María del Carmen Varela curada de un cáncer muy agresivo, el milagro que ha permitido la canonización de Manuel González

* Los médicos habían advertido que «si no acababa con ella la enfermedad lo haría el tratamiento»,explica su hijo Ramón Carballás Feijóo

* Cuando la médico auscultó a María del Carmen antes de comunicarle el proceso oncológico de quimioterapia, no se podía creer que no hubiera ni rastro de la enfermedad. El cáncer había desaparecido por completo. Desde el punto de vista médico fue un hecho absolutamente extraordinario y sin explicación. Cuando María del Carmen recibió la noticia, acertó a preguntar a la doctora entre lágrimas: «¿Puede ser un milagro?». «Yo no creo en los milagros, pero sí», le contestó la médico

25 de junio de 2016.- (José Calderero / Alfa y Omega  / Camino Católico)  El 16 de octubre de 2016 Manuel González será declarado santo. La curación milagrosa de María del Carmen Varela Feijóo, a cuyo hijo Ramón Carballás Feijóo ha entrevistado Alfa y Omega , ha permitido la canonización del obispo sevillano. En el vídeo se visualiza y escucha el testimonio de Ramón Carballás de como su madre se curó sin explicación médica de un cáncer muy agresivo.

María del Carmen Varela Feijóo, con 78 años, acudió aquel día de noviembre de 2008 al hospital de la Princesa para que le comunicaran el tratamiento al que se tenía que someter para tratar un linfoma no Hodgkin plasmablástico, un tipo de cáncer muy agresivo. Previamente, los médicos ya habían advertido a la familia de que «si no acababa con ella la enfermedad lo haría el tratamiento», explica su hijo Ramón Carballás Feijóo.

Fueron años muy duros para la familia. A la muerte de su única hermana le siguió un ictus sufrido por el padre y el linfoma de la madre cuyo tratamiento podía desgastarla hasta la muerte. A pesar de todo, su confianza la tenían puesta en el Señor. «Nunca perdimos la fe, ni echamos las culpas a Dios. Pensábamos: “Señor, ¿es tu voluntad? Pues adelante”», recuerda Ramón.

Cuando la médico auscultó a María del Carmen antes de comunicarle el proceso oncológico de quimioterapia, no se podía creer que no hubiera ni rastro de la enfermedad. El cáncer había desaparecido por completo. Desde el punto de vista médico fue un hecho absolutamente extraordinario y sin explicación. Cuando María del Carmen recibió la noticia, según reveló ella misma en un texto en el que dejó escrito su testimonio, acertó a preguntar a la doctora entre lágrimas: «¿Puede ser un milagro?». «Yo no creo en los milagros, pero sí», le contestó la médico.

La devoción de un sacerdote

En todo el proceso tuvo un papel clave la devoción por el beato Manuel González –obispo de Málaga y Palencia, nacido en Sevilla, que murió con fama de santidad en 1939– del sacerdote Francisco Teresa León, oriundo de Palencia y que coincidió con los Carballás Feijóo en la parroquia san Juan de Ribera, de Madrid.

Francisco Teresa León fue quien entregó en diciembre de 1953 una reliquia y una novena de Manuel González a Sara Ruiz Ortega, una joven de 18 años de Requena de Campos desahuciada por los médicos a causa de una peritonitis tuberculosa y que se curó milagrosamente pocos días después. El caso fue elegido por el Vaticano para declarar beato a don Manuel, ceremonia que fue presidida por san Juan Pablo II el 29 de abril de 2001.

El sacerdote palentino también fue un colaborador necesario en el segundo milagro. Cuando María del Carmen mandó a su marido para que llamara al cura y que este le impartiera la extrema unción, y ante la imposibilidad del sacerdote de acercarse en ese momento, Francisco Teresa le hizo llegar una estampa del beato con la recomendación de que la rezara «con mucha devoción».

La propia María del Carmen, antes de morir en 2011 por otras causas que nada tenían que ver con el linfoma, dejó escritos sus sentimientos y padecimientos a los que tenía que hacer frente a diario: «Tan mal me encontraba que creí que Nuestro Señor me llamaba. Tenía mucha fiebre y no podía levantarme de la cama, por eso quería, para mi tranquilidad espiritual, reconciliarme con Nuestro Señor y recibir los últimos sacramentos. No sentía ninguna angustia. Pensaba que había llegado mi momento, que sería perdonada y que la Virgen, con Nuestro Señor, me recibirían con su misericordia y perdón».

La primera novena

El marido de María del Carmen apareció entonces por casa con la estampa que le había dado el párroco. Ella nunca había rezado antes una novena. Al cuarto día de empezarla, tuvo que acudir al hospital para que le comunicaran el plan de quimioterapia. «Pues no voy a hacerle nada. Ni quimio ni ningún otro tratamiento. No necesita nada porque increíblemente el linfoma ha desaparecido. Esto es increíble pero es así. ¡No está!», afirmó la doctora.

La primera reacción de la paciente y su familia fue pensar «que se trataba de un error, que se había producido alguna equivocación en alguna de las pruebas o en el diagnóstico porque la verdad es que no estábamos preparados para recibir un milagro», asegura Ramón. En el hospital le empezaron a hacer infinidad de pruebas de seguimiento para verificar qué había pasado. Durante los siguientes nueve o diez meses tuvo que continuar acudiendo al hospital para hacerse más pruebas, más tacs… No encontraban nada. No había ninguna explicación. Incluso se mandó al Centro Nacional de Oncología (CNO) el bloque de parafina con la biopsia para que lo revisaran. Confirmaron el diagnóstico. Había habido regresión espontánea. Por segunda vez volvieron a mandar las pruebas al CNO. «¿Certifica usted y vuelve a reafirmarse en el diagnóstico?», volvieron a preguntar. Y obtuvieron idéntica respuesta.

Casi un año después, los médicos cerraron el expediente arguyendo: «regresión espontánea sin causa justificada». Entonces, asegura Ramón, «fuimos conscientes de la magnitud del milagro y empezamos a hacer las gestiones oportunas para añadir el caso a la causa de canonización», que en ese momento estaba a la espera de un segundo milagro para poder elevar a los altares al beato, conocido como el apóstol de la Eucaristía.

El Vaticano estudió exhaustivamente toda la documentación y certificó que, efectivamente, se trataba de un milagro por la intercesión del beato Manuel González. El 3 de marzo, el Papa firmó el decreto que autorizaba la canonización, que, según anunció el propio Francisco este lunes, se celebrará el próximo 16 de octubre de 2016.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *