Yu Yang Cheng, llamado de niño a ser sacerdote, ha estudiado en Murcia y será ordenado en China: «Perder la vida por los demás es la misión que Dios me ha dado»

*  «Ser pastor es dar la vida por otros. Lógicamente yo no tengo ese espíritu innato, pero si Dios me ha elegido como su servidor Él me dará su Espíritu para que yo pueda realizar mi tarea. Si la Iglesia me envía a China es porque Dios quiere que le sirva allí. Por eso sé que allí podré encontrarme con el Señor»

Camino Católico.-  En las últimas semanas Daniel, Javier, Álvaro y Francisco José han recibido el Orden Sacerdotal en la Diócesis de Cartagena. Yu Yang Cheng, compañero de curso de los cuatro neo presbíteros, se ordenará más adelante en su tierra natal.

Yu Yang Cheng nació en China, hace 27 años, en el seno de una familia cristiana. “Mi familia era católica, la fe para ellos era importante, de hecho, mi abuelo estuvo en la cárcel diez años por ser cristiano”, explica el futuro sacerdote haciendo referencia a la persecución que viven los cristianos en China, en la web de la Diócesis de Cartagena.

“Mi vocación surgió de un modo peculiar, por aquel entonces había un sacerdote en mi parroquia que al salir de misa nos daba regalos a los niños. Un día me preguntó si yo quería ser sacerdote y respondí que sí, porque pensaba que así podría tener más regalos. Lo curioso es que, en realidad, de alguna manera así fue, porque aquello fue la semilla que Dios puso en mi corazón”. A medida que fue creciendo aquella “semilla”, aumentó su deseo de servir a Dios. Por ese motivo, cuando cumplió 18 años, decidió ingresar en el seminario. “Entré en el seminario de Filipinas en 2010, porque el seminario de China estaba cerrado, allí estuve cuatro años y en 2015 vine a Murcia”.

En la Diócesis de Cartagena continuó sus estudios en el Seminario Redemptoris Mater de Murcia donde acaba de terminar su formación que –según dice– le ha ayudado mucho no sólo en su fe sino también en su desarrollo personal: “Vivir con mis hermanos de distintas nacionalidades me ha ayudado a conocerme a mí mismo y me ha hecho comprender que existe otra manera de vivir y de amar”.

Su pastoral como diácono la ha realizado en la Parroquia de Santa Eulalia de Murcia, donde ha aprendido la importancia de estar en comunión no sólo con la Iglesia sino también con los fieles y, sobretodo, que “ser pastor es dar la vida por otros”, algo que para Cheng es muy importante. “Siento que perder la vida por los demás es la misión que Dios me ha dado. Lógicamente yo no tengo ese espíritu innato, pero si Dios me ha elegido como su servidor Él me dará su Espíritu para que yo pueda realizar mi tarea”.

Yu Yang Cheng ha regresado ya a China, donde se ordenará presbítero para servir en su Iglesia local. “Si fuera por mí, me quedaría aquí en Murcia porque aquí tengo mis amigos, mis hermanos y mi comunidad que me han ayudado mucho a vivir la fe y a ser quien soy, pero lo importante no soy yo, sino mi misión, y si la Iglesia me envía a China es porque Dios quiere que le sirva allí. Por eso sé que allí podré encontrarme con el Señor”.

Al contrario que el resto de sus compañeros diáconos, que se han ordenado presbíteros en las últimas semanas, Cheng no sabe cuál será la fecha de su ordenación, sin embargo, no es algo que le preocupe en exceso porque confía en que tendrá lugar con arreglo a la voluntad de Dios. “No me preocupa mi ordenación. Es cierto que yo no tengo la fecha, pero el Señor la tiene, y si Él la sabe yo puedo estar tranquilo y contento”.

Comentarios 0

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *