Mike Rounds, gobernador de Dakota del Sur: “Los políticos tenemos que proteger a los no nacidos”

mikefichero_19575_20090909.jpg

 "La persona que sufra las consecuencias del aborto tiene que contar con todo nuestro entendimiento, compasión y perdón. Todo esto, como parte importante de la fe, es algo que los camikefichero_19575_20090909.jpgtólicos deberíamos compartir con los demás."

10 de septiempre de 2009.-  “En cada decisión que tomamos y en cada política que desarrollamos estamos comprometidos a proteger a todos aquellos que no pueden protegerse por ellos mismos… los más jóvenes y los más ancianos”. Esta es la declaración de intenciones que Mike Rounds, gobernador de Dakota del Sur, hace en su propia web a modo de bienvenida. Y esa afirmación no son sólo palabras de saludo a los visitantes de su portal en Internet, sino un compromiso con la vida que Rounds, miembro del Partido Republicano, tiene también con sus electores. Este es su testimonio explicado en una entrevista.

Mike Rounds, gobernador de Dakota del sur, forma parte del ala del Partido Republicano en sintonía con el americano midwest, en línea con Goldwater y Reagan. Su nombre saltó a Europa hace un par de años por la vía de los despachos de agencia después de haber firmado una de las leyes en defensa de la vida más claras que se recuerdan. Sirva la foto ( www.state.sd.us/governor) de la izquierda, que ilustra la entrevista como metáfora del gobernante que pilota con pulso firme los asuntos públicos (en su caso, los de Dakota del Sur, aunque quién sabe si la Providencia no le tiene reservados designios políticos más altos).

(Gonzalo Altozano / Alba) -¿Se siente orgulloso de haberse opuesto al aborto?

-No es una cuestión de orgullo, sino de cumplimiento del deber. Como político estoy obligado a pronunciarme sobre el aborto. La gente así lo espera.

-Y se pronuncia en estos términos

-El fin de los gobernantes debería ser proteger la vida de los no nacidos. En cuanto a las personas que se plantean la cuestión, tenemos que ayudarles a tomar la decisión correcta.

-Imagine que la toman.

-En ese caso, nuestro deber es asistirles si tienen problemas para cuidar al hijo que les ha nacido.

-¿Y si finalmente abortan?

-La persona que sufra las consecuencias del aborto tiene que contar con todo nuestro entendimiento, compasión y perdón. Todo esto, como parte importante de la fe, es algo que los católicos deberíamos compartir con los demás.

-No esconde su catolicismo.

-Me alegra que la religión que practico promueva sin descanso la necesidad de protección a los más vulnerables, que son los no nacidos y los ancianos.

Habla de fe. ¿Dónde la empezó a vivir usted?

-En casa de mis padres y en Saint Joseph’s School, la escuela elemental a la que tuve la suerte de asistir, y donde la mayoría de las profesoras eran hermanas benedictinas.

-Cuénteme de sus padres.

-Eran católicos practicantes y las personas a las que más he admirado por la forma de vivir su fe. En aquella casa, la religión formaba parte del día a día, jugaba un papel muy importante en nuestras vidas. Estoy muy agradecido por ello.

-¿Alguna vez se ha apartado del camino que le trazaron entonces?

-No. Y para eso es importante no dar nunca por merecidos los dones que recibimos de Dios ni menospreciarlos.

-El de la fe…

-Es un camino que nunca lleva al extravío.

Volvamos a la casa de sus padres. Leo, que es el mayor de once hermanos.

-Así es. También tengo dos hermanastros y una hermanastra. Y estamos todos muy unidos.

-Las familias numerosas…

-Tienen algo fabuloso: son siempre entretenidas, a pesar de las incomodidades.

-La suya ha sido una de las claves de su carrera, ¿no?

-La primera vez que me presenté a gobernador, más allá de la que me brindaron mi familia y algunos amigos, apenas conté con ayuda. Su apoyo fue una bendición.

 

-Haber nacido en una familia numerosa, practicar la fe católica, ser un firme defensor de la vida… Supongo que todo influye a la hora de hacer un discurso de protección de la infancia.

-Los niños son, de cara al futuro, nuestra fuente más valiosa. A veces olvidamos que el destino de la raza humana dependerá de la forma en que cuidemos a nuestros hijos y a nuestros nietos.

-Antes contaba que cuando era joven, la religión formaba parte de su día a día.

-Y lo sigue haciendo. Rezar forma parte de mi rutina diaria. Las oraciones que más repito son el Avemaría y el Acto de contrición.

-¿Y lee la Biblia? Porque en Europa es común imaginarse al político conservador americano recitando de memoria salmos.

-No la leo de manera regular. Lo que sí hago, antes de misa, es repasar los pasajes que se vayan a leer para asimilar mejor las enseñanzas que encierran.

-Por cierto, los católicos en Estados Unidos, ¿se sienten discriminados?

-Lo estuvimos en el siglo XIX. Entonces, si un padre de familia católico perdía su trabajo o moría, su familia apenas recibía ayuda. Fue entonces, y para luchar contra esa injusticia, cuando nacieron los Caballeros de Colón.

-Movimiento al que usted pertenece y que es poco conocido en España.

-La fundó el padre Michael J. McGivney en 1882. Nuestros principios son la fraternidad, el patriotismo y la caridad. Una de nuestras señas de identidad es la devoción a la Virgen María.

-La caridad es importante, ¿no?

-Las acciones hablan más alto que las palabras, sobre todo cuandmikefichero_19574_20090909.jpgo esas acciones llevan consigo la expresión de nuestra fe y nuestra confianza en los designios de Dios todopoderoso.

-Y un hombre tan ocupado como usted, ¿ha perdido alguna vez el tiempo tratando de imaginarse a Dios?

-Cuando lo he intentado, he caído en la cuenta de que nunca entenderemos a Dios en toda su grandeza. Como hombres, únicamente nos queda aceptar los misterios de su divinidad. Eso nos dará paz para reconocer siempre su presencia.

*Ficha:

Nacimiento: Huron, Dakota del Sur (1954).

Formación: licenciado en Ciencias Políticas.

Trayectoria: el 7 de enero de 2003 se convirtió en el gobernador número 31 de Dakota del Sur. Fue reelegido en 2006. Su mandato acabará en 2011. Estado civil: casado, cuatro hijos.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *