el pontificado de diez Papas. «He visto cosas hermosas y cosas muy tristes: niños abandonados porque nadie podía alimentarles, y que eran acogidos por familias muy buenas», explica resumiendo sus vivencias.

La religiosa era hugonote de nacimiento (antiguo nombre otorgado a los protestantes franceses de doctrina calvinista) y teniendo un abuelo que era pastor en dicha iglesia, Lucile Randon – su nombre civil- se convirtió al catolicismo a la edad de 19 años. Ingreso a la comunidad de las Hijas de la Caridad de París a la edad de 40 años, en el contexto de una “vocación tardía” que ha durado casi 76 años.

Después de 28 años en el hospital de Vichy para cuidar a los ancianos y huérfanos, la hermana André – nombre elegido en referencia a su hermano – se unió a una primera residencia de ancianos en Savoie, les Marches. Su nombre de religiosa en homenaje a su hermano André se debe a que fue «su padre y su madre» porque la crió: «Cuando muera me reuniré con él en el campo». Sólo en 2009 la hermana André, ya con 105 años, se mudó a Toulon, en la residencia de ancianos de Santa Catalina Labouré.

Ciega y ahora en una silla de ruedas, la hermana André pide que recen por ella. Poseedora de un carácter imponente, la religiosa añade con una pizca de humor: “Que el buen Dios no sea demasiado lento para hacerme esperar más. Está exagerando…” Una mujer que hoy celebra su 116º cumpleaños y que había recibido una carta personal y un rosario del Papa Francisco por su 115º cumpleaños encuentra al Santo Padre “valiente”, e incluso admite haber escuchado a Radio Vaticano. Tan piadosa como siempre, la hermana André confió sobre su vida de fe: “Ya sólo me muevo en silla de ruedas y apenas puedo ver. Mi felicidad diaria es poder seguir rezando”.

Vídeos en francés de hace un año de su 115 aniversario 

Sor André recibió el título de ciudadana honoraria de la ciudad de Toulon de manos del alcalde Hubert Falco, el 11 de febrero de 2019

En 2019 al cumplir los 115 años, sor André  fue homenajeada por unos escolares que cantaron para ella, que ha consagrado casi toda su vida a la enseñanza. Y Hubert Falco, alcalde de Toulon, le entregó la medalla de honor de su ciudad natal: «¡Ah mi amigo!», exclama cuando él se presenta, pues ha perdido la vista. Su sobrino nieto, Philippe Randon, explica que mantiene una gran vitalidad, pero que ella dice que le gustaría que Dios la llevase ya consigo, según puede verse en los vídeos en francés que realizaron varios canales de televisión. Su sobrino viene a verla regularmente, así como un hombre, que ahora tiene 90 años, a quien cuidó cuando trabajaba en el hospital a los 25 años. “Los vínculos entre ellos son indestructibles”, confiesa un miembro del establecimiento, que asegura que “sor André sigue siendo muy coqueta…. y gourmet: le encanta el chocolate. Y por nada en el mundo se perdería un servicio religioso”.



 

Para entrar en el catálogo y en la tienda pincha en la imagen
Comentarios 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *