Daniel Pajuelo, religioso que da su testimonio del amor de Dios a ritmo de rap

* “No se puede hacer rap sin más. Tienes que tener algo de que hablar y ese algo de que hablar al final siempre es Cristo»

2 de febrero, 2012.- Daniel Pajuelo nació hace 33 años en Valencia, España. Es ingeniero informático, religioso marianista y también rapero. Daniel Pajuelo dice que descubrió a Dios a los 17 años. Después entró a formar parte de la Compañía de María, los Marianistas, donde le animaron a desarrollar sus talentos. Entre ellos el rap. Su trabajo como profesor y su dedicación a los jóvenes le animó a conseguir un micrófono y empezar a rimar. En sus conciertos encontró una buena acogida aunque también asombro.

Daniel Pajuelo asegura que “les es fácil aprenderlo de memoria, les es fácil descubrir que hay un mensaje que da vida detrás. Un joven hoy no se aprende el Credo pero se aprende una canción de rap que es 6 veces el Credo”.

(Romereports.com) Daniel, conocido como SMDANI, da gratis lo que ha recibido gratis. En 2009, sacó su primer disco ‘Dando vida 3^N’ que puede descargarse en su web. Y aunque prefiere que los frutos de su trabajo permanezcan escondidos, sabe que sus letras han ayudado a personas concretas.

“Espero que haya una inquietud en mi corazón y exploro esa inquietud porque no se puede hacer rap sin más. Tienes que tener algo de que hablar y ese algo de que hablar al final siempre es Cristo, de una manera o de otra” dice Daniel Pajuelo.

Sus deberes como religioso no le han permitido dar muchos conciertos. Durante la JMJ de Madrid dio la bienvenida a Benedicto XVI junto a la Nunciatura con un concierto con otros raperos. Su canción ‘Venid a mí’ está en el disco oficial de esta Jornada Mundial de la Juventud.

Tiene claro que no quiere dedicarse al rap pero desearía que quienes quieran hacerlo puedan convertirlo en su profesión. “El gran problema está en que el obrero merece vivir de su trabajo. Y en España que es lo que yo conozco más, el autor católico difícilmente puede vivir de su trabajo”, se lamenta Daniel.

Ahora reside en Roma y está volcado en sus estudios de Teología para ser sacerdote, aunque en su tiempo libre sigue componiendo. Para él la Nueva Evangelización significa hablar de Dios con nuevos lenguajes y su música demuestra que también se puede hacer a ritmo de beat-box.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *